CONFESIONES :o, MUY PERSONAL

Lo aprendido, se queda.

[Un regalito para cerrar bien el año.]

Este año ha sido de muchos -e importantísimos- aprendizajes. De adentrarme en las profundidades. De renunciar. De amar de corazón -o al menos intentarlo un poco más. Este año han cambiado cosas; cosas que, , no volverán a ser iguales. A veces siento miedo, sólo a veces.

Pero la mayor parte del tiempo, el amor echa fuera todo ese temor a lo nuevo, a lo que desconozco, pero que se aproxima a una velocidad vertiginosa. A veces, aún lloro por las decepciones. Es normal. Soy humana, y de naturaleza sensible. Me he permitido serlo, después de todo.

Sigo prefiriendo callar. Guardarme ciertos secretos. Apuntalarlos en algún rincón de algún diario. Intento hablar. No resulta. Quizás ese tipo de desahogo no vaya conmigo. Quizás, en mi caso, mi ciclo de liberación sea el callar, reflexionar, escribir, y continuar. Prefiero que todo siga su curso. No estoy aferrada a nada, por lo tanto, nada puede encadenarme. Ni retenerme. En mi corazón no hay dolor, ni angustia, ni rencor. Sólo hay paz; sosiego. Soy libre.

Quizás, aunque muchas cosas hayan cambiado, preferiré mantenerme al margen del “gran escenario”. Y al margen de las espectaculares luces, para disfrutar -y darme cuenta- de los detalles más grandiosos, que pasan desapercibidos en un mundo donde las masas se mueven detrás de lo común y de lo efímero, sin reparar en las cosas realmente valiosas, que perdurarán en la eternidad.

Quizás aún prefiera callar. Pero mi corazón no está cerrado… al fin.

Feliz 2017.
Lihem Ben Sayel… 

♦Mira aquí mi nuevo poema: «He vencido». 

coast-evening-sun-1

CONSEJOS, REFLEXIONES

[Luz]

«Jamás permitas que la oscuridad de otros 

apague la luz que hay dentro de ti…»

–Lihem Ben Sayel

Black Wallpaper 197.jpg

PROSA

[ESCRIBIR, PARA NO MORIR]

girl-walking-on-the-beach-at-sunset-1680x1050-wide-wallpapers.net

Escribir, para dejar constancia de que he vivido. De que he vencido, pero también he fallado. De que, como cualquier ser humano, yo también me angustié. Escribir, para dejar volar los sueños en mi cabeza. Y ayudarles a llegar tan lejos cuanto puedan llegar… Escribir, para aliviar los daños. Para recuperar la sonrisa. Para suspirar, loca de amor. Rebosante de vida. Escribir, para relatar las emociones de mi corazón. Escribir, sin decir para quién. Escribir, aunque no lo vaya a leer. Escribir, para restaurar lo que perdí en el camino. Pero también para soltar nuevas cargas adquiridas. Escribir, porque talvez, es el único espacio en el que no tengo límites. Ni presiones. Ni reglas. Aunque todos lean, nadie sabe. Y aunque todos sepan, nadie entiende. Mis letras y yo; nada más. Ellas y yo, para sobrevivir. Escribir, para encontrarle sentido a todo. Para intentar decir lo que todos sienten, pero nadie se atreve a decir. Y si por eso, me convierto en inferior a ellos, en despreciada, por exponerme tanto, tampoco es que sea importante… Escribir, para ser quién soy. Para no perder jamás mi esencia. Escribir, para seguir viviendo. Escribir, para no morir.
[lihem.ben.sayel]
REFLEXIONES

[ACERCA DE LA ADMIRACIÓN]

Madurar a veces significa que:
«El amor y la admiración que has sentido hacia algunas personas, puede ir cambiando a tal punto que, finalmente, sólo queda el amor… Aunque ya no les admires de la misma forma que antes.»
-Lihem ben Sayel
tumblr_niney5U3Gg1qac6sjo1_500
REFLEXIONES

[LA ESPUMA DE LOS DÍAS]

Espuma-de-mar.jpgCuando la espuma de nuestros días descienda, sólo nos quedará la esencia de la vida. ¿Con qué nos encontraremos, entonces…?                                                                                                           —Lihem ben Sayel

Enséñanos a entender la brevedad de la vida, para que crezcamos en sabiduría.”
<Oración de Moisés.>
PROSA

[BENDITO EL DÍA]

Bendito el día en el que te despiertas -al fin- de las mentiras, de las presiones, de los paradigmas. Bendito el día en el que se te cae la venda de los ojos, y aprendes a aceptarte a ti mismo. Aprendes a amarte. Y eso te capacita para amar a los demás, en su equilibrio. Bendito el día en el que descubres que no debes “ser como…” para realmente empezar a disfrutar de quien eres tú. Bendito el día en el que quedan atrás los complejos, las comparaciones, los retraimientos, y no te avergüenzas de reírte, -aunque nadie más lo haga. Bendito el día en el que aplastas esos -tan bien elaborados- engaños, rompes esas etiquetas absurdas que intentan encasillarte (cuando, admitámoslo, ¡es imposible!), y arrojas al vacío las expectativas que los demás habían creado en torno a ti, para llevar a cabo las tuyas propias. Porque tú (y yo…) hemos nacido únicos en nuestra especie. Y bendito el día en el que, finalmente, nos damos cuenta de ello.

P.d.: esto es para ti 😉

-Lihem Ben Sayel.

 

 

POESÍA

[LIBERTAD]

Qué hermosa es la libertad… Vivir sin miedos, ni opresiones. Qué hermoso es recuperarse, renovarse. Restaurarse. Celebrar los momentos, las sensaciones, la poesía que trae cada amanecer consigo, y las canciones que se susurran en una noche plagada de brillantes estrellas. Caminar por allí, con una mochila cargada de certezas, disfrutando aún de las hojas que cayeron en otoño. Acariciar las flores silvestres, y tomar una para ponerla en medio de un libro. Respirar… hondo. Y sostener una sonrisa ligera; porque la libertad es hermosa. La libertad sincera.

-Lihem Ben Sayel…

“Si no tienes la libertad interior, ¿qué otra libertad esperas poder tener?”
-Arturo Graf.

PROSA

[EL TIEMPO YA NO IMPORTA]

Estoy construyendo un pequeño mundo para ti. No lo sabes aún, pero algún día lo sabrás. Sabrás que te estuve buscando, cual tesoro. Sabrás que nunca habré lamentado tanto mis imperfecciones, como cuando finalmente estés aquí conmigo, y deba serte ejemplo en todo. Sabrás cuán en serio me he tomado algunas cosas; los detalles más ínfimos, ahora me resultan importantes. Y eso que aún no estás aquí. Pero llegarás, y sé que será pronto. Es como si fuese capaz de percibir tu viaje: estás de camino. Y mi vida se ha visto envuelta en un gozo inefable. El tiempo ya no importa, me es irrelevante. Porque no es esencial cuánto tiempo he esperado, sino qué haré cuando llegues. He luchado contra el egoísmo, contra el temor, contra la frustración. Sólo espero haber vencido. Porque estoy determinada a darlo todo, en todo momento, por ti. Buscaré la forma, pero lo haré. Y ni el ocaso de mi vida será suficiente para dejar de decirte cuánto te amo. Siempre podrás leer estas líneas. Así, siempre podrás saber que te amaba mucho antes de conocerte. Y sí: es posible.

-Lihem ben Sayel

POESÍA

[NO LLORO, AMIGA]

No, amiga, no estoy llorando.

No tengo necesidad de recostarme en tu hombro.

No pienses por un momento que necesito tu abrazo.

No, querida amiga, no estoy llorando.

Aunque deje escapar un leve sollozo,

aunque por dentro esté temblando.

Si me aferro a tu ropa, perdóname. 

Por mucho tiempo me he sentido sola.

Si me escondo en tu regazo, déjame.

Hay tantas cosas que prefiero ocultar.

Si escuchas un sonido extraño

como de cristales estallando contra el piso,

no te asustes, amiga, no te inquietes:

es mi corazón que una vez más se rompe,

aunque luego se junte, como siempre.

Si te hablo, escúchame en silencio.

Las palabras que dices, antes también las oí.

Y si ves que me alejo, no me detengas,

lo he hecho otras veces,

y siempre volví…

 

-Lihem ben Sayel

6862267-wind-wallpapers

 

 

POESÍA

[CENIZAS]

De un susurro evocado

tan lejano como el silencio

de las montañas que ocultan

la tenue luz del horizonte,

surgió el poema encantado

de un amor que sucumbe

ante las fulgurantes llamas

de dos tristes corazones.

Si me encuentras deambulando

con poesía entre los dedos

no me llames por mi nombre,

-no te diré que te quiero.

Porque así como las cenizas

son arrastradas por el viento,

así serán nuestros recuerdos

lacónicos mártires del tiempo.

 

-Lihem ben Sayel

ears-of-corn-wheat-green-grass-wind-field-summer-nature