REFLEXIONES

UNA PEQUEÑA LLAMA

 

2e0694140964e22d1c3d8cc8680c80bb

Jamás permitas que la luz que hay en ti, permanezca encerrada dentro de un recipiente de decepciones, culpa y dolor. Brilla. Simplemente brilla. Para batir la oscuridad, solo es suficiente encender una pequeña llama.

—Lihem Ben Sayel.

Anuncios
CONFESIONES :o, PROSA

[SIN GRIETAS]

¿Es posible una vida sin secretos…? ¿Es posible una vida clara, transparente, como el agua cristalina del más puro de los arroyos de las altas montañas? ¿Es posible un sueño fugaz, donde no haya que esconderse? Donde la brisa repase nuestra alma y la atraviese de verdades. Integridad. Un suspiro no se parece a otro. Mi vida transcurre entre decisiones y decisiones, entre la lucha encarnizada de mis deseos. Mas, mi espíritu, anhela el bien. La bondad de un silbo apacible, que apacigüe una maldad ya por todos conocida. Hay quienes aman el desorden y el caos. Yo también estuve allí, pero no fue allí donde encontré el amor. Cuando Él me halló, mis ojos eran como cristales, frágiles de tanto dolor. Hoy, el dolor es diferente. Simplemente no lo inunda todo. ¿Es posible una vida sin grietas, donde la pureza sea un emblema más allá de lo que dictan estas corrientes de pensamiento tan absurdas, negadas y réprobas?
[Yo ya he estado allí.]
Prefiero las cuerdas de amor. La esclavitud voluntaria, que me liberta. El beso único que me ata a la vida. El susurro de una voz que no me quiera retener en lúgubres prisiones . La paz.
Y soy mujer de guerra… pero mis batallas ya son otras. La oscuridad no me domina, porque hay una Luz poderosa que me posee. Ese es Él, en toda su gloria y esplendor. Y no necesito nada más. Ni mis espacios vacíos podrían llenarse con otra sustancia menos noble. Porque todo, en comparación al Amor, es menos noble.
¿Es posible una vida más allá de las muertes a las que nos invitan a diario? Mi respuesta es sí.
Y así, soy feliz.
Lihem Ben Sayel…

Diseño sin título

PROSA, REFLEXIONES

¿ERES FELIZ?

Te miro a los ojos y sostengo tus manos. Tienes miedo, porque sabes que no podrás mentirme, o en ese caso, lo sabré. ¿Eres feliz? te pregunto, buscando en tu alma una respuesta, que incluso tú mismo, pareces desconocer. Balbuceas; y rehuyes dando un paso hacia atrás, sin darte apenas cuenta. Pareces desconcertado, confuso. ¿Tan difícil es responder? Tus manos, ahora tensas, quieren desprenderse de las mías. Pero no las dejaré. Así que, para hacerles su estadía más cómoda, las acaricio con mis pulgares. Quizás así sepas que mi intención no es herirte, sino confrontarte con tu propia realidad. ¿Eres feliz? ¿Despiertas por las mañanas con una sonrisa en tu rostro, o el peso de los días ha carcomido tu esperanza? ¿Eres feliz? ¿Miras hacia el cielo azul, y simulas rozar las nubes con la yema de tus dedos, o la furia que llevas dentro te impide soñar con la luz del sol de espaldas? ¿Eres feliz? ¿Devuelves las sonrisas que encuentras a tu paso, nace en tu corazón un deseo espontáneo de bondad, o la maldad –que nos ha alcanzado a todos– ha recubierto las fibras de tu corazón, petrificándolas? ¿Eres feliz? ¿Te sumerges en los lagos, juegas con el tiempo, burlas a la amargura, le susurras al viento? ¿Cuentas las estrellas en el firmamento? ¿Tiendes la mano al necesitado, o tu indiferencia es ajena a los lamentos? ¿Gritarías que estás enamorado? ¿Abrazarías a alguien sin pensarlo?  ¿Tarareas la canción de la vida, rompes con carcajadas el silencio? ¿Tienes un hombro sobre el cual llorar, y un amigo con el cual reír? ¿Bailas al compás de las hojas de otoño? ¿O sólo fluyen quejas en tu caminar?

¿Eres feliz?  

Vuelvo a preguntar.
Quizás me respondas.
Quizás, ya está de más… 

 

–Lihem Ben Sayel.

shadow-boys-balloons-happiness-wallpaper

POESÍA

CUESTIÓN DE TIEMPO

Sufro una pena constante
por haber perdido la vida.
Yo era tan bella, rozagante
como una amapola en flor.
Me miraban aquellos viajantes
admirados por tanta elegancia,
mi cabello, mis labios, mis danzas
eran cura para cualquier dolor.
Hasta que llegó la hora de todos
los que en esta vida nacimos,
donde la piel se agrieta y se arruga
el alma entera, y también el corazón.
¡Vieja, vieja! me gritan mozuelos
embriagados de años aún por vivir.
Jovencitas me miran con cierto desprecio
y piensan, vieja ¿cuándo vas a morir?
Cuestión de tiempo, ansiosos caminantes
para abandonar este tren que me atrapó
en rieles inciertos y amenazantes.
Cuestión de tiempo para decir adiós.

 

—Lihem Ben Sayel
SONY DSC
SONY DSC
CONFESIONES :o, MI VIDA EN IMÁGENES, VIVENCIAS

Mi vida en imágenes (Abril, 2017) I

Esta es —oficialmente— mi “cara de mamá”.
Mamá e Isaac, 2 meses.
POESÍA

EXISTENCIA.

La vida es tierna, como un brote de hierba;
y frágil, como la niebla,
—que surge de la nada, y así mismo, a la nada se va—.
Y, entre verso y verso,
¿cuál vida vivimos?
¿La que hiere, la que besa;
o la que ama hasta morir?
No alcanzaré todos mis ideales.
No bordearé los umbrales de la excelencia.
Pero, sin duda, en detrimento de todos mis males,
lucharé por los motivos de mi existencia.
Lihem Ben Sayel.

maxresdefault

PROSA

Quién sabe.

Desvarío.
Y me pregunto: de ser yo la hoja de un árbol, ¿preferiría ser verde, y permanecer en un mismo lugar, conformándome con los leves contoneos y vaivenes de mi existencia, que, por muy fuerte que el viento sople, no podrían llevarme más lejos? ¿O preferiría quizás ser arrancada del árbol de la vida, para, al fin —y no sin el doloroso proceso de la muerte— ser transportada de aquí allá, viajando por el mundo, que me espera, que me llama…?

Lihem ben Sayel.

f66dfb28ae74c59eb004c7cb9097073c

LETTERS TO MY BABY, MUY PERSONAL, PROSA

«Hijo mío, ha sido un honor…»

img_8554
Hijo mío, ha sido un honor tenerte en mi vientre: sentir tus movimientos, percibir tu compañía a cada instante de mi vida, desde el día en que supe que habitabas mi cuerpo. Hijo mío, sigue siendo un honor contener tu cuerpecito dentro de mí. Saberme bendecida y privilegiada con el inigualable don de la vida, el milagro más grande que, de seguro, experimentaré. Ha sido un honor ser el vehículo por el cual, un ser único e irrepetible, llegará a este mundo para ser inmortal. Tú nos has traído un gozo indescriptible. Has sido la risa celestial que resuena en nuestras almas. Eres la promesa de Dios encarnada en el cuerpecito de un varón. Y aún así, sé que no eres mío, que no me perteneces. Que te enseñaré a volar, pero que no te retendré para siempre en mi nido. Por eso, hijo mío, te repito que ha sido un honor. Y seguirá siendo un honor traerte al mundo, sostenerte en brazos, criarte y enseñarte a edificar los puentes que yo rompí; desafiarte a construir más alto de lo que lo hice yo; animarte a escalar las cimas que yo no alcancé a escalar, y ayudarte a romper las barreras que no logré atravesar. Sí. Me quedaré detrás de ti, por si te sientes tentado a retroceder. Y te volveré a empujar hacia la vida, hacia el propósito con el cual has sido enviado por Dios. Sé que existes, y que vienes desde más allá del cielo azul. Es un honor ser tu madre. Ahora sólo falta que veas la luz…

39 semanas… ❤

זה כבר כבוד, יצחק

16422206_10154236708773062_4557648757139362241_o

CONFESIONES :o, MATERNIDAD, VIVENCIAS

Cosas personales, Nov. 2016.

5182x3456-623353Noviembre es un mes hermoso. Y no quisiera que acabase este mes sin escribir algo por aquí. Sigo muy feliz con mi embarazo, y ya pronto cumpliré los 7 meses. Lo cual significa que falta cada vez menos para ver a nuestro pequeñín (¡a quien ya le pudimos ver el rostro gracias a las nuevas tecnologías!). 
Digamos también que ya me he despedido oficialmente de mis actividades. He delegado las que podía delegar. Y en verdad esto me da paz, porque ahora tengo sólo dos meses por delante (que se van muy rápido) para organizar mis asuntos alrededor del niño.
Gracias a Dios, todo va marchando bien. Y, muy al contrario de lo que se pueda pensar, tengo ganas de pasar por el parto. Creo que es una vivencia única, y lo que más me entusiasma es saber que ahí podré sostener a mi bebé por primera vez. Sueño día y noche con ese instante.
Sin duda, lo más hermoso que he experimentado en el embarazo, son esos momentos cuando interactúo con mi bebé. Cuando noto que está despierto, le hago una especie de “redoble” en la barriguita, y él responde una y otra vez a ese estímulo. A veces, ni siquiera hace falta que le haga el redoble: simplemente le digo “bebé”, y él da su patadita, respondiendo a mi voz.
¿Que si voy a echar de menos tenerlo siempre conmigo? Claro que sí. Pero el desafío no está en tener una vida contigo para siempre, sino en prepararlo para que pueda vivir por sí mismo lejos de ti, con los valores y principios que le has inculcado, lleno de amor y de hermosos recuerdos que le acompañarán para siempre.

CURIOSIDADES…

  • Nuestros amigos en la iglesia le apodan “Fueguito”, porque el bebé está on fire.
  • Según las imágenes en 4D, se parece a mí. Yo tengo dudas. Su padre no.
  • Aún estamos pensando el nombre. De todas formas, no queremos decirlo hasta el parto. A ver si lo logramos jeje…
  • Por su comportamiento en mi vientre, creo que tiene una personalidad marcada, pero es amable (no me incomodan sus movimientos), y creo que en términos generales será tranquilo y noble.
  • A punto de cumplir los 7 meses, no tengo una de esas “enormes” barrigas, algo que agradezco. Todos me dicen que a partir de ahora es cuando crece más.
  • Seguiré en la piscina de embarazadas. Y mi mente ahora está en preparar mi casa a fondo, en comer bien y hacer ejercicio.
  • No ha sido un embarazo de antojos, ni de achaques. Achaques cero.
  • El embarazo me ha dado más energía y vitalidad, al contrario de lo que suele ocurrir.
  • Definiría mi embarazo como un “estado permanente de profunda felicidad”.
  • Siempre me había imaginado que tendría a ciertas personas cerca de mí en este momento de mi vida, pero no es como imaginé; Dios me puso a otras personas cerca.
  • Ahora sí que estoy más sensible jaja… Algo que no me pasó en los meses anteriores.
  • No voy a poner fotos de mi bebé en las redes sociales. Sólo si está con nosotros. Pero de él solo no. Hay muchas advertencias al respecto por parte de la Policía y demás organismos.

15203226_10154026392203062_211836938054701709_n

Imagen de las 28 semanas.
Lihem ben Sayel… ❤

LETTERS TO MY BABY

[Entrañable]

img_8554

LETTER #2

Es imposible que la sonrisa de mi rostro, y el brillo de mi semblante, no delaten mi profunda felicidad. ¿Quince semanas ya…? Wow… pues sí que pasa el tiempo. El otro día, sin más, sentí un ligero atisbo de tristeza sólo imaginándome que llegará el momento en el que tendrás que abandonar tu actual morada, para ocupar otro tipo de espacios. Parece ridículo, ¿verdad? Pero es que es tan hermoso todo esto que estoy sintiendo, que difícilmente encontraré en el resto de mis días sensación de felicidad más sublime, que el hecho de saber que [literalmente] hay vida creciendo dentro de mí.

Y no hay duda de que las cosas que más anhelamos, y que luego llegan —tras una larga espera—, son las que más valoramos. Se convierten en tesoros. Luchamos por ellas. Damos todo por ellas. Entregamos todo por ellas. Nos rendimos. Sucumbimos ante la grandeza de su belleza inigualable, que se dejó tocar por nuestras manos, por gracia y favor.

Bebé, saldrás de mis entrañas, pero siempre pertenecerás a ellas. Porque entrañable será para siempre mi pasión por ti. No puedo decirte “quédate”. Pero cuando, con el pasar de los años, te tranquilices sólo recostándote en mi regazo, sabré que en ese instante, la vida nos habrá dado la oportunidad de volver a ser uno, tú y yo, otra vez.

—Lihem Ben Sayel.