PERSONAL

¡Mi canal de Youtube!

¡Hola amigos! Les presento mi canal de Youtube. Aquí estaré subiendo videos míos hablando acerca de cosas profundas y otro tipo de reflexiones. Espero que puedan suscribirse: https://www.youtube.com/user/LihemBenSayel

¡Un fuerte abrazo!

Lihem Ben Sayel [Nejath L. Hidalgo]

PROSA

La vida en el desierto.

La vida en el desierto no es fácil, no. Según dicen, durante el día, el sol es un castigo que te debilita hasta desear no haber nacido. Por la noche, sin embargo, el viento sopla con violencia y tú, sin tener ningún refugio ni posibilidad de resguardo, te sientes expuesto ante un frío que te congela hasta el alma. No obstante, parece ser que la soledad del desierto es lo peor: el corazón se te rompe, pero nadie lo oye, pues nadie está cerca. Los sueños se vuelven alucinaciones vacías: corres hacia ellos con alguna esperanza ínfima de poder alcanzarlos pero entonces, cuando parecían estar tan cerca, ellos simplemente desaparecen. Y es ahí cuando te das cuenta de que lo más insufrible de un desierto no es el calor infernal, ni el cruel frío nocturno, sino la esperanza rota —una y otra vez—, la ilusión etérea; la inocencia doblegada. El silencio auto impuesto; porque callar, a veces, es la única forma de seguir sobreviviendo. Aunque nada puede ahogar tus profundos lamentos bajo la luna sin luz.

—LihemBenSayel🌙
41171E03-28B8-45B3-84AD-0026B76CA31C

CONFESIONES :o, PROSA

Carta 10: La danza de la vida.

En el transcurso de nuestra vida aprendemos —por bien o por mal— que las personas, incluso quienes han sido amigos, muchas veces caminarán a nuestro lado durante ciertas temporadas, mas difícilmente para siempre. Esto no es malo. Simplemente es verdad. Y lo grandioso radica en saber comprender las etapas que compartiremos con ellos, y asumir cuándo se han terminado.
Las relaciones interpersonales son como una danza: están en constante movimiento; y forman parte de la construcción de nuestro ser interior y, cómo no, de nuestro destino. Hoy por hoy, me he ido alejando —por inercia— de personas maravillosas, pero con quienes ahora mismo ya no compartimos el mismo camino. De la misma manera, otras personas se han alejado de mí por la misma razón. No es que el camino de uno sea mejor que el otro; son simplemente distintos.

Para tales personas siempre habrá un lugar en el corazón, por todo lo que han representado. Sin embrago, he aprendido que el corazón no es estático, sino que se ensancha en vista de nuevos afectos que surgen, y son albergados con calidez y gran expectación sabiendo que queda, talvez, un buen trecho del camino para compartir.
En este año he tenido a nuevas personas con las cuales comparto mi nuevo caminar hacia aquello que es mi destino. Las viejas amistades son, a veces, como un baúl de recuerdos al cual uno se acerca de vez en cuando para saborear lo mucho que nos unió en ciertas épocas, aunque hoy en día ya se comparta poco, o prácticamente nada. Aún así, es hermoso. Yo lo valoro cual tesoro.
Por ejemplo, mi amiga más cercana este año, y con quien compartí muchísimas cosas, hace un año atrás no estaba en mi vida ni formaba parte de ella. De hecho, jamás habría imaginado que, en cierto punto, nuestros caminos se unirían. Sin embargo, con otras lindas amigas, aunque queda un gran cariño, los caminos se bifurcaron casi irremediablemente. Eso tampoco es malo. Es la vida, y nada más.

Mi conclusión es simple: debemos abrazar nuestras temporadas y estaciones en la vida, entendiendo —con total madurez y sabiduría— que la vida y las personas estamos en constante movimiento, puesto que día a día construimos nuestro destino único e irrepetible. Y esa singularidad implica, en el mayor de los casos que, muy pocos de los que estuvieron al principio, estarán también en el final. Por eso, valoro a los que tengo hoy.

Feliz año a todos, amados amigos.
Siempre vuestra,

Lihem Ben Sayel, the princess of the Lord... 🌹 

PROSA

PEREGRINOS

 

horizon-grass-deer-scotland-natureBuscamos siempre nuestro sitio, en lugares que jamás nos han pertenecido. Oteamos el horizonte, con la esperanza de hallar la silueta de alguna nueva tierra que nos aloje; un nuevo hogar. Pero nuestro hogar no está delante de nosotros; ni tampoco es el que dejamos atrás, —hace tanto tiempo. Si tan solo mirásemos hacia arriba… Si tan solo comprendiésemos que, nosotros, tampoco pertenecemos a este mundo.

—Lihem Ben Sayel.

REFLEXIONES

UNA PEQUEÑA LLAMA

 

2e0694140964e22d1c3d8cc8680c80bb

Jamás permitas que la luz que hay en ti, permanezca encerrada dentro de un recipiente de decepciones, culpa y dolor. Brilla. Simplemente brilla. Para batir la oscuridad, solo es suficiente encender una pequeña llama.

—Lihem Ben Sayel.

CONFESIONES :o, PROSA

[SIN GRIETAS]

¿Es posible una vida sin secretos…? ¿Es posible una vida clara, transparente, como el agua cristalina del más puro de los arroyos de las altas montañas? ¿Es posible un sueño fugaz, donde no haya que esconderse? Donde la brisa repase nuestra alma y la atraviese de verdades. Integridad. Un suspiro no se parece a otro. Mi vida transcurre entre decisiones y decisiones, entre la lucha encarnizada de mis deseos. Mas, mi espíritu, anhela el bien. La bondad de un silbo apacible, que apacigüe una maldad ya por todos conocida. Hay quienes aman el desorden y el caos. Yo también estuve allí, pero no fue allí donde encontré el amor. Cuando Él me halló, mis ojos eran como cristales, frágiles de tanto dolor. Hoy, el dolor es diferente. Simplemente no lo inunda todo. ¿Es posible una vida sin grietas, donde la pureza sea un emblema más allá de lo que dictan estas corrientes de pensamiento tan absurdas, negadas y réprobas?
[Yo ya he estado allí.]
Prefiero las cuerdas de amor. La esclavitud voluntaria, que me liberta. El beso único que me ata a la vida. El susurro de una voz que no me quiera retener en lúgubres prisiones . La paz.
Y soy mujer de guerra… pero mis batallas ya son otras. La oscuridad no me domina, porque hay una Luz poderosa que me posee. Ese es Él, en toda su gloria y esplendor. Y no necesito nada más. Ni mis espacios vacíos podrían llenarse con otra sustancia menos noble. Porque todo, en comparación al Amor, es menos noble.
¿Es posible una vida más allá de las muertes a las que nos invitan a diario? Mi respuesta es sí.
Y así, soy feliz.
Lihem Ben Sayel…

Diseño sin título

PROSA, REFLEXIONES

¿ERES FELIZ?

Te miro a los ojos y sostengo tus manos. Tienes miedo, porque sabes que no podrás mentirme, o en ese caso, lo sabré. ¿Eres feliz? te pregunto, buscando en tu alma una respuesta, que incluso tú mismo, pareces desconocer. Balbuceas; y rehuyes dando un paso hacia atrás, sin darte apenas cuenta. Pareces desconcertado, confuso. ¿Tan difícil es responder? Tus manos, ahora tensas, quieren desprenderse de las mías. Pero no las dejaré. Así que, para hacerles su estadía más cómoda, las acaricio con mis pulgares. Quizás así sepas que mi intención no es herirte, sino confrontarte con tu propia realidad. ¿Eres feliz? ¿Despiertas por las mañanas con una sonrisa en tu rostro, o el peso de los días ha carcomido tu esperanza? ¿Eres feliz? ¿Miras hacia el cielo azul, y simulas rozar las nubes con la yema de tus dedos, o la furia que llevas dentro te impide soñar con la luz del sol de espaldas? ¿Eres feliz? ¿Devuelves las sonrisas que encuentras a tu paso, nace en tu corazón un deseo espontáneo de bondad, o la maldad –que nos ha alcanzado a todos– ha recubierto las fibras de tu corazón, petrificándolas? ¿Eres feliz? ¿Te sumerges en los lagos, juegas con el tiempo, burlas a la amargura, le susurras al viento? ¿Cuentas las estrellas en el firmamento? ¿Tiendes la mano al necesitado, o tu indiferencia es ajena a los lamentos? ¿Gritarías que estás enamorado? ¿Abrazarías a alguien sin pensarlo?  ¿Tarareas la canción de la vida, rompes con carcajadas el silencio? ¿Tienes un hombro sobre el cual llorar, y un amigo con el cual reír? ¿Bailas al compás de las hojas de otoño? ¿O sólo fluyen quejas en tu caminar?

¿Eres feliz?  

Vuelvo a preguntar.
Quizás me respondas.
Quizás, ya está de más… 

 

–Lihem Ben Sayel.

shadow-boys-balloons-happiness-wallpaper

POESÍA

CUESTIÓN DE TIEMPO

Sufro una pena constante
por haber perdido la vida.
Yo era tan bella, rozagante
como una amapola en flor.
Me miraban aquellos viajantes
admirados por tanta elegancia,
mi cabello, mis labios, mis danzas
eran cura para cualquier dolor.
Hasta que llegó la hora de todos
los que en esta vida nacimos,
donde la piel se agrieta y se arruga
el alma entera, y también el corazón.
¡Vieja, vieja! me gritan mozuelos
embriagados de años aún por vivir.
Jovencitas me miran con cierto desprecio
y piensan, vieja ¿cuándo vas a morir?
Cuestión de tiempo, ansiosos caminantes
para abandonar este tren que me atrapó
en rieles inciertos y amenazantes.
Cuestión de tiempo para decir adiós.

 

—Lihem Ben Sayel
SONY DSC
SONY DSC
CONFESIONES :o, MI VIDA EN IMÁGENES, VIVENCIAS

Mi vida en imágenes (Abril, 2017) I

Esta es —oficialmente— mi “cara de mamá”.
Mamá e Isaac, 2 meses.
POESÍA

EXISTENCIA.

La vida es tierna, como un brote de hierba;
y frágil, como la niebla,
—que surge de la nada, y así mismo, a la nada se va—.
Y, entre verso y verso,
¿cuál vida vivimos?
¿La que hiere, la que besa;
o la que ama hasta morir?
No alcanzaré todos mis ideales.
No bordearé los umbrales de la excelencia.
Pero, sin duda, en detrimento de todos mis males,
lucharé por los motivos de mi existencia.
Lihem Ben Sayel.

maxresdefault