PROSA

No te marches, amor mío

No había voces, pero tampoco silencios. Había únicamente una preciosa e inquietante calma antes de la tempestad. Esa calma tan difícil de describir, casi como los sueños, que cuando recobras plena consciencia, ya no recuerdas muy bien los detalles, y solo te quedas con sensaciones. No había lágrimas, ni mucho menos sonrisas. Los rostros eran lacónicos e inmutables, como una roca de peñasco, como un susurro anodino, como una copa de vino vacía, como una huella de zapato en medio de la nada. Más allá de todo, las manos se entrecruzaron, y se intercambiaron miradas. Las palabras siguieron siendo mudas. Las muecas, inexistentes, como el viento que se atrapa en un frasco, del cual no hay prueba alguna de su presencia. Ninguna imagen. Nada a lo que aferrarse, más allá del latido de sus corazones. Así, se fraguó una despedida eterna, que se fue desvaneciendo. Y mientras más se alejaban sus rostros, más pequeñas se volvían sus figuras, hasta el punto de no poder distinguirse. Se bifurcaron sus caminos, como tantos muchos otros. Y al final, un balbuceo inenarrable salió de una boca suplicante [algo así como un “no te marches, amor mío“]. Pero ya era demasiado tarde. El tren, ya se había ido.

—Lihem Ben Sayel.

Anuncios
MUY PERSONAL

LO NUESTRO

Nuestro amor trasciende las apariencias. Va más allá de ese enfermizo postureo que, en la sociedad actual, parece tener más peso y relevancia que la verdad. Nuestro amor no está frente a las cámaras. Ni se basa en los selfies, ni en las fotografías de los lugares que recorremos juntos. Para qué engañarnos. Lo nuestro es verdadero. Y cuando algo tiene como fundamento la verdad, no hay por qué demostrarlo constantemente. Más bien, lo que se intenta demostrar con periodicidad son las mentiras, lo falso, en un pobre intento de realzar el sabor de algo insípido. Lo real sencillamente fluye. Se siente. Se vive. Se experimenta. Y, finalmente, se atesora. Se convierte en ese recuerdo que nos arranca una sonrisa mientras vamos conduciendo, o justo antes de cerrar los ojos al dormir. Porque es real. Y nada más. Documentar lo real es absurdo. Exponerlo —a expensas del escrutinio de los demás, a quienes les importa poco o nada nuestra vida— es un craso error. Es como seguir una moda. Y nosotros odiamos las modas. Por eso, tú y yo, con la sabiduría y la experiencia que nos va dando cada año vivido el uno junto al otro, vivimos lo nuestro para nosotros. Lo disfrutamos o lo sufrimos juntos; los dos. Porque hay cosas que no requieren más testigos que los mismos involucrados. Y este es nuestro caso. Por eso, lo nuestro es verdadero, real, puro, honesto, certero. Fiel.

—Lihem Ben Sayel.

*A Habibi, en nuestros 8 años y una semana de matrimonio. Ana bahebak kateer.

CONFESIONES :o, MUY PERSONAL, PROSA

¿Por qué se acaban las cosas hermosas?

paper-3108236_960_720

Mi corazón se hace preguntas, en medio de las marcas que la luna le deja a la noche estrellada. Porque, cuando decimos que superamos algo, ¿a qué nos referimos, exactamente? ¿A que ese “algo” deja de dolernos, o deja de importarnos? No lo sé con exactitud. Qué bueno sería que algún sabio me concediera alguna respuesta, porque, a veces, mi corazón se confunde entre lo que debo soltar y lo que aún debo perseguir. Y a veces suelto. Otras persigo. Sin embargo, la pregunta que más cala en mi interior es: ¿por qué se acaban las cosas hermosas? ¿Quién las deja morir? ¿O es que acaso mueren ellas solas, porque, así como los árboles mudan sus hojas —dependiendo de la estación del año en la que estén—, las cosas en la vida también cambian de cuando en cuando? Y eso quizás se deba a que nos sea un recordatorio de lo pasajero que es todo aquí abajo, bajo el sol. Solo me queda aferrarme a una eternidad, en la que creo, y en la que se me promete que toda lágrima será enjugada, y que ya no habrá más sombras que oculten estos misterios ante mis ojos y ante las soledades de mi corazón. Allí, todo será paz. Todo será luz.

—Lihem Ben Sayel…

PROSA

El bosque encantado

Vives rozando el miedo, como si en el fondo te atrajera su angustia. Te alimentas de metáforas y fantasías, que se deslizan en un vacío etéreo. Invocas —a ciegas— recuerdos, que te prometiste una y otra vez que no volverías a tocar. Pero ahí estás, otra vez, sentada a la orilla de tus llantos, inclinada hacia las imágenes de tus antiguas memorias, dispuesta a cerrar los ojos por última vez. No te preocupa que la noche haya caído, porque con pocas cosas como la noche te has sentido tan cómoda y desahogada. Sin embargo, al día siguiente, te espera el sol para que le rindas cuentas. [Los días y las noches son ineludibles, al fin.] Te acompaña una gota de rocío que cayó sobre tu mejilla, en medio de una caminata sobre las nubes. Pero has soltado muchas cosas más. No llevas ningún equipaje, puesto que aún no sabes a dónde irás. Tu corazón brilla con luz propia, más allá de los sonrojos de tu rostro cuando piensas en las faltas cometidas. Tú también has sufrido improperios, pero de una forma u otra, aprendiste que es mejor desligarse de las cadenas de la amargura, antes de que seas consumida por sus olas de sangre. Vives rozando la culpa, como si en el fondo no quisieras librarte de ella, pero ha salido a tu encuentro el Libertador de tu alma, de ropas blancas y ojos de fuego. Sus heridas muestran lo que ha sido capaz de hacer por ti, solo por amor, y eso te quiebra por dentro. Porque eso es todo lo que necesitas para seguir respirando en el bosque encantado, donde desconoces los giros inesperados que traerá consigo el alba. Eso es todo lo que necesitas. Y será, finalmente,  todo lo que poseas.

Lihem Ben Sayel

8503b09283d6ba936f493bd9d9dcecbe

PROSA

EL ENCUENTRO

 

Contengo la respiración: jamás había visto algo tan hermoso. Su fuerza se prolonga  aún más allá de mis debilidades. Su sonrisa, me obliga a seguirle adonde va. De pronto, me doy cuenta de que mis pies no tocan el suelo; mis brazos parecen alas —ligeras y hermosas— extendiéndose en un temerario pero delicioso vuelo por encima de la nube de mis pensamientos —y de las opiniones, de los “no”; del dolor—. Se han caído pesadas cargas, y las cadenas se han roto, así, de repente. No consigo saber exactamente qué ocurre, pero una cosa sé: soy libre. Y jamás me habían amado de tal manera, haciéndome sentir que, a pesar de la multitud de mis defectos, yo soy mucho más que eso. Sus delicadas palabras consuelan. Sus abrazos me fortalecen hasta el punto de hacerme sentir invencible. Su mirada se clava como estaca en lo profundo de un corazón que antes solo conoció lo penetrante y macerante de las espinas. No hace falta articular frases pomposas, ni es necesario aferrarme a las cosas de antes para sentirme más segura en tierra. No. Prefiero volar junto a él. Porque de todas formas, fue él quien me enseñó el verdadero significado de lo que es vivir. A plenitud.

—Lihem Ben Sayel
PROSA

TESOROS ANTIGUOS

Busco un tesoro antiguo en las páginas de un libro sagrado. El silencio se vuelve mi sombra, y en mi amiga, la quietud. Una esperanza me sobreviene: ¿será que podré encontrarlo? Busco, en palabras secretas, descifrar un código de luz. En las horas que trascurren —tan lento—, me sumerjo en lo profundo de su ser. He habitado demasiado tiempo en la superficie, como para saber que no es allí donde quiero permanecer. Busco algo más que verdades, busco algo más que poesía. Busco una revelación certera que sea capaz de transformar por completo mi vida. Tanto busco, que me he convertido —y no me avergüenzo de ello— en una caza tesoros como los de aquellos lejanos tiempos. Busco la llave maestra que abra las puertas secretas de un conocimiento superior. Sí, he dejado muchas cosas atrás. Sí, aún seguiré despojándome de unas cuantas más. Pero no descansaré hasta que mis ojos se enceguezcan a causa del destello de su gloria, la gloria que desprenden los tesoros más valiosos. Aquellos que, finalmente, son los que terminan atrapándote a ti.

—Lihem ben Sayel.
PROSA

DONDE EL SOL NUNCA ES SOMBRA

 

Atrapados, cuántas veces. Atrapados, soñando con amaneceres imposibles en otros lugares del mundo, donde el sol nunca es sombra, y la vida se desborda en un torrente de versos cantados. Atrapados, en una voluntad férrea, —o sigilosa—, que nos engaña y no desvela sus trucos cuando quiere hacernos creer que las rosas son imitaciones de lo eterno —pero a la vez, frágil— que llega a ser un sentimiento. Nunca nos importaron las cantidades de arena que nuestros pies recogían en el largo recorrido, porque solo pensábamos en nuestro destino, y eso mitigaba tanto el cansancio, como el dolor. Pero un día, nos devolvieron a la realidad de las quejas, de las expectativas que no se cumplen, por más que intentemos retenerlas con bravas cuerdas de esperanza. Hay un retumbar seco en las palabras que hacen daño. Y no sé por qué, pero jamás llegamos a olvidarlas del todo. Atrapados, entre las líneas de un guión agonizante y tempestuoso, escritas en un lenguaje hace tiempo ya extinto. Atrapados, y lejanos a esos amaneceres imposibles, donde el sol nunca es sombra, donde su luz nunca muere.
—Lihem Ben Sayel.
«HISTORIAS BAJO UN CLARO DE LUNA»

CAPÍTULO 6 ·HBUCDL· UN LUGAR SEGURO

• Me gusta ambientar las entradas con música.

Para disfrutarlo mejor, reproduce la canción. •

···HISTORIAS BAJO UN CLARO DE LUNA···
 6
··· UN LUGAR SEGURO ···

 



THERON
Ella es prácticamente una niña, un suspiro en la madrugada que baña de rocío las rosas de un jardín de ensueño. Puedo proteger a una niña. Pero no puedo proteger sus sueños. Si ha de convertirse en reina, primero tendrá que desnudarse de sus temores. Tendrá que dejar de escudarse en sus carencias. Es prácticamente una niña, de mirada noble y justa. Pero la ambición no respeta nada. Y la matarán si no estoy atento. Podría dar mi vida por ella. Es mi deber. Pero jamás seremos amigos. Algo en su nerviosismo me hizo saber que se dejó impresionar por mí. No. Jamás seremos amigos.

—¡Theron! ¡Theron!

Una pequeña niña salió a recibir al joven guerrero mientras él  bajaba ágilmente de su caballo. Ambos se fundieron en un abrazo cálido y fuerte.

—¡Dana, mi Dana! ¡Cuánto te he echado de menos pequeña!

Theron pasó rápidamente del abrazo tierno a las cosquillas, haciendo reír a carcajadas a su pequeña hermana. A lo lejos, su madre, se asomaba por la puerta, apoyada en el marco, sonriente. La felicidad iluminaba su rostro. Su hijo había vuelto sano y salvo. Sus oraciones habían sido contestadas. Se secó rápidamente las manos con el delantal y llamó a sus dos hijos para que entraran, con el típico tono que usan las madres para imponer su autoridad moral.

Dana corrió hacia dentro de casa, pero Theron se detuvo, y miró hacia su derecha: le había parecido ver una sombra escabullirse por los matorrales. No, seguro me equivoco, pensó. Y finalmente entró en casa, aunque un poco tenso.

—Bueno, cuéntame, cómo van las cosas por palacio.

—Madre, ya sabes que no puedo hablar acerca de eso. El pato está delicioso.

Su madre, Ela, sonrió un poco avergonzada. Claro, claro, dijo un poco nerviosa.

—Hijo, yo solo quiero saber un poco más de tu vida. Tu padre hacía lo mismo que tú, y su padre antes que él. Sé que es el destino de los Evoryan-Grienne, luchar por honor y proteger el reino a toda costa. Pero a él lo perdí demasiado pronto, y ni siquiera sé dónde está su cuerpo. 

Ela tomó de la mano a su hijo, y le miró fijamente, con los ojos llenos de lágrimas contenidas, aunque Theron mantenía su mirada fija en el plato que tenía ante él.

—¿Es mucho pedir que me digas cómo te van las cosas? ¿Saber a dónde irás? Por lo menos así podría…

—Shhh, espera madre…

Theron se soltó rápidamente de la mano de su madre, e instintivamente puso su mano en la empuñadura de su espada. Mami, tengo miedo, replicó la pequeña Dana, casi susurrando. Su madre la tomó en su regazo y apretó la cabeza de la niña contra su pecho, mientras Theron se levantaba sigilosamente en dirección hacia la ventana del comedor. Movió su mano de arriba a abajo en señal de que se agacharan. Ellas se escondieron bajo la mesa. Theron vio a un hombre de espaldas en el horizonte, y junto a él, a una mujer cubierta con un velo escarlata.

Pero, ¿qué hacen aquí…?  Theron corrió velozmente hacia ellos montado en su caballo.

—Ramelek, señora… ¿qué ocurre?

—Date prisa, Ëvor, no hay tiempo que perder. Algo ha salido mal. Daferno ha convocado a todas las tropas de Gamesh y ha puesto precio a la cabeza de Sahar.

—Eso no puede ser posible, ¡las tropas solo pueden rendir su lealtad a los auténticos reyes de Gamesh!

—Lo sé, pero Daferno ha conseguido convencer a los generales de lo absurdo que es que una mujer gobierne sobre Gamesh, y además, ha puesto en entredicho que el rey me haya confiado su voluntad antes de morir.

Theron, visiblemente furioso y confuso, se apoyó en árbol que tenía más cerca, y resopló. —¿Qué haremos, pues?, preguntó a Ramelek.

—Debes llevar a Sahar a un lugar seguro. No podremos contra ellos. Ahora mismo, solo podemos pensar en proteger la vida de Sahar, la auténtica reina de Gamesh.

Theron, observó de soslayo a Sahar. —¿Tan fácil será nuestra rendición, señor? Los Evoryan-Grienne, mis hermanos de lucha, están esparcidos por los horizontes, pero si les convoco, acudirán a nuestra ayuda, y podríamos vencerlos.

—¿Y provocar con ello otra guerra, hijo? Le dijo Ramelek, posando su mano sobre su hombro. —Ya ha habido demasiadas pérdidas en estos últimos años Ëvor, uno de ellos, tu valiente padre, quien luchó fervientemente junto a nuestro amado rey Emérides, que ya duerme en paz junto a sus antepasados.

Sahar agachó la mirada. Se sentía avergonzada de saber que el padre de Theron habría muerto defendiendo a su propio padre, aunque comprendía que era el deber de los guerreros de la noble estirpe de los Evoryan-Grienne.

Theron suspiró, y miró hacia su casa. —Iré a despedirme, dadme un momento. Ramelek lo tomó del brazo y le dio una bolsa llena de monedas de oro.  —No sabemos cuándo haz de regresar. 

Theron asintió, y tomó la bolsa. Se alejó lentamente, como memorizando en cada paso las sensaciones y recuerdos maravillosos de su casa. Porque un guerrero, un Evoryan-Grienne, jamás sabe si es la última vez que recorre la entrada hacia su hogar, para abrazar a los suyos.


 

SAHAR
¿A dónde me llevará? No hemos sostenido nunca ningún tipo de conversación, y ahora emprenderemos un viaje hacia algún lugar que él y Ramelek consideren seguro. Eso solo puede significar algo: será un lugar lejano y remoto, donde podré pasar desapercibida. Me alejaré de todo lo que conozco, y de todo lo que amo. Aunque dudo que alguien pueda amarme aquí. A veces, simplemente me siento un estorbo. Un estorbo para mi tío, porque él desea ser rey. Un estorbo para Ramelek, que debe ocuparse de mí, como lo haría un padre. Un estorbo para ese guerrero, que debe alejarse de sus seres queridos por mi causa. ¿Qué clase de reina puede ser alguien que no siente la calidez del amor…? ¿Será que solo yo puedo intuir el fracaso que está por venir…? Aún así, pase lo que pase, solo puedo resignarme a un destino que soy incapaz de controlar con mis fuerzas y mi destreza. Me dejaré llevar. No tengo otra opción.

***Para ver los capítulos anteriores, entra en “Historias bajo un claro de luna” .

CONFESIONES :o, MUY PERSONAL, REFLEXIONES

Buscar a Dios: ¿por qué a veces parece tan difícil?

19758149_10154671918423062_154752962_n

BUSCAR A DIOS:

¿POR QUÉ A VECES PARECE TAN DIFÍCIL?

Buscar a Dios es una tarea profunda, que, como cualquier otra tarea, requiere esfuerzo, concentración, ganas, disciplina y un mínimo de ilusión. Siempre me ha fascinado ese texto bíblico que reza: “Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad.” (Hebreos 11:6. NTV). Me encanta la idea del Dios que recompensa a los que le buscan con sinceridad. Es simplemente un cuadro maravilloso. Aquí yo encuentro una enorme porción de ilusión.

Sin embargo, he recorrido este camino de búsqueda, con sus más y sus menos, y siempre dándome cuenta que, cuando espero que algo “realmente asombroso” ocurra, y no ocurre, me desanimo. A veces me he preguntado a mí misma ¿por qué busco a Dios? ¿Cuál es el tipo de recompensa que mi corazón de verdad anhela? Y claro, tengo que admitir que mi intención de búsqueda ha debido ser purificada una y otra vez, pues múltiples cosas enturbiaban su pureza.

Por otra parte, como ahora, estoy en un punto en el que le pregunto a Dios ¿qué más quieres de mí? ¿Qué más puedo hacer para intimar más profundamente contigo? ¿Qué especie de táctica o estrategia debo utilizar para sentir que realmente hay una profunda relación?

Los absolutismos no suelen ir conmigo. Quiero decir, yo puedo ser alguien que busque mucho a Dios, pero aún así no haber conseguido lo que busco. De hecho, ni siquiera me atrevo a decir que “busco mucho”. Qué osadía. Creo que tampoco puedo usar el “hago lo que puedo”. No. Creo que siempre se puede hacer más. A mí me gusta mostrarme honesta, y no me agrada aparentar una imagen. Eso es de tropiezo no solo para mí, sino también para los que me observan.

He estado buscando también una especie de afirmación en mi búsqueda, algo así como un “tranquila, estás en el buen camino. Solo insiste un poco más; no dejes de insistir”. No me preguntes porqué, pero la buscaba. Entonces, al no obtenerla, me vine un poco abajo. Creo que esto tiene su raíz en mi falta de fe: estoy acercándome a Dios pero, como es un terreno que me lleva a veces por sendas desconocidas, necesito oír que voy bien. ¡Pamplinas! No debería haber esperado nada eso. Volvemos a Hebreos 11:6, si me acerco, debo creer —firmemente y sin soslayo de duda— que Él existe, y que lo encontraré al final del camino. Eso debe ser suficiente. No debo distraerme con extras. No debo quitar mis ojos de Él, o me hundiré.

Entonces, supongo que Dios está atrayendo mi mirada hacia Él. Jesús es mi ejemplo, Jesús es mi estándar. Jesús buscó a Dios como hombre, como ser humano. Sí, sé que no tenía esposa o hijos, pero sí que tenía muchísimo trabajo. Y tenía unos discípulos con los que convivía. Era un personaje público y famoso que rara vez podía encontrar un espacio para estar solo. Eso bien se puede aplicar a las que somos madres, por ejemplo. De hecho, uno de los pesos extra que tenía Jesús en su caminar aquí en la tierra, era su llamado, su mismo cometido en sí: el día que inició su ministerio público, Él citó las siguientes palabras, en Lucas 4:18-19:

El Espíritu del Señor está sobre mí,Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos;A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor.

 Si tenemos una mínima comprensión de las Escrituras, y sabemos cómo se manifiesta el mal, entonces entenderemos lo que exige ese enunciado que Jesús pronunció sobre sí mismo. No sólo tendría que predicar un mensaje completamente rompedor y revolucionario para su época, sino que además tendría que acompañar ese mensaje con las demostraciones de poder pertinentes, ya que esa sería una de las señales de que Él era el verdadero Mesías prometido.

Por lo tanto, Jesús, hecho hombre, tendría que buscar el tiempo para intimar con su Padre y dar la talla en esta enorme tarea. No creo que fuera fácil. No creo que lo tuviera fácil, aunque recurramos al hecho de que “no tenía familia” para sentir que el listón que deja Jesús es demasiado alto para ser cumplido. Que sí, que es alto, pero por encima de todo, nosotros tenemos al Espíritu Santo de Dios no solo sobre nosotros, ¡sino también morando dentro de nosotros! Él es nuestra principal ayuda. Pero claro, ¿le conocemos? ¿reconocemos al ayudador? ¿nos dejamos dirigir por Él…? Por otra parte, Jesús vino a enseñarnos cómo sería nuestra vida si camináramos en una perfecta comunión y armonía con nuestro Padre Celestial. Esto es asombroso y digno de imitar, además.

Las cosas de la vida nos engullen. Nos trastocan. Una tras otra recibimos oleadas tsunámicas de “cosas que hacer” que parece que no acaban nunca, incluso dentro de la iglesia. Y perdemos de vista el deleitarnos.

Créeme que nada de lo que escribo es una especie de juicio. No hablo desde una torre de marfil. Hablo desde mi propia experiencia. Me cuesta buscar a Dios con ilusión cuando atravieso algún episodio emocional, y más aún cuando —según yo— después de haber pasado un “tiempo razonable”, no veo algún tipo de cambio o avance. Sencillamente, deseo tirar la toalla. No quiero seguir buscando. Algo en mí parece susurrarme “es demasiado esfuerzo para tan poca recompensa”.

Pero, ahora mismo, mientras escribo esto, mientras dejo salir la frustración de la mejor forma que sé, mi “Ayudador”, el Espíritu Santo, comienza a cumplir su tarea. Si hay algo que merece toda la pena (y la vida, y el tiempo y el esfuerzo…) es buscar a Dios. Buscar y rebuscar, incluso con nuestras últimas fuerzas, porque simplemente Él lo vale. Porque hay testimonios, miles y millones de ellos que lo avalan. Y los hemos oído. Parece que no ocurre nada, que todo sigue igual, que nuestra búsqueda se tropieza con un techo de cristal (rayos, es justo así como me siento)… Pero llega el día, un glorioso día, en el que el cielo parecerá romperse, y las fuentes de la tierra habrán invocado a las fuentes del cielo. Y las lágrimas y la desesperación invertida en una búsqueda que a veces parecía no tener ningún impacto ni ningún resultado, habrá abierto los cielos de una vez y para siempre, así como el acto de obediencia de Cristo al bautizarse abrió los cielos sobre Él. Así como ese tiempo de ayuno, absteniéndose de todo en el desierto, le hizo volver “en el poder del Espíritu”. Así mismo se abrirán las fuentes del cielo para los que buscan, aún a pesar de sus frustraciones y a pesar de sus altos y bajos. ¡Sí! ¡Realmente lo creo!

“Aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas”Génesis 7:11b

Un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas; todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mí.” Salmos 42:7

De todas las tareas —nobles y no tan nobles— que puedo hacer con mi vida, de todo aquello en lo que podría invertir mi tiempo, lo primero, siempre lo primero, será abandonarme en Él. Y, llegados a este punto, Él y yo sabemos que ya no es un decir, ni tampoco una frase vacía que no conllevará nada más que una falsa sensación de determinación. Ya he pasado por eso, pero no. Llegados a este punto, esta frase va aumentando en coherencia cada vez más. Va trazando líneas más definidas en mi ser. Y crea surcos cada vez más profundos, destinados en un futuro a albergar y reconducir las enromes torrentes de agua viva que se van a desatar en un tiempo fijado que yo desconozco, pero del que estoy cada día —y cada momento de búsqueda— más cerca.

No desmayaré. No ahora. No hoy.

Tú, tampoco lo hagas.

—Lihem Ben Sayel.

No olvides darme tu opinión, así intercambiaremos impresiones y experiencias. Puedes escribirme también , si lo deseas, a mi email:

amira.lihembensayel@gmail.com

POESÍA

[RESUCITARÁ]

Eres como un ramillete
de canciones secas
desgastadas
de lo mucho que se han entonado
en los parajes distantes
de recuerdos absurdos,
fugaces;
letales.
Nube arrancada del cielo con
silencios que rompen ocasos.
Nada resurge. Nadie respira.
Contémplalo todo una vez más.
Y en medio de la muerte
habrá poesía extinta.
En lo oscuro, la luz,
resucitará.

 

—Lihem Ben Sayel