CONFESIONES :o, PROSA

LOVESONG [2]: El secreto de la noche.

He probado el sabor de tu paladar, más dulce que la miel, que destila las palabras de vida por las cuales yo subsisto. Me he internado en lo profundo de tus cámaras, para hallarte a solas, donde ningunos otros ojos puedan posarse sobre nuestros encuentros de intimidad y comunión ferviente.

Me has pedido, en sueños, que corra hacia ti, y mi devoción hacia ti se ha exacerbado. Yo dormía, pero mi corazón palpitaba con la fuerza de un huracán porque mi subconsciente escuchó tu voz, y yo corrí tras ella, aunque para ello tuve que abandonar la calidez de mi cama, la seguridad de mis aposentos. Y cuando fui en pos de ti —porque me llamabas, y me decías “ven conmigo, amiga mía”— me encontré con lo más cruel de la nocturnidad. Estaba sola, y tenía frío. Hombres malvados me rodearon y me despojaron de mi honra.

La única pureza que tenía para ofrecerte fue mancillada en la noche más oscura de mi vida. Ellos me golpearon porque a sus ojos yo no valía nada. El velo con el que cubría mi rostro y lo guardaba para ti me fue arrebatado. Fui herida y tuve miedo. Sus palabras fueron dardos que menoscabaron mi integridad. Sus golpes fueron actos de crueldad que subyugaron mi dignidad. Me sentía completamente indefensa y tan pequeña como un grano de arena en el desierto.

Pensé que no volvería a amar jamás. Pero el calor de tu voz me sedujo, y yo fui tras ella sin pensarlo. Porque, mi Amado, nada tiene más poder sobre mi corazón que el timbre de tu voz llamándome por mi nombre. ¡Soy como el débil metal atraído por el imán de tus palabras! Mi corazón es hielo que se derrite ante el fuego de tu mirada. Y cuando intenté resistirme, tu llamada se hizo aún más fuerte.

Cuando las doncellas de Jerusalén  me preguntaron <¿qué tiene de especial tu Amado que no puedes apartarte de Él ni aún en las frías madrugadas, ni aún a pesar de lo que has sufrido por ir tras su corazón?> Yo las mire, y sonreí —aún doliéndome mis recientes heridas—, y les dije: oh, doncellas, ustedes desconocen lo que mi Amado y yo hemos vivido en el secreto de la noche. He probado su fragancia de incienso, canela y mirra, y de todo tipo de especias aromáticas. ¡Eso no se olvida jamás!

Mi amado ha derramado sobre mí el aceite más puro, y ha hecho resplandecer mi rostro. Ha destilado su amor en forma de gotas de sangre solo para que yo pudiera sentirme otra vez amada, y a salvo. Sí, he sido herida. Sí, he sido golpeada. Sí, he sido mancillada por ir tras su corazón. Pero el recuerdo de la fragancia de su presencia lo ha impregnado todo en mí, aún mis temores y mis malas vivencias.

El sufrimiento que experimento cuando no estoy con Él, cuando no le siento cerca, es peor tormento que cualquier herida que me pudiese infringir el hombre. ¿Acaso no lo entendéis? ¿No habéis sentido algo así jamás…? Mi temor a perderle es mayor que mi temor a la violenta persecución de los que me odian.  Mi recompensa es ser bañada en el aceite fresco de su presencia, y oler tanto a Él, que mis aromas se escondan detrás del efecto omnipresente de su fragancia. Y ahí, mi gozo será completo. Ahí, mi corazón herido encontrará su tierno reposo, y los efectos reconfortantes de su perfecta sanidad.

Por eso, doncellas, amigas, dejen que continúe mi camino, dejen que siga las huellas de mi Amado, dejen que me adentre en las cámaras secretas de mi Rey, y dejen que Él y yo volvamos a recrear Edén, donde empezó todo, donde nuestro amor fue perfecto y sublime. Déjenme habitar en el secreto de la noche, porque ese es el lugar —el ambiente de eternidad— al cual pertenezco.

Lihem ben Sayel…

[Inspired by “Song of songs”, chapter 5.]

B3A5E724-8DD5-432C-BBDE-4978469E1AEB

CONFESIONES :o, PROSA

LOVESONG [1]: Enferma de amor.

Ven a mí, Amado mío, ven a encontrarme en el huerto de tus delicias. Ven tras el incienso y tras la mirra; tras los poemas escondidos en las flores de los verdes campos. He prometido seguirte hasta el final, en medio de los secos desiertos, y en medio de los valles pacíficos. Te seguiré, oh mi Amado, por el camino de los ríos formados por el monte Hermón. Te seguiré más allá de las altas montañas, en las cuales me escondo para encontrarme contigo.

Ven a mí, Amado mío, porque he dejado todo atrás para encontrarme contigo. He vendido todo cuanto tenía, me he deshecho de mis ganancias. Todo por cuanto trabajé, lo he puesto a tus pies, pues no es nada si lo comparo con la sublime experiencia de contemplar la hermosura de tu rostro, contemplarte de cerca.

Deja que me recueste, oh mi Amado, en tu regazo. Mi sueño es estar tan cerca de ti, que pueda oír los latidos de tu corazón. Déjame jugar con los mechones de tu cabello, y sentir en mi frente tu beso, y en mis mejillas la calidez de tu aliento mientras me hablas de los secretos de tu corazón, de los pensamientos de tu mente.

Soy impaciente; aquiétame. Soy impulsiva; contágiame con tu mansedumbre. Que tu bondad infinita se funda en mi interior y consuma mi maldad. Que tu sonrisa borre todas las heridas que me endurecieron y me desviaron de la senda de tu justicia. Que  el ardiente deseo que siento por abrazarte y ser una contigo jamás desaparezca, ni se disimule, ni se difumine con el paso del tiempo. Haré del tiempo mi aliado, pero no pienso soltarte. Me he aferrado tanto a ti, que si intentaras desprenderte de mí, me llevarías contigo.

Esta pasión me consume, ¡me consume tanto…! Mis huesos arden, mi piel te extraña, mi corazón late con fuerza cuando pronuncio tu nombre. Mis ojos lloran cuando te alejas. Mis manos, inquietas, se desesperan por tocarte, por alcanzarte, por aferrarse a tus pies y seguir tus huellas más allá del reino visible. Más allá de lo que mis mortales ojos alcanzan a contemplar con su incrédula esperanza.

¿Qué sombras son éstas que me persiguen…? Son siluetas del pasado las que quieren separarnos. En el momento en que te vi, me abalancé sobre ti y ellas desaparecieron. Su poder dejó de ser inminente y se redujo a cenizas. Siempre estuviste allí. Me abrazaste, lo sé. Tu consuelo fue el bálsamo que me impulsó a seguir. Siempre estuviste allí.

Agita mi interior y remueve los escombros. Repara las ruinas y reconstruye los cimientos. No me compares, Amado mío, no me compares con tus otros amores. Ni dejes que yo me compare con ellos. Vivamos nuestra propia historia. Si la muerte nos unió, no nos separará nada, ni siquiera la vida.

Lihem ben Sayel…

[Inspired by “Song of songs”, chapter 4.] 

72CBECF4-C882-430E-8DC7-F6CE4D951321

PROSA

Carta 9: el [profundo] cambio repentino.

A veces uno está muy quieto, muy solemne; tan en paz, que pareciera que está cerca la muerte. Pareciera que nada tiene demasiada importancia como para romper la armonía. O si nada fuese tan relevante como para llegar al punto de querer marcar distancias y esquivar besos, o aún peor, miradas.

A veces, uno está embriagado por algún tipo de sensación de satisfacción y cumplimiento, muy a pesar de que no se hayan alcanzado aún las metas. Piensas que, a fin de cuentas, no era tan importante llegar, como disfrutar de los días que te estaban llevando hacia allí. El camino. El recorrido. Todo eso.

A veces te preguntas quién eres, pero no porque lo hayas olvidado, sino simplemente porque eres alguien nuevo, y no sabes exactamente cómo fue que ocurrió, cómo fue que se desataron las cadenas y soltaste las alas, sin temor, sin complejos, para volar hacia un nuevo horizonte lleno de aventuras por vivir.

No quiero saber si es real, porque sé que lo es. Tampoco quiero indagar mucho —no vaya a ser que se termine el encantamiento. Así que solo daré las gracias, porque este cambio, sea lo que sea a lo que se deba, no solo me hace más feliz a mí, sino que también alcanza a lo que más amo. Y a lo que no tanto.

—Lihem Ben Sayel.

PROSA

Carta 8: Las arenas del tiempo.

Como antídoto del desaliento me abracé a tu esperanza: el infalible ancla que me ayudaba a fondear en las aguas profundas de la quietud. Reconocí en tus palabras el ungüento que, aplicado con delicadeza y precisión, surtía efectos poderosos en mi alma; en mi corazón. Quién diría que las tazas rotas y los poemas tachados se convertirían en tesoro muy preciado del baúl secreto de mis memorias. Quién diría que el olor de tu perfume sería mi puerto seguro, mi lugar de paz. Y es que cuando te abrazo, el mundo se detiene, y la llaga ya no duele. El grito se transforma en susurro, y la obligación en placer. Ahora, nos toca ser fuertes, como el soldado que, cuando arrecia la batalla, recobra el valor viendo en el horizonte el rostro de algún ser amado, para no olvidar que es por algo mayor que sí mismo por lo que lucha. Y ese algo, cómo no, permanece atado al amor. Para siempre. Hasta que dure la noche y el día. Hasta que se disuelvan las arenas del tiempo en las manos de los astros que componen el universo; nuestra historia, y la de todos.

—Lihem Ben Sayel.

 

MDUP2

MDUP II: “Perdida”

MEMORIAS DE UNA PRINCESA
[SEGUNDA PARTE]

«Perdida»

El mundo gira alrededor de mí. El malestar es exagerado. No sé exactamente dónde estoy, ni tampoco, a ciencia cierta, hacia dónde debo ir. Ojalá hubiese una mano amiga que me llevara más allá de lo que ven mis ojos, y me mostrara, con una sonrisa de calma en el rostro, que finalmente llegaré. Allí. Dondequiera que sea ese lugar. Así, al menos, me sentiría un poco más segura. Un poco menos fuera de sitio. Supongo que es normal sentirse así, al menos después de que el suelo bajo mis pies desapareciera por completo, y no encontrara nada firme en lo cual pudiese afianzarme. Excepto Él. Su mirada. Sus palabras, resonando como eco en medio de la tempestad más abrumadora y ensordecedora. Tempestad que, a la vez, me ha enseñado a confiar más en Él. Aún así, me siento perdida. ¿Cómo es posible experimentar esta sensación de exilio? Fácil. Porque el lugar al que pertenezco no es terrenal. Aquí, no soy más que un caminante pasajero.

Lihem Ben Sayel,

The princess of the Lord…

🌹

 

PROSA

Carta 4: La noche perfecta.

Es de madrugada. Y yo despierta, escribiendo, cómo no. Pero es que hace muchísimo que no vivía una noche como esta, donde la luna está llena, y se asoma por mi ventana, con prepotencia y melancolía. Estoy en una casa enorme, preciosa, la casa de los abuelos, donde toda la familia se reúne.  Está llena de espejos, y yo pienso que, definitivamente, podría ser muy feliz aquí, —sí, entre otras cosas, por los espejos. Esta noche es perfecta: yo, muy lejos de la rutina, bañada por la luz de la luna; de fondo, los grillos, algún ladrido. Y a lo lejos, un bosque frondoso, con inimaginables tonalidades de verde, por el que atraviesa un río helado. Qué bella es Noia. Qué bella es Galicia. 

—Lihem Ben Sayel.

d3796d95c234d3c6b152835b5735d064

PROSA

Carta 3: Fire and scars.

No cierres la puerta, —no la cierres, aún. Antes de que entres por completo en mi vida, déjame explicarte —sin llantos, sin voz— que estoy hecha de fuego y cicatrices. Y allí,  donde encuentres fuerza, es porque primero hubo una herida. 

—Lihem Ben Sayel.

48DE2488-7AE8-4D26-A5CF-47DBEF20EC6C

PROSA

Carta 2

Caminando a oscuras por la casa, me tropecé con las maletas, aún sin deshacer. La nevera —que emitía su ya característico e inquietante ronroneo—, me recordaba que la vida continúa, aunque tú ya no estés aquí. Me froté las manos, ya sabes, por el frío. Sigo conservando la incomprensible costumbre de no ponerme la bata cuando salgo de la cama, aunque estemos en pleno invierno. Uno repite los patrones que le hacen sentir seguro, y a mí, en concreto, jamás me ha gustado taparme los hombros. Fue entonces cuando supe, casi instantáneamente, que podría acostumbrarme a cualquier cosa, menos, cómo no, a que me llamen viuda.

—Lihem Ben Sayel.

CONFESIONES :o, MUY PERSONAL, REFLEXIONES

“Nuestro nombre escrito en la pared” [Parte II]

Fui creciendo en mi vida cristiana a pesar de múltiples obstáculos. Siendo honesta, hubiera sido más fácil para mí dejar de seguir a Jesús, y hasta parece que habría tenido las excusas perfectas para hacerlo. Sin embargo, me sentí tal como Jesús dijo a sus discípulos: “ustedes no me eligieron así, sino que yo los elegía ustedes”. Me sentí así, escogida, elegida, predestinada. Me sentí rescatada de todo lo que me rodeaba, que bien podría haberme matado en múltiples maneras. Y, en efecto, las circunstancias que viví no me mataron. Pero me hirieron de muerte. Me costaría años y años sobre años poder recuperarme de un alma completamente quebrada y subyugada al miedo y la intimidación. En fin, de muchas sensaciones que prefiero no recordar. Es pasado.

En todo ese proceso de mi nueva pasión [Jesús], cuando hubiese preferido morir, y me sentía la persona más sola sobre la faz de la tierra, sentía la presencia de Espíritu Santo. ¡Wow! ¡Realmente no estaba sola! Ahí, junto con las lágrimas y las preguntas, junto con el dolor y las heridas, estaba Él. Él era ese abrazo. Ese amigo que lloraba conmigo. Ese que entendía mi dolor, y me pedía permiso para poder sanarlo.

Nuestra relación —como ocurre con nuestras relaciones con las personas, cuando pasamos juntas por terribles situaciones— se tornó más y más profunda. Había un halo de intimidad que me acompañaba siempre. Sin embargo, en algún momento perdimos la conexión. Y supongo que ocurrió cuando creía que, por estar en otra posición —de victoria— ya no le necesitaba tanto como antes.

Hacía cosas para Él, pero no necesariamente tenía una relación profunda con Él. Sin embargo, la anhelaba con todo mi corazón. Si me conoces un poco, sabrás que siempre he estado apasionada por Dios. DE eso no hay duda.

Pero… el hacer cosas para Él, en algún punto de mi vida, sustituyó al ESTAR con Él. El resultado de eso es que, por más que lo intentara, parecía que al dar un paso hacia delante daba dos hacia atrás. Mi relación no era constante, por lo tanto, tampoco podía ser muy profunda.

A finales de 2015, me desesperé. Me desesperé DE VERDAD. Y le dije: da igual lo que tenga hacer o dejar de hacer, ¡voy a tenerte! ¡Voy a perseguir tu corazón tan profundo como tenga que perseguirlo! Fue tan grande mi determinación, que, al entrar a 2016, mi vida giraba en torno a esto: PERSEGUIR EL CORAZÓN de Dios. Y, por ende, tener una relación más profunda con Espíritu Santo. CONOCERLE DE VERDAD. Porque en realidad ¡no lo conocía lo suficiente!

Estamos en 2019, y solo puedo decir que cada año, desde que tomé aquella determinación en 2015, ha sido mejor y mejor y mejor. De hecho, este año está siendo sencillamente perfecto. No solo celebro el nacimiento [en enero] de mi segunda hija, sino que, además, muchísimas de las cosas que me impedían seguir más profundo en mi relación con Espíritu Santo, desaparecieron. Estoy rodeada de profetas. Los tengo como amigos íntimos. Y con relación a ello, hoy me di cuenta que siempre he tenido amigos íntimos que son profetas. Este año, Dios ha confirmado muchas cosas en mi corazón por boca de sus profetas. ¡Y me prepararé en torno a ello!

No estoy donde quisiera estar aún, pero vaya si te digo que estoy en el camino correcto. Perseguir a Dios es lo que hago todo el día. Buscar su rostro es mi estilo de vida. Todo en mi vida gira en torno a ello. T O D O.

Cuando haya llegado al cumplimiento de mi destino, y vea muchas más cosas de las que jamás imaginé, y me pregunte: “pero, ¿cómo llegué hasta aquí…?”, leeré estas entradas, y lo recordaré: JUST BEING HERE, AT YOUR FEET. JUST BEING HERE, ON MY KNEES.

Brought-to-Knees2000-1490x993.jpg

 

MDUP2

MDUP II: “El anillo de los siete Espíritus de YHWH y del pacto con Menahem”

MEMORIAS DE UNA PRINCESA
[SEGUNDA PARTE]

«El anillo de los siete espíritus de YHWH  y de mi pacto con Menahem»

E7D65125-D936-4388-AFEB-1564BB2FC406

En esta nueva etapa, en este nuevo tiempo, finalizando tres años de una dura travesía, llena de incertidumbres y desasosiego, un tiempo de sinuosas cuestiones y dudas sembradas en lo profundo de mi corazón, Menahem me ha recordado un anillo que dormía plácidamente olvidado en un pequeño cofre. Es un gran anillo conformado, a su vez, por siete aros, unidos por una delgada placa en la cual va tallado mi nombre. Al verlo, instantáneamente, recordé la Escritura del profeta Isaías:

«Y reposará sobre él el Espíritu de YHWH; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de YHWH.»

‭‭—Isaías‬ ‭11:2‬ ‭

En ese momento, comprendí que Menahem me guiaba a llevar este anillo en la mano izquierda, ya que en la derecha llevo el anillo de mis pactos con YHWH, cuyo nombre está tatuado en el interior de tal anillo.

Mi nuevo anillo de los siete tratados, representará la plenitud de Menahem, los siete espíritus del Dios viviente, sobre mí: Espíritu de YHWH, espíritu de sabiduría e inteligencia, de consejo y poder, de conocimiento y temor de YHWH. Será la representación física de mi pacto y mi relación con Menahem.

Ahora, solo me falta la estrella, que me identificará como ciudadana del Reino de los Cielos, la cual debe proceder exclusivamente de Yerushalayim.

Lihem Ben Sayel,

The princess of the Lord…🌹