CONFESIONES :o, REFLEXIONES

La razón de mi “locura”

c4eb700fdb7ae9bd3dfe84b73dec9d6eLlevo varios minutos frente al ordenador sin saber realmente qué es lo que quiero expresar. Hoy es uno de esos días milagrosos en los que cuento con más tiempo de lo habitual, a estas horas. Estoy escuchando una sencilla oración convertida en canción, de Kim Walker-Smith, “Just be”, donde le dice a Dios “todo lo demás puede esperar, he venido a buscar tu rostro.” Y, ¿sabes qué?, la entiendo, la entiendo perfectamente. Sé que algunos de ustedes —talvez muchos— estén un poco cansados de mis publicaciones en este sentido. Talvez crean que soy “una pesada”, que estoy exagerando, o que simplemente esto es postureo, y nada más. PERO NO. ¡No lo es! No me sentía tan viva en mi fe, desde aquella madrugada del 30 de Enero de 1998, en el que tuve mi encuentro personal —radical, brutal— con Jesús. Recuerdo que, en ese entonces, sentí por primera vez “la presencia de Dios”, sí, justo en el instante en que dije “amén” al terminar de hacer la oración en la que recibía a Jesús como mi salvador y mi Señor. Lo recuerdo vívidamente, porque esa misma presencia es la que persigo día tras día. Pero también he pasado por temporadas en las que no la sentía. ¡Nefasto! Es como sería para un pez estar fuera del agua. Es adictiva su presencia, porque me indica nada más y nada menos que estoy conectada con Él. Con Dios.

Casi puedo esuchar los rumores: ¿qué le pasa a ella? ¿Por qué habla tanto del Espíritu Santo? ¿Con quién se está juntando? ¿Qué locura tiene ahora? ¡Oh, si supieran lo que estoy sintiendo! ¡Si supieran que todos los días, en cualquier momento del día, su presencia es tan fuerte sobre mí que solo puedo llorar!¡Estoy desesperada por Él! ¡Y no por más de Él, sino por TODO DE ÉL!

Y para disipar vuestras dudas, sí, me estoy “juntando” con alguien, y cada vez me estoy juntando más: y es a la persona del Espíritu Santo. ¡Sí! Porque creía que lo conocía, pero no era cierto. Me había acomodado a una vida cristiana mediocre, y tenía justificaciones teológicas y bien razonadas para vivir así de engañada. Así que no puedo hacer otra cosa que hablar de aquello que busco y persigo, y de aquello en lo que pienso todo el tiempo. Pienso en el Espíritu Santo. Pienso en el corazón de Dios. Pienso en que anhelo desesperadamente ser discipulada por mi Señor Jesús a través del Espíritu de Dios que nos guía a toda verdad y nos revela lo que está por venir.

Me alegro por todos ustedes que están contentos con vuestras vidas cristianas. Me alegro por ustedes que, por hacer mil cosas dentro de la iglesia, ya creen que Le conocen. Me alegro por ustedes que, al ostentar sendos títulos eclesiásticos, ya piensan que “lo han logrado”. ¡De verdad, Dios sabe que me alegro! Pero hermanos y hermanas, ese no es mi caso. ¡Yo no estoy conforme! Y ahora mismo, no soy más que una ama de casa y mamá de dos bebés a los que tengo que cuidar todo el día. Mi situación actual me “limita” de estar haciendo las cosas que ustedes me veían hacer todo el tiempo —cosas que, seguramente, en su momento, volveré a hacer si así Dios lo quiere—.

Pero he decidido abrazar esta temporada como la abrazó David detrás de las ovejas, o como la abrazó Juan el bautista en el desierto. O Pablo, cuando se ocultó después de su encuentro sobrenatural con Jesús en Damasco. O incluso como Juan, desterrado en aquella terrible isla de Patmos. ¿Pero saben qué hay en común en estos ejemplos? Que todos, en medio de esas circunstancias, se encontraron con Jesús, y desarrollaron una profunda intimidad con Dios.

No estoy conforme. Y estoy desesperada. No descansaré hasta estar tan cerca del Señor, que pueda recostar mi cabeza en su regazo, impregnarme de su fragancia y juguetear con sus cabellos, incluso sentir con la yema de mis dedos el tacto de sus vestiduras. No descansaré hasta que su voz retumbe en mi pecho. No descansaré hasta que Él me mire de forma confidente, como quien mira a su mejor amigo o amiga.

En la canción de Kim —que sigue sonando sin parar—, hay otra línea que dice “nada quiero más, porque nada importa más, solo estar aquí a tus pies, solo estar aquí de rodillas. Aquí en tu presencia estoy completa. Jesús, eres todo lo que necesito”. 

Esta sencilla canción, acompañada al piano, resume toda mi vida. Todo lo que deseo, anhelo y persigo. Si no lo puedes entender, oraré para que lo entiendas, y llegues a sentirte tan desesperado como yo. Porque al final, Dios te lleva al desierto únicamente con el propósito de que puedas volver a la Fuente de Vida. Que puedas volver a Él. Y que, como dice Kim, estés tan enamorado y loco por su presencia, que realmente NADA quieras más —que estar con Él—, porque NADA te importa más.

Y si algo del precio que tengo que pagar por expresar cómo me siento, es vuestro rechazo o escepticismo, lo pagaré con mucho gusto.

¡El premio es demasiado grande!

[Risas estridentes, “yujus”, y saltos de alegría hasta el techo.]

PROSA

«ESCRITURA Y MÚSICA»

Pipe_organBook_Piano_Old_442389«Entre silencios y sonidos se teje una vez más
el cálido poema que creó  al mundo.»

La furia de las palabras crece veloz, en mi sangre. Música; pienso, que no hay poema más hermoso, que el que se deletrea en las notas, en los arpegios, en las melodías que se confunden con risas, unas veces, y con lágrimas, otras tantas. Y cada canción nos cuenta algo: una congoja oculta por demasiado tiempo, una alegría explosiva y, en algunos casos, temeraria; la música nos describe la poesía directamente al corazón. Nos dibuja historias que jamás habíamos imaginado antes, pero, que de pronto, están allí, ocupando el sitio que les correspondía en nuestra memoria.

Escritura y música; el orden es irrelevante. Los sonidos nos construyen puentes con aquellos senderos escondidos a los que no sabíamos cómo acceder. Y, como no tomamos escarmiento de casi nada, volvemos a escuchar una y otra vez la misma canción, porque queremos escuchar una y otra vez el mismo poema roto y esquivo.

Me perdería en la música, tanto o más como ya me he perdido en la poesía, en la escritura del alma abierta y sin reservas. Me incrustaría en un instante para hacerme inmortal, y perseguir la eternidad que mi espíritu busca, porque sabe que a ella pertenece.

Y me atreveré a decir que jamás conoceré a la música en su plenitud, pero ella sí me conoce a mí. Es por eso que, flagrantemente, me persigue y me atrapa; conecta con mis sentidos y con la profundidad de mi interior, que se revuelve, presa de un poder mayor.

Talvez habito demasiado en la música y en las letras, talvez tanto, que he olvidado cómo escribir sin un sentimiento puro y genuino. Porque no quiero que mi escritura se torne jamás automática y perfecta. Simplemente quiero que tenga el poder de “hacer sentir”.

—Lihem Ben Sayel

 

ACTUALIDAD, MÚSICA DE LA BUENA, MIS AMIGOS LOS GENIOS, MUY PERSONAL

GRACIAS, JAMES…

Hoy es un día triste para mí. Como gran amante de la música que soy, no puedo pasar por alto el fallecimiento de James Horner, mi compositor favorito (en cuanto a bandas sonoras se refiere), a quien conocí con nada más que 11 años gracias a su maravillosa composición de la BSO de “Titanic”. Sin embargo, nuestra historia no quedaría ahí. James Horner forma parte del acontecimiento más maravilloso e inolvidable de mi vida hasta ahora: mi boda. Y para entrar al altar, elegí minuciosamente una pieza suya compuesta para la mítica “Braveheart”, llamada: “For the love of a princess”, cuyo tema me ha dado la sensación siempre de haber sido compuesto para mí. Y mi afirmación no es atrevimiento, sino la hermosa sensación que puede generar la música en nosotros. Hasta el día de hoy, esa canción es tan importante para mí, que me es imposible escucharla en cualquier circunstancia, salvo en momentos especiales, porque sus notas remueven mis entrañas con un poder que sólo la música y su vínculo con los momentos más relevantes de nuestra existencia pueden explicar.

Por eso, gracias James, porque tu genialidad y sensibilidad han estremecido el corazón de millones de personas alrededor del mundo; y entre todos ellos, está también el mío.

Descansa en paz.

james-horner

CONSEJOS, REFLEXIONES

TÚ, SONRÍE.

music-makes-me-happy-by-plastickheart-png

No todo saldrá siempre como tú quieres. A veces, tus expectativas no serán satisfechas. De vez en cuando, notarás que el dolor es intenso. La melancolía ganará terreno. [¿Será cierto aquello de que los tiempos pasados fueron mejores?] La gente cambia. Tú cambias. Todo cambia. 

Sin embargo…

El sol sale todos los días. Las estrellas iluminan las noches. Las flores silvestres siguen creciendo junto al camino. Los pajarillos no detienen su alegre canción. El arcoíris corona las nubes allá a lo lejos. Tu corazón aún late, como música de fondo. La brisa aún revuelve tus cabellos. La lluvia sigue cayendo, cayendo, cayendo…

La vida continúa. 

Así que, entonces, ¿qué más da…?
TÚ, SONRÍE.

🙂

LIBROS/LITERATURA, MÚSICA DE LA BUENA, MI VIDA EN IMÁGENES, PERSONAL, VIVENCIAS

-DESAFÍO: EL LUGAR DONDE ESCRIBO.

Les presento a mi nuevo amigo, Adam Hurst. Le amo.

Reconozco que  la idea me sedujo por su originalidad, así que muchas gracias  a mi compañero Donovan por tomarme en cuenta para este desafío tan divertido. Cada escritor tiene su “mundo”, delimitado muchas veces por líneas imaginarias, porque la “gran idea” puede aparecer en cualquier momento y en cualquier lugar… y como bien sabemos, hay que estar preparados 😀

EL LUGAR DONDE ESCRIBO….

1. Principalmente escribo en mi casa. En esta mesa, para ser exactos. Mi Mac es ahora mismo donde escribo y desarrollo los proyectos extensos (novela, cuentos, relatos, etc…). Es mi principal herramienta. Pero para mí, el papel es papel.

10481947_1551320631811981_7032456833259597283_n

Así que las cosas personales y de vital importancia siempre las registro en papel. Aunque tengo muchos diarios y cuadernos, le asigno a cada uno una importancia y una tarea específica:

  • cuadernos de poesía (Nivel básico),
  • cuadernos de poesía (Nivel PRO),
  • diario personal (mezclado con escritos de una novela que empecé en 2007 u 8),
  • diario de viajes/congresos,
  • diario de noviazgo/matrimonio,
  • cuadernos para apuntar ideas, o para usar como diarios,
  • cuadernos que me compré porque son bonitos 😀
  • cuadernos que me han obsequiado
  • etc…

En fin, que si algo no falta en mi casa, son diarios y cuadernos, como pueden ver. Además me encanta escribir con pluma y tinta de vez en cuando, así que tengo varios sets de caligrafía.

2. Lo de ahí abajo es un sitio donde paso mucho, mucho, mucho tiempo durante la semana. Y ahí también he escrito muchas cosas. Además, en ese lugar hay mucha paz, así que me llueven las ideas, que normalmente guardo en mi amado Evernote para luego hacerlas realidad.

IMG_6939

3. Soy muy hogareña. Así que mi casa es mi pequeño refugio, mi lugar perfecto en el mundo. Les aseguro que en mi casa soy feliz, y jamás me aburro :D. Este es el motivo principal por el cual no quedo con mucha gente 😀 😀 😀

Si entras, esto es lo primero que te encuentras…

11021088_1551320005145377_2110729262903286522_n

4. Y bueno, aunque no tengo tantos libros como quisiera, aumento cada vez que puedo mi biblioteca personal. Como pueden notar, me estoy quedando sin espacio para más libros… 😦 Y eso no me gusta.

1010141_1551319978478713_1917054390886189099_n

10987444_1551320035145374_6552237633820921888_n

5. Para mí la literatura va ligada a la música, sí o sí. Así que este es mi rincón donde tengo algunos de mis libros favoritos, (hay más libros detrás de esos libros, aunque no se aprecia), y desde donde muchas veces suena mi música. Ese es Adam Hurst, mi nuevo descubrimiento. Tiene unos temas preciosos y me inspira muchísimo.

268534_1551320198478691_8835611390979165205_n

6. Y hablando de inspiración… aparte de música, necesito sentirme ambientada. Y si hay elementos de la naturaleza que me inspiran al máximo (aparte de una luna llena y una noche estrellada, claro), esas son las montañas. Tengo la bendición de estar rodeada de un par de ellas, aunque lo ideal sería estar rodeada de auténticos bosques.

10982446_1551320255145352_6186109813524157845_n

7. Les añado esta foto que fue un verdadero regalo de Dios. Frente a mí tengo una isla, que es lo que se ve en el horizonte. Pues ese día, me desperté, y al amanecer el cielo estaba rosado, ¡incluso la luna llena estaba rosada! Fue el espectáculo de la naturaleza más hermoso que he visto en mi vida. Obviamente no se aprecia igual en una fotografía…

IMG_3869

8. Pero… como todos sabemos, hay un momento en que el escritor debe “desconectar”. Pues les presento a mi ratito de desconexión: la NBA 😀 Normalmente siempre pierdo, porque no soy muy docta en videojuegos. Pero bueno, me distraigo un ratito para luego seguir con mis cosas 😀 Antes era de los Lakers, pero han hecho una temporada malísima. Así que me cambié a los Spurs, pero como ahora Hardem está anotando muchísimo, pues resulta que ahora juego con los Rockets. Sí, soy lo que se dice “una chaquetera”. No soporto perder 😀

11021271_1551320588478652_6717269273216890704_n

9. Y no me olvido de mi pequeña “Rania”, el pc con el que empecé a escribir mi novela. La tengo en la habitación para otros fines, pero jamás olvidaré que fue con ella que empecé la aventura literaria más larga de mi vida, y la que más esfuerzo me ha requerido. Gracias Rania 🙂 ; (le puse Rania en honor a la Reina de Jordania).

10991383_1551320465145331_1431319890168781748_n

NOMINADO:

Tengo una grandísima curiosidad por conocer el lugar donde escribe mi amigo N. Joaquin Acosta.

Lihem ben Sayel…

CONFESIONES :o, MUY PERSONAL, PROSA, REFLEXIONES, TESTIMONIOS

SERIE: CARTAS PERDIDAS (I)

Presentación2

En honor a esas decenas de cartas que he escrito y que jamás han llegado a su destino, ya sea por cobardía o por sensatez…

Imagen1

(Play mientras lees…)

#1

Hola, cómo estás… quería tomarme este tiempo para decirte un par de cosas. Sí, ya sé que han pasado muchos años, y que quizá sea demasiado tarde, pero no podía pasar una noche más con esta sensación tan profunda ahogándome. 

Simplemente quería pedirte perdón:

Perdón por no haber comprendido tu amor por mí.

Perdón por haberte hecho sentir culpable más de una vez.

Perdón por haberte “castigado” con mi indiferencia en represalia al daño que nos hicimos en el pasado.

Perdón por no haberte demostrado con mis abrazos que ya el pasado estaba olvidado, que sólo nos quedaba seguir adelante sin más remordimientos.

Perdón por haber dejado pasar demasiado tiempo, demasiados silencios, demasiados momentos que sé que ya no volverán.

Por eso te escribo esto, porque quizá de algún modo u otro aún no sea demasiado tarde para mirarnos a los ojos, tomarnos de las manos y darnos ese abrazo que tanto he deseado, sobre todo en los minutos más oscuros de mi vida, cuando en silencio gritaba tu nombre para que vinieras a socorrerme, porque sabía que sólo tu presencia me ayudaría a sentirme protegida una vez más.

¿Tú qué crees, podríamos lograrlo…?

Sí, seguramente dirías que sí, y me apretarías contra tu pecho haciéndome sentir lo mucho que has esperado esta carta, este momento en tu vida.

Pero nunca he tenido tu valentía para decir las cosas tan de frente, ya sabes, las emociones no son mi fuerte, y llorar ante alguien sigue siendo para mí una especie de estigma de fragilidad. No sé por qué me vuelvo tan loca con esto, si de todas formas he aprendido a asimilar mi fragilidad, pero ya ves… hay cosas que siguen sin cambiar.

Ahora sé que todo podría ser distinto, todo podría ser tan bueno si yo te entregase esta carta y si rompiese a llorar de todas formas sin importarme demasiado desnudar mi alma.

Pero esta carta no llegará a su destino, una vez más.

Y así, seguiremos tan cerca pero tan lejos…

Nunca me ha gustado mi exceso de complejidad.

MUY PERSONAL, PROSA, VIVENCIAS

MÚSICA

 

(Pulsa play mientras lees…) 

 

 

¿Tendré que creer que siempre estuviste allí, encerrada en mis sentidos, parte de mi ser? Desde la voz de un Ser que me hablaba de destino y propósito, aún antes de yo llegar  a este lugar; hasta el latido de un corazón que me amaba, y que  escuchaba yo desde el vientre dulcemente  palpitar.

¿Cuál fue la primera melodía, el primer canto, la primera vez? ¿Cuándo tuve consciencia de que en mis pasos te vería siempre una y otra vez? Aún en tu silencio también te encuentro, pausada, retórica, llena de voluntad. Porque tú sí que sabes callar, y de repente, en tu silencio te das a notar aún más.

Le das sentido a cada historia; y tantas historias se han escrito por ti. Porque eres la musa, la reina de todas las cosas hermosas que se pueden hallar por aquí. ¿Quién no sucumbió a la pasión por tu causa? ¿O qué enamorado amante no derramó sendas lágrimas? Solo por oírte, por tener tu compañía. Porque junto a ti las noches no son tan frías.

 

 

He volado junto a ti. He llorado. He amado y he sido feliz. He soñado. Perdí tantas cosas que tú me ayudaste a recuperar. Escribí tantas historias que tú me contaste en la intimidad. Me hablas siempre que quieres. Ahí no existo yo. Solo importa escucharte, tiernamente o a viva voz.

El sonido del elegante violín, o del intimista saxofón que seduce. La arrogancia del trombón, o el piano que cambia lo amargo a dulce. El cello que embriaga con su fuerza, o la flauta que enternece con su delicadeza.  ¡Cómo no encontrarte hermosa, cómo no sentirte bella! Si aún en las palabras bailas cautelosa, y en los movimientos tu entrada celebras…

Solo quien te conoce tal vez pueda en verdad apreciarte, pero no hace falta conocerte del todo para que se pueda locamente amarte. Eres la luz de la oscuridad de los sueños. Pones fin a las tristezas o entonas el principio de algo etéreo. Da igual, yo te necesito. Quiero tenerte cerca. Así sabré que existo. Porque me acercas a todo cuando amo, y me apartas de todo cuanto temo.

 

  

¿Quién no recordó tiempos vividos con una sola nota, con solo un poco de ti? ¿Quién no revive  el pasado, o mantiene latente el olvido? Poesías y epopeyas, prosas y narraciones, las más bellas. Todas impregnadas de ti. Y las danzas, la alegría, todas las sonrisas, los besos y demás. Porque no es posible hastiarse de ti. Porque es imposible no querer más.

¿Cuál fue nuestra primera vez…? Seguramente, jamás podré saberlo. Porque tú, al igual que tu Creador, tienes un matiz eterno.

 

 

Lihem Ben Sayel,

 The Princess Of The Lord…