VIVENCIAS I: EL ORIGEN

He tardado en encontrar esto. Sólo lo conseguí después de rebuscar en todos mis archivos del Blog, y al darme cuenta de que lo había borrado, tuve que buscar en mis archivos de papel. Una persona como yo es capaz de archivar tantas notitas de papel, cartas, manuscritos, poemas, etc, como le sea posible. Así que no sería tarea fácil encontrarlo, sobre todo por mi mala memoria: escondo las cosas importantes o muy privadas, pero luego al paso del tiempo se me hace imposible recordar dónde lo guardé. Así que tuve que recurrir a una plegaria: y en ese mismo instante, al terminar de mencionarla, apareció delante de mí.   En este momento suena una canción de aquellos tiempos (como los llamo yo). ¿Casualidad? No creo… Así que va a ser la canción que ambiente esta entrada tan especial para mí.

Llevo desde julio del 2007 con este Blog. Y después de una intensa sesión de 2 horas de entrenamiento me han venido a la memoria estos escritos antiguos, los cuales, si mal no recuerdo, datan de finales de octubre del 2007.

Esta no fue la primera entrada que hice en el Blog, pero sí que fue la que desencadenó todo lo que significa “Memorias de una Princesa” y “Lihem ben Sayel”. Estoy consciente de que a la mayoría les sonará a algo completamente desconocido, y en verdad, a estas alturas y después de tantos años, tampoco estoy segura de que alguien (que aún esté en mi círculo) conozca el inicio de esta historia.

Pero aquí está… Y no va por nadie más, sino por mí. Por todo lo que ha sido y sigue siendo mi historia, que no es más importante que la de nadie, pero sencillamente es la mía, y eso la hace única para mí.

Lo presento, como siempre, como un relato corto. Una prosa en primera persona. Ficción. Novela. Llámalo como quieras. La verdad sólo la conozco yo…

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

 

VIVENCIAS I: El origen.

8fac114454bfc7d240b5e25636c23769

La princesa escribe en su diario una vez más. Siente que algo está ocurriendo en su vida. No es normal, mucho menos agradable. Sin embargo, ha hablado con su Padre, el Rey, y éste le ha dicho muy sabiamente que es necesario que comience a zanjar ciertos asuntos internos a fin de que cuando le toque estar en la posición que Él ha preparado para ella, el enemigo no encuentre ninguna brecha por donde atacar.

Ella, obediente al Rey, ha decidido ir a un lugar seguro, el lugar secreto donde esconde su diario, y empieza a escribir. Los resultados le asombran y se sorprende a sí misma cuando al cabo de unos cuantos minutos se decide a leer lo que ha escrito. -¿Tan vulnerable soy?-piensa, pero finalmente, lo hace…:

“Voy caminado sola por las calles de mi pueblo, pero…¿realmente estoy sola? No. Está Él ahí. Y también el maldito temblor. No volvía a sentirme así desde hace mucho tiempo, cuando fui capaz de confrontarlo, cuando dejé de soportar. Sigo caminando y abrazo mi cuerpo con mis manos como lo hice hasta hace un año, o incluso hasta hace un par de meses, temblando.”

“Pero no estoy sola. Siento sus abrazos, cómo sostiene mi mano. Cómo me protege. Sufre conmigo y no está interesado en que vuelva a ocurrir. Sencillamente me defiende de toda amenaza externa. ¡Quién iba a ser! Él, mi mejor amigo. Siento su celo hacía mí, y su fuerza. Él está justo aquí.”

“Continúo caminando por las calles y mientras cuento unas monedas, éstas se deslizan de mis manos; caen. Mientras me agacho a recogerlas pienso: “¡qué torpe!” Y sigo temblando.”

“Al sentirme así, tan expuesta, me siento desnuda delante de la gente. Como si supieran exactamente lo que está pasando por mi cabeza en estos momentos. Tantas imágenes. Tantos recuerdos. Ayer, en aquella fiesta me preguntaban lo que me ocurría. Ellos, los buenos amigos, los que me conocen, los que se preocupan. Lo agradezco.”

“Se me ocurre pensar que siempre hay un propósito detrás de todo esto. Se me ocurre pensar que puedo ayudar a alguien, que puedo ponerme en su lugar y entender o tan sólo abrazar.”

“Continúo caminando en esas calles; no estoy sola, pero me siento frágil, vulnerable. La mujer que antes era capaz de poner mil barreras antes de denotar un ápice de debilidad o fragilidad ahora se muestra tal y como es: sensible, temblorosa, atemorizada, disminuida en ciertas emociones que sólo Él es capaz de sanar, con su amor y ternura. Esta mujer se muestra tierna, cariñosa, espectante de amor, genuina, sincera, íntegra. Después de todo sabe quién es y nadie le puede robar esa identidad. Se la dio su Padre. Me la dio el Rey. Es innegable.”

“Sé que he de enfrentarme a viejas heridas y viejos desafíos antes de tomar el lugar que el Rey ha preparado para mí. Nadie nunca me dijo que sería fácil. Pero comprendo y sé que estoy en el camino correcto. Mantengo mi integridad. Mi pureza. He sido obediente al Rey y Él ha de recompensarme a su tiempo.”

“Aún así confieso que la mirada sucia de aquellos hombres, las palabras soeces u obscenas, los gritos, los roces, cuerpo a cuerpo, me molestan. No soporto que un hombre que no sea el Rey me acaricie o me toque. Mis amigos lo saben y me comprenden. Admiro el respeto de ellos hacia mí, aunque hay quien no soporta la presión y me abandona, talvez cuando más lo necesitaba. Tampoco importa tanto; siempre tengo la amistad de aquellos y aquellas que son capaces de callarse y escuchar, abrazarme y llorar conmigo, o que me han escrito cartas con palabras de ánimo en cada situación.”

“Me he convertido en una princesa solitaria a quien le encanta pensar, leer, escribir, pero ante todo sentir. Casi me roban esto, pero mi mejor amigo me protegió. Después de todo él estuvo ahí llorando conmigo cuando todo ocurría, incapaz de abandonarme, y rogando para que tuviese fuerza del cielo para seguir adelante y no rendirme.”

“Al fin no estoy en las calles de mi pueblo. Estoy en la habitación de Palacio. Me siento un poco más segura. ¿Se´re capaz de hablar y sincerarme? Al menos ya no ocurre con tanta frecuencia como antes. Aunque no sé si lo soportaré una vez más.”

“Cuando me he preguntado a mí misma las repercusiones de todo aquello, pienso: me es difícil confrontar algo. ¿Por qué simplemente no dije “basta, no más”? ¿Por qué guardé silencio? ¿Por qué no pedí ayuda? En lo profundo de mí, en mi subconsciente, creo que llegué a pensar que era normal, y que no podría hacer nada para remediarlo. Después de todo era muy frágil y ellos lo sabían. Y abusaron de ello.”

“Pero he de continuar. El Rey cuenta conmigo para la expansión de su Reino y no he de permitirme caer presa de mi propio pasado, aunque el enemigo lo intente cada día. Mis súbditos me necesitan. He de precisar ser más fuerte frente a ellos, a fin de animarlos a continuar. Hay una guerra que ha de ser confrontada y el enemigo vendrá con toda su artillería pesada en mi contra. He de estar preparada. Después de todo, soy la hija del Rey, soy la princesa de este Reino tan vasto, y aún queda mucho por hacer. ¿Habrá alguien que quiera luchar junto a mí en esta guerra?

Siempre vuestra,

The princess of the Lord…

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Bien. Esta es la primera parte. Mañana (o cuando tenga tiempo) transcribiré la segunda parte. Pero estoy feliz de tener estos escritos en mi mano. Significan muchísimo para mí.

P.D.: perdonen si hay alguna falta de ortografía o gramatical. Estoy exhausta y no me apetece revisar.

Siempre vuestra,

Lihem ben Sayel.

Crónica de una Princesa que esperó por amor…

 
 
 
 
 
No sabía yo tu nombre, no veía yo tu rostro…
pero esperaba por ti mi alma, mi corazón, y por entero mi ser.
Por aquel hombre que se adueñaría de mi noches,
por aquellos momentos que negué a otros;
no sabía yo tu nombre, pero toda una vida te esperé.
 
Pasé por valles, y las sombras sobre mí cayeron,
mas vencerme no pudieron, pues la mano de Dios me sujetó.
Cuando las dudas aparecieron, me aferraba yo a tu sonrisa…
no sabía yo tu nombre, pero  te amaba ya  mi corazón.
 
Lo he guardado todo, para que sólo tuyos sean mis amores.
El aroma de mi piel, y de ella sus sabores…
la miel que dulcemente seducirá cada parte de tu ser.
 
Hay un secreto que mi alma oculta,
hay una historia detrás de mi verdad:
y es que tus ojos, amor mío, me los enseñó la luna
en todas esas noches en las que sólo podía por ti suspirar.
 
Como con vino, me embriagué de tanto soñarte,
de tanto anhelarte mientras llegabas a mí.
Como las rosas, fueron rojas mis ganas de amarte:
la pasión encendida jamás la pude disuadir.
 
 
 
No conocía tu nombre, pero sabía que eras mío
Tus labios no había besado, pero para mí estaban escondidos.
Mi corazón no había tenido dueño, no hospedé a nadie mientras esperaba tu llegada….
Y ahora, mira qué poco queda… tú serás mi esposo, y yo me convertiré en tu amada.
 
¡Cómo sueño con tus brazos, y con el palpitar de tus sentidos!
Compartiremos una vida juntos: ese siempre fue nuestro destino.
Caminaremos seguros de la mano, y nada nos detendrá…
porque la llama que Dios encendió nada ni nadie la podrá apagar.
 
Que se deleite mi amado en la recompensa del Señor.
Victoria, amor y honra serán por siempre nuestra canción.
Te invito, amado mío, a que conozcas lo que es tuyo;
se acerca el momento donde haremos nuestro el mundo.
 
 
 
Soy mujer de un sólo hombre,
soy mujer que contigo aprenderá
a descubrir los aromas de las flores,
a desnudar sin vergüenza su majestad.
 
Ahora veo tu rostro, se descubrió frente a mí tu nombre.
Te veo y no me canso de admirarte… eres el más grande de todos los hombres.
 
Valió la pena recorrrer en silencio
la espera que a la victoria me hizo llegar.
Porque mi pureza es tuya, para que tú la disfrutes…
pero vengo de tierra de fuego, de donde el misterio es un arte de amar.
 
Te agradaré cada día y cada noche,
escucharé tus palabras, atenderé sin reproches
a los caprichos de mi amado, para que en mí halle su deleite…
 mil poesías, mil caricias, mil danzas del cálido oriente.
 
 
 
 
 
Exploraremos juntos las recónditas sendas del amor;
inventaremos historias que sólo sean para los dos.
Nos miraremos el uno al otro, ya no habrá nada que temer…
porque no conocía tu nombre, pero siempre quise ser tu mujer.
 
Lihem Ben Sayel…
The Princess Of The Lord…
 

Para una amiga especial…

 
Amiga…
 
by: Lihem Ben Sayel
 
 
 
No hay muchas cosas que pueda decirte,
sólo sé que estás siempre ahí.
Cuando lloro, cuando río, a cada instante,
puedo tu dulce amor sentir.
 
He viajado por el mundo entero
intentanto encontrar mi otra mitad.
¡Pero he de reconocer que en cuestión de amigas
estoy completa con tu amistad!
 
Tus detalles son siempre maravillosos,
te esmeras a cada instante por hacerme feliz.
He sentido sobre mi espalda tu mano de apoyo;
y al darme tu abrazo me das fuerzas para seguir.
 
Tus consejos siempre han sido tan sabios,
y tus miradas siempre demostraron confianza en mí.
Cuando creía que no lo lograría me diste ánimo,
y si estoy donde estoy ahora en gran parte se debe a ti.
 
Te doy las gracias porque eres mi amiga,
te agradezco por el privilegio de tu amistad.
Eres la amiga perfecta, dulce, sabia, divertida…
eres la mejor que Dios me pudo dar.
 
Dios ha guiado fielmente nuestro destino
hacia un camino que juntas recorreremos.
Talvez a veces estemos cerca y otras veces estemos lejos…
pero siempre seremos amigas, y siempre sabrás que te quiero.
 
 
 
 
The Princess Of The Lord…
Rosa roja
 
p.d.:  Gracias, gracias, gracias… si tan sólo supieras lo determinante que ha sido tu vida en la mía, talvéz podrías comprender
lo mucho que significas para mí. En cuanto a mí, siempre estaré cerca… 
 
 
 

“Si importara…”

 
 
"Si importara…"
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   "Escribo esto por si importa, por si realmente exploto cuando siento algo que no puedo contar, que debo callar… Escribo estas líneas por si importa el hecho de mantenerme firme y con la cabeza en alto aunque la vida me demuestre que no es fácil seguir caminando."
 
   "Si importara… si importara que de vez en cuando una mano sincera me adentrara en su alma y me dejara convivir con recuerdos más hermosos que los que en mi vida viví. Si importara realmente saber que amo a alguien y pensar en que puedo ser correspondida… si importara de verdad."
 
   "Quiero volar… salir de esta nube que me atrapa una vez más. Como leona enjaulada que no vive más en su libertad, mas ahora es presa de una cruel cautividad… pero por si importa, lo escribo aquí una vez más."
 
   "Ellos me abandonan y piensan que no he de darme cuenta de que sus atenciones hacia mí cesan… por razones que prefiero ya ni mencionar. Pero por si importa, digo que desde ahora mi alma a ellos se va a cerrar."
 
   "Caminado estoy desde que he nacido, me he detenido un par de veces y mi herida sangró. Ahora no pienso precisamente en aquellos trances que me convirtieron en alguien que no soy."
 
   "Me he forjado a mí misma una imagen, que por si importara, es mi profunda realidad. La gente me mira y piensan: "Es fácil", pero no tienen ni idea… y no se los quiero contar."
 
   "Por si importara reconozco mis errores.  Soy una Princesa testaruda que juega muchas veces a ganar, pero pierde por pocos puntos cuando permite que su mente comience a divagar en los sueños más absurdos que ni en un cuento de hadas se podrían encontrar."
 
  "¿Quién pudiera ser mi hombro para yo así poder llorar todas estas lágrimas contenidas que en mi corazón encerradas están? ¿Tengo amigos? ¿Tengo amigas? ¿Alguien en quien pueda de verdad confiar?"
 
 
 
 
   "La gente aplaude… aplaude mi nombre. Me pregunto: ¿qué puede para ellos representar? Para mí representa una historia, cuyas memorias son un misterio entre ficción y realidad… los separa una franja tan fina y delicada… juego con esa franja… cuenta te has de dar."
 
   "No me grites, no me empujes… no provoques en mí el dolor. Por si importara, te confieso reiterante: no soy de esas que a todo le llaman Amor. Yo doy todo o doy nada… sólo puedo ser luna o puedo ser sol."
 
   "Y cuando me veas caminando de esa manera en que tanto llama la atención… no olvides que ni mi cabello ni mis ojos, ni mi sonrisa… no…ja..esa no soy yo… hay alguien más profunda en el abismo de esta, mi verdad."
 
   "Mi sello es una rosa, una estrella y una mirada especial. Lloro sólo por las noches cuando la luna está en mi ventanal. Huyo siempre que tengo miedo y enfrento sólo cuando en mi destino soy llamada a luchar. Se demanda de mí, en ocasiones, mucho más de lo que puedo dar."
 

   "A veces soy tentada a romper mis propias reglas. A inventarme otro nombre. A dejar de ser yo. A vivir sola en una biblioteca con la compañía muda de libros que hablan más que lo que puedo hablar yo. Escuchando una pieza de Debussy o bailando al ritmo del tambor."
 
  "No hay cuestiones, no hay temores, no hay razón. Hay esperanza. Hay sabiduría. Hay perdón. Siempre rodeada de mucha gente… siempre… pero abatida en lo profundo de mi corazón. ¿Qué puedo yo decirles? Esta es mi lucha… esta es mi guerra… y también es mi más deleitante paz."
 
   "Como la fuerza de los caballos, aquellos que no son fáciles de dominar, es mi fuerza como un torbellino que por donde va puede arrasar. Soy tierna frente a las manos cálidas, soy severa cuando se trata de la batalla ganar."
 
   "Soy dueña de mi silencio: y por eso he decidido callar. Tú ya sabes lo que pienso, esto es sólo el principio de mi verdad. No me mires con engaños… más que eso… yo valgo mucho más. No me abraces de hipocresía: llámalo don divino, pero lo puedo notar. No me impresionas con tus muestras de cariño… no te olvides: Soy Nejath."
 
 
 
Whatever….
Rosa roja
 
 

“Yo siempre digo no”

 
 
Yo siempre digo no…
 
 
 
PROSA
 
  "Todos hemos sentido algo especial o incluso apasionante por alguien. Yo recuerdo aún la primera vez que quise a alguien. Confieso que estoy plenamente convencida de no haberme enamorado nunca, pero sí quise mucho. En este caso especial sé que en cuestiones de sentimientos nada me costó tanto como aquella vez. Recuerdo cuando él me dijo por tercera vez que quería que yo fuera su novia, e incluso su esposa ¡y nunca había ocurrido nada, ni un beso, ni un roce, ni mi mano tocó la suya!  No era la perfecta voluntad de Dios, no podía decirle que sí cuando Dios me mostraba que le dijera no."
 
  "Siempre solíamos reunirnos con nuestros amigos en determinado pueblo, muy lindo (al menos para mí en esos momentos). Después de haberle yo dado mis negativas, recuerdo que cada vez que pasaba por aquel pueblo yo lloraba de melancolía, porque en cierta manera mi corazón le quería aunque mi destino era otro… y yo lo sabía. Pero él me amaba y luego también me odio, porque decía él que nada le dolió más que recibir de la mujer que amaba un "no"."
 
  "Un año duró mi sentimiento el cual fuerte pero silencioso estaba albergado en mi corazón. No volví a pensar en nadie, nadie más conquistó así mi corazón. Aunque luego tuve un capricho que a ningún buen puerto llegó… un capricho a la distancia, un pequeño ser que mintió para agradarme, una mujer como yo que no acepta la hipocresía y la mediocridad de pensamiento. "Yo soy una princesa y me tratarán tal cual soy." Y al no haber él estado a la altura le despedí con un adiós. Él también me odió…"
 
  " Y así uno tras otro venía a mí y yo le decía no. La última vez fui una vez más presa de mi ingenuidad y de mi falta de experiencia en el amor. Pero gracias a Dios la gente  que me rodea siempre me cuida y me advierten de peligros, aunque también hay otros que quieren influir en mis decisiones: si escojo a este o a aquel… pero al final siempre ocurre lo mismo, pase lo que pase, sienta lo que sienta… YO DIGO NO."
 
  "Y siempre que decía no una gran amargura sobrevenía a su corazón. Llegó a tal punto que en mí se formó un temor: ¿es acaso esto una especie de maldición? Todo aquel que de mí se enamora pasa a habitar en una cueva, una prisión, porque de mi boca siempre, siempre siempre sale un no. Y con el amor que amaban me desprecian por despecho, por locura, por olvido, por dolor en el corazón. Por haber deseado tenerme y yo por haberles cerrado las puertas de mi amor."
 
  "Es que soy sincera: no me impresionan con su fuerza, ni con sus dulces palabras de amor, ni con obsequios se me conquista, ni con su buena apariencia… yo siempre digo no. Todo aquel a quien he negado mi entrega, seguramente para otra mujer será el mejor. Mientras tanto que lo sepa todo el mundo, hasta que Dios no me muestre lo contrario: siempre diré no. "
 
  "Pero está escrito así en los planes del Señor: sólo uno será correspondido, sólo uno ganará mi amor. Todos los demás si se acercan a mí se herirán con el cerco de espinos que mi amor rodea, porque no es de ellos, pienso yo. Así que ¡cuán especial será mi amado, cuán amor tan grande le daré yo! Será el gran triunfador, el ganador de mis tiernas caricias, a quien me abriré como una delicada y sencilla flor. "
 
  "Los plebeyos, los amigos, los conocidos, se irán vez tras vez alejando de mi corazón para que al fin tome posesión el dueño de todo lo que tengo, para entregarle así todo cuanto soy… Aún así satisfecha estoy, por haberme guardado de esta manera tan hermosa para el hombre a quien Dios me entregará. Soy capaz… sí… capaz de sobrepasar mis propias emociones por hacer su Perfecta Voluntad. Lo siento por aquellos a quienes he rechazado, pero así soy yo, una vida gobernada por su destino en la perfecta voluntad de aquel a quien sirvo, y de aquel de quien soy."
 
  "¿Lo imaginan? ¡Es que ya le amo! No exagero… pienso en él, en su pasión por mí, en mi amor hacia él. Cada día que me levanto mi corazón guarda la esperanza de que ese sea el día en que le voy a conocer, en que lo voy a ver. No me importa que me digan que soy una niña por no conocer aún el amor, qué virtud es tan grande para mí la de guardarme como un tesoro todos los días para saber que junto a él me convertiré en mujer… "
 
  "No sé si sensual o seductora, no sé si apasionada o reservada… eso sólo lo sabrá él, hasta cuando yo le entregue todo mi ser. Mientras tanto, siempre digo no.  Nunca estuve enamorada, nunca mi cuerpo entregué, nunca le dije a nadie "te amo"… nunca… porque todo eso es para él."
 
  Y mientras tanto… que lo sepa todo el mundo, hasta que Dios no me muestre lo contrario: YO SIEMPRE DIGO NO.
 
 
 
Amira Lihem Ben Sayel
The Princess of The Lord…
 
5107_1203876877747308