LA LEALTAD

¿Qué es la lealtad? ¿Una gran mentira de la emoción efervescente? ¿Un paseo por la memoria escrita tumblr_static_minimalistic_pen_moleskine_pencils_solitario_cuaderno_notebook_simple_desktop_1920x1200_wallpaper-290668de los antiguos? Un soplo en el rostro herido. Una palabra vacía. Un llanto minúsculo, escondido tras la sombra de una utopía. El sol que se cayó en el pozo, y que, al intentar rescatarlo, sólo se hundió más.
—Lihem Ben Sayel
Anuncios

CORAZÓN, NO ESTÉS MÁS TRISTE

20349611163_fd335b5b18_kCamino distraída hacia un destino incierto, hacia donde me lleve el viento; hacia donde me lleve el Amor. No puedo decir que conozco todos los senderos, pero admito que, si pudiera, recorrería cada uno de ellos. La sombra de las nubes me hace palidecer. Parece todo sombrío, parece todo tan frío… La soledad no es bienvenida cuando hay hambre en el corazón. Las fuentes de un alma viva sólo se cierran frente al temor. Temor a volar. Temor a entregar. Temor a abrir el interior; a exponernos al dolor. Porque duele cuando nos hieren. Y cuando nos hieren, sólo queremos olvidar. Pretendemos ser fuertes, cuando en verdad, sólo buscamos un hombro sobre el cual llorar. Camino, y sigo caminando… a pesar de que hay piedras que me hacen tropezar. Pero aún si tropiezo, comprenderé que no estoy sola. Así ha sido siempre. Y así, siempre será… Corazón, no estés más triste. Siempre habrá decepciones, pero también, felicidad. Y la felicidad profunda lo sana todo, porque cuando viene de lo profundo, ha sido gestada en la irrevocable paz.
—Lihem Ben Sayel.

[CONFESIONES DE ALGUIEN SIMPLE Y COMÚN]

Soy común. La típica chica que ama los libros, y le apasiona escribir. Y sobre todo escribir poesía, porque es parte de mi respiración, mi mayor expresión del latir de mi corazón. Esa a la que, de forma inaudita, le enamora mirar a la luna, y descubrir con qué forma y color ésta la sorprenderá, una vez más. Soy tan común, que aún amo escribir cartas en algún momento especial, a alguien especial. A veces, incluso, me he atrevido a escribir a alguien desconocido, sólo por el placer de saber que a la otra persona le vendrá bien una palabra amable. Disfruto del verde de los árboles. De las florecillas silvestres junto al camino. Disfruto de los atardeceres violáceos, que me recuerdan al gran Artista de artistas. A Aquél que pinta algo diferente, sólo para mí. Disfruto de escribir en mis diarios [y tengo tantos…], sabiendo que, talvez, algún día, alguien los tomará y podrá leer mi vida, lo profundo de mi corazón. Y, créanme, soy tan simple, que no me asusta la idea. Oculto flores y pétalos de rosa secos en ellos, para recordar algunos episodios felices. Soy tan simple, que aún creo en el amor para siempre. Porque hay un Amor verdadero, eterno, que jamás morirá. Y yo lo experimento a cada segundo de mi existencia. Soy tan común, que sigo creyendo en la amistad, a pesar de que me han cerrado la puerta, y me han dejado sangrando al otro lado más de una vez. Soy tan común, que me emociono con las cosas sencillas de la vida: un abrazo, una palabra sincera que reconforta, un “te quiero” cuando lo he hecho mal. Amo la música y sus vibraciones en mi ser. Amo el arte. Perdono, aunque no me hayan pedido perdón. Amo, aunque se me haya negado el amor. Soy fiel, a pesar de las traiciones y los desplantes. Porque, hace un tiempo, decidí que la maldad o la imperfección de la gente no cambiaría mi esencia, mi nobleza. Mi virtud. No ha sido fácil, pero creo que, paso a paso, lo he ido consiguiendo. Soy tan simple, que el futuro no me asusta, pues creo que Alguien superior a mí tiene el control de todo, mientras habito confiadamente bajo sus alas. Creo en las oraciones hechas con fervor y sencillez. Creo en el bien, por encima de todos los males. Soy tan común, que hasta me atrevo a soñar… Soy tan simple, que bailaría —aún hoy— bajo la lluvia, descalza. Y atravesaría corriendo los verdes campos, sin importar quién mirase. Soy tan simple, que contemplar la felicidad de mis seres queridos es más valioso que cualquier tesoro. Y no me importa admitir que amo la ternura por encima de la frialdad. Sí, muchas cosas han cambiado. Y después de algunas etapas rotas y otros recuerdos oscuros, un alma nueva puede resurgir de las más profundas tinieblas, y ser alguien restaurado por un Amor que jamás se agota. Lo confieso: soy tan simple. Soy tan común.
Soy tan feliz…

 

Lihem Ben Sayel,

the princess of the Lord...

unnamed

TÚ, QUE CONOCES MI CORAZÓN

 

13230744_1787040038194083_1336110673_o
Miro al cielo, este cielo estrellado, en esta noche que se presenta con tantos pensamientos inciertos. Mi corazón palpita despacio, con la parsimonia de una nube al viento. Y me pregunto: ¿estás allí? ¿Puedes oírme? Si alguien sabe lo que siento, ese eres tú. Si alguien puede medir la dimensión de mis profundas interrogantes, ese eres tú. Y por eso, sólo a ti he confiado mi corazón. Sí, tengo mis altos y mis bajos. A veces pueden desanimarme las circunstancias. Y la espera de tus promesas, en ocasiones, resulta una tortura insoportable. Pero, ¿a quién tengo, sino a ti? ¿A quién quiero, sino a ti? Nadie me llena como lo haces tú. Nada me satisface como tú. Y mi corazón va en pos de ti, como un niño desesperado que busca refugiarse en los brazos amorosos de su padre. A veces quisiera sentir tus brazos rodeándome. Quisiera ver tu rostro. Tu mirada bastaría para sanar mi interior. Tu sonrisa me proporcionaría la paz jamás soñada. Una palabra tuya, bastaría para fortalecerme. Por favor, te pido, no me olvides. No me deseches. No ahora, que he llegado hasta aquí contra viento y marea, porque mi vida, [tú lo sabes], ha sido una tempestad que sólo tú has podido contener. Tú, que conoces mi corazón, escudríñame. Cerciórate de que es cierto. Puedes entrar a cada habitación de mi alma. No me importa que veas lo peor de mí. Porque prefiero caer en tus manos, que en la de los que desean mi mal.
—Lihem Ben Sayel.
Salmo 63:1-8
Salmo de David, acerca de cuando estaba en el desierto de Judá.
Oh Dios, tú eres mi Dios;
    de todo corazón te busco.
Mi alma tiene sed de ti;
    todo mi cuerpo te anhela
en esta tierra reseca y agotada
    donde no hay agua.
Te he visto en tu santuario
    y he contemplado tu poder y tu gloria.
Tu amor inagotable es mejor que la vida misma,
    ¡cuánto te alabo!
Te alabaré mientras viva,
    a ti levantaré mis manos en oración.
Tú me satisfaces más que un suculento banquete;
    te alabaré con cánticos de alegría.
Recostado, me quedo despierto
    pensando y meditando en ti durante la noche.
Como eres mi ayudador,
    canto de alegría a la sombra de tus alas.
Me aferro a ti;
    tu fuerte mano derecha me mantiene seguro.
 

SONY DSC

Quién sabe.

Desvarío.
Y me pregunto: de ser yo la hoja de un árbol, ¿preferiría ser verde, y permanecer en un mismo lugar, conformándome con los leves contoneos y vaivenes de mi existencia, que, por muy fuerte que el viento sople, no podrían llevarme más lejos? ¿O preferiría quizás ser arrancada del árbol de la vida, para, al fin —y no sin el doloroso proceso de la muerte— ser transportada de aquí allá, viajando por el mundo, que me espera, que me llama…?

Lihem ben Sayel.

f66dfb28ae74c59eb004c7cb9097073c

«Hijo mío, ha sido un honor…»

img_8554

Hijo mío, ha sido un honor tenerte en mi vientre: sentir tus movimientos, percibir tu compañía a cada instante de mi vida, desde el día en que supe que habitabas mi cuerpo. Hijo mío, sigue siendo un honor contener tu cuerpecito dentro de mí. Saberme bendecida y privilegiada con el inigualable don de la vida, el milagro más grande que, de seguro, experimentaré. Ha sido un honor ser el vehículo por el cual, un ser único e irrepetible, llegará a este mundo para ser inmortal. Tú nos has traído un gozo indescriptible. Has sido la risa celestial que resuena en nuestras almas. Eres la promesa de Dios encarnada en el cuerpecito de un varón. Y aún así, sé que no eres mío, que no me perteneces. Que te enseñaré a volar, pero que no te retendré para siempre en mi nido. Por eso, hijo mío, te repito que ha sido un honor. Y seguirá siendo un honor traerte al mundo, sostenerte en brazos, criarte y enseñarte a edificar los puentes que yo rompí; desafiarte a construir más alto de lo que lo hice yo; animarte a escalar las cimas que yo no alcancé a escalar, y ayudarte a romper las barreras que no logré atravesar. Sí. Me quedaré detrás de ti, por si te sientes tentado a retroceder. Y te volveré a empujar hacia la vida, hacia el propósito con el cual has sido enviado por Dios. Sé que existes, y que vienes desde más allá del cielo azul. Es un honor ser tu madre. Ahora sólo falta que veas la luz…

39 semanas… ❤

זה כבר כבוד, יצחק

16422206_10154236708773062_4557648757139362241_o

Junto al arroyo.

Ayer, me senté a la orilla de un arroyo; y observé…

Vi una hoja de tono mostaza balancearse en un sinuoso vaivén, a medida que caía de un árbol de otoño. Me detuve, y la miré. Me recordó a cómo cambian las cosas. Cómo cambian las personas. Cómo aquello que un día fue verde, no sólo se desprende, sino que, irremediablemente, muere. Miré también un pajarito saltar de copa en copa, con la agilidad del viento. Me recordó que la vida pasa y a veces, nos arrolla cruelmente con una velocidad de vértigo. Y únicamente no habrá cabida para el arrepentimiento si nuestra vida ha sido llena del dulce néctar del amor. Miré también, sentada junto al arroyo, un pececillo dorado avanzando en pos de la corriente. Recordé cuán frágiles son nuestros pensamientos, y con qué rapidez podemos ser presa de las opiniones de las masas, olvidando nuestra identidad, aquello que nos hace únicos. Con qué facilidad nos arrastra la corriente, más allá, incluso, de nuestra voluntad interior. Y junto al arroyo, —recordando a aquellos que habían cambiado, recordando el paso de los años sobre mí, y recordando todas aquellas veces que hice lo que no quería, mi corazón lloró, y yo, lloré tras él.

Lihem Ben Sayel.

dark-forest-creek-sunlight-1920x1200

Tragedia y silencio.

Qué desastre. Qué desastre todo esto. Tu vida, tu misterio, y todos aquellos detalles que envuelven tu fatídica existencia. Todo en ti siempre ha sido trágico. Y nunca, ni aún en tus mejores momentos, la luz que emanas se ha visto carente de sendas manchas tenebrosas. Las marcas de tu dolor, son como puentes que te unen a tu presente; y así, aquel dolor, jamás te abandona. Huellas de violencia veo en tu rostro desavenido. Pesadillas son tus sueños. Desgracias, tus aventuras. Quebrantos son tus victorias. Ojalá hubiese podido estar allí, en ese justo momento, para alcanzarte. Y al alcanzarte, talvez, te podría haber salvado de lo porvenir. Pero una corazonada me advierte de que quizás ya estaba escrito: tu destino siempre naufragaría cual mensaje oculto en una botella. Con tal mala suerte, que es posible que aún al abrir la botella, el mensaje ya se hubiere desvanecido. Y, ¿quién conoce tu agonía? ¿Quién se atreve a visitarte en tu morada, para disipar tu horrenda soledad? ¿Quién, que antes no te hubiera jurado lealtad, no ha traicionado también tu corazón de niño? No ves la luz al final. Y yo tampoco la veo, oh, amigo. Pues también he sufrido lo mismo que tú. Y también sufriré tus propios años de abandono.

LbS…

[Un toque de atención]

tumblr-static-road-car-sky-vintage-retro-trash-nature-vintage-621210927.jpgHola, cómo estás. Hoy aparezco por aquí para hablar contigo. Y quizás, si es posible, para hacerte entrar en razón. ¿De qué huyes?, —me pregunto. ¿Hacia qué dirección corres? El mundo frente a ti. El dolor, dentro de ti. Las heridas que aún siguen sangrando. Las dudas, que aún te siguen atormentando.

tumblr_o8bbxeWuBF1ropvm6o1_500.jpg

Escoge una llave. La que tú prefieras. Pero, antes que nada, ¿ya sabes qué puerta quieres abrir…? Porque te he visto divagar por las noches. Pensamientos sin rumbo. Sentimientos enjaulados. Y un corazón destrozado. ¿No hay piedad? ¿Se acabó acaso la misericordia? No. Pero, ¿estás dispuesto a abrir tus ojos para conocer la Verdad?

21830-Vintage-Butterflies.jpg

La libertad no es una utopía. No es una ilusión dañina que procura encantarte para luego decepcionarte. La libertad existe, a cabalidad. Pero algunos sólo quieren palparla con sus dedos. Y sí, esa clase de libertad te la pueden quitar. Sin embargo, nunca podrán arrebatarte la libertad del alma, del espíritu, del ser profundo que habita en ti, si es eso lo que te propones.

 

vintage-love-photography-tumblr-for-desktop-background-vintage-1494951732.jpg

Libre albedrío. Poder de elección. Porque en los asuntos del espíritu siempre podremos escoger. ¿Escoges huir? ¿Escoges correr? ¿O escoges limpiarte de la contaminación del alma, para poder estar suficientemente ligero, y así extender tus alas y volar…?

tumblr-vintage-quotes-background-wallpaper-vintage-76746732.jpg

Sí, aún queda tiempo. ¿Será aún suficiente como para cambiar de rumbo, y escoger un camino nuevo hacia la libertad? Yo creo que sí. Tienes este segundo, tienes este minuto. Por favor, no lo desperdicies… 

Sólo dependerá de ti… De que decidas dejar de vivir como si la vida no fuera un regalo, un milagro en su totalidad. Como si los días no se acabaran. Como si estuvieras destinado a disolverte en billones de partículas conducidas a una nada, absorbidas por el agujero negro del olvido. Sólo dependerá de ti. Temer o soñar. Huir o volar. Vivir o morir. Engaño o Verdad.

—Lihem ben Sayel.

Pajaros-tumblr-vintage.jpg

Intimidad.

13230744_1787040038194083_1336110673_o

LETTER #4

tumblr_mxk5z0TkvF1st0pk9o1_500Me llamas; lo sé. Y yo me apuro a entrar en nuestro lugar secreto; el perfecto escondite de mi alma, bajo la cobertura de tus alas. Sólo un camino me lleva hacia allí. Sólo existe una llave que pueda abrir esa puerta: el saber que estarás allí, esperándome, como tantas otras veces. No existe mejor refugio contra las tormentas de la vida;  allí estoy a salvo, incluso de mis propias inseguridades. Tu amor hace que me rinda. Tu plenitud me despoja de las agonías. Me sacia solamente el estar contigo. [¿Qué otra cosa te puedo pedir…?] No quiero ni oír de otra recompensa, que no seas tú mismo. Tú, mi único premio válido. Lo único en este mundo que quiero ganar. Lees mi ser por entero; nada puedo esconder de ti. Sé que será imposible salir como he entrado: mi rostro brillará, porque habré visto el tuyo.  Y cuando se acabe el silencio, sólo murmuraré una petición con todo mi corazón, que late tan fuerte, hasta romper mi pecho: ¿me dejarás caminar a tu lado? Supongo que la respuesta vendrá mañana, o el día después, quizás el siguiente… Así que tendré que regresar para estar contigo. Y con esa excusa, me volveré a perder en ti. Porque cuando estoy contigo, el tiempo se disuelve, y nuestra dimensión de intimidad se vuelve eterna. Yo sé que no me olvidarás. Tú sabes que no te olvidaré. Te estaré pensando todo el día. Porque llevo tu aroma impregnado en mi piel. 

[lihem.ben.sayel]

My song for this post:  Walk with me