CONFESIONES :o

¿POR QUÉ USO UN PSEUDÓNIMO PARA ESCRIBIR?

 

Existen varios motivos por los cuales yo lo hago. El primero, es la evasión. Te evades de tu realidad y puedes escribir al margen de las etiquetas con las que personas o las circunstancias vividas te han ido catalogando. Puedes ser “tú”, pero de una forma mucho más libre. Mucho más.

Segundo, para una persona introvertida, como lo soy yo, un pseudónimo también es una especie de escondite: te mantienes a salvo, porque no firmas con tu nombre, sino con una especie de alter ego que no te juzga, y que, aunque se expone al juicio, sale bien parado, porque te hace de escudo. «¿Es realidad o es ficción…»? Funciona un poco como la pólvora, haciendo uso del despiste, permitiéndote otros movimientos al margen de las miradas.

Además, me parece extraordinariamente artístico, original y creativo buscar otro nombre, en mi caso, con un significado especial, para poder firmar tus escritos. No es que no me guste mi verdadero nombre, pero siempre he pensado que “Nejath” refleja una parte de mí, de quién soy, pero no mi totalidad.

“Nejath” es fuerza, es una mirada que no revela sus secretos y un andar seguro. Es, también, una fortaleza muchas veces impenetrable, una muralla firme que no vacila. Un escudo y, por qué no decirlo: una coraza. La “palestina justiciera” como bien me bautizó mi amiga alemana. Qué distante puedo llegar a ser…

“Lihem ben Sayel”, en cambio, es frágil, transparente, sensible y tierna. Es esa parte de mí que está justo detrás de la coraza: viva, apasionada por la vida, por la amistad. Es crédula y confiada, y pediría mil veces perdón si eso haría que alguien importante volviese a su vida. A veces, demasiado ingenua, piensa que la gente conserva su pureza, y le cuesta creer cuánto alguien puede llegar a cambiar, hasta el punto de ser irreconocible

Es la más fácil de herir y a quien le cuesta más recuperarse, cómo no. Puede estar llorando durante años por personas a las que echa de menos. Puede seguir dedicándoles pensamientos y escritos, simplemente porque sí. Y, realmente, creo que si no fuera por la coraza que debe usar, sufriría mucho más de lo recomendable. Y también cometería sendas estupideces en nombre de sus francas emociones. Lihem, en todo caso, es mi propio corazón, abierto.

Por eso, para personas como yo, talvez con una excesiva dosis de melancolía, de creatividad y de sensibilidad, el mundo ahí fuera se nos hace demasiado duro de vivir, y por eso necesitamos otro camino paralelo, algo que mitigue lo doloroso que es cuando te enfrentas a aquello que no puedes controlar. En la escritura simplemente tachamos lo que no nos gusta. Pero en la vida real…

Y por eso un pseudónimo. Por eso escribir. Por eso todo “esto”. Porque algunos de nosotros estamos realmente expuestos y nos cuesta recuperarnos después de grandes pérdidas o grandes daños, y necesitamos la terapia con la que Dios nos bendijo para seguir adelante. Para algunos, su terapia será hablar. Para otros, será lanzarse de un paracaídas… Whatever. Pero otros, nos escondemos detrás de alguien más fuerte para protegernos, y jugamos al gato y al ratón, esperando no ser atrapados jamás. Y mientras tanto, escribimos, a veces para reír, y otras tantas para llorar.

—LihemBenSayel…😉✍🏻📜📚🌙🕯🌹

yom-kippur

CONFESIONES :o, PERSONAL, VIVENCIAS

Cosas personales, junio 2020: “Poniéndome al día”

Creo, muy seriamente, que he perdido mi facultad de escribir sin retórica sobre mi vida, sobre mi día a día. Lo he intentado innumerables veces, pero siempre ocurre lo mismo: escribo, borro, escribo, borro… apago el ordenador. ¿Puede ser posible que una persona llegue a ser presa de su misma prosa, poesía o narrativa y se vea incapaz de salir de ella? No lo sé. Si alguien me lo puede explicar, lo agradezco.

Este mes cumpliré 35 años, aunque en mi mente, no sé por qué, ya los tengo. Los números pares no son de mi total agrado. Me parecen débiles, mientras que los números impares me transmiten una fuerza descomunal. Creo que llevo todos mis 34 años pensando que tengo 35. Me gusta ese número. Aunque cuando pienso que solo quedan otros cinco para llegar a 40… ¡40! ¿Esto va en serio? ¡Si ayer tenía 23! Ok, tranquilos… muy al contrario de lo que pueda parecerles, no tengo ningún problema en cumplir años. De hecho, lo disfruto muchísimo, como una niña. Aunque ya no los puedo celebrar como antes, talvez [al menos solo de momento, eso lo tengo claro…]. Con hijos, algunas cosas se vuelven más sobrias, porque, si por mí fuera, reunía a mi banda de chicas y montaba una fiesta árabe de las mías de antaño y ahí sí que se celebraba por todo lo alto mi año más de vida, al ritmo de la darbuka y de la guapísima Nancy Ajram, y con mucho cous-cous de cordero para todo el barrio, y el tintineo de las moneditas incrustadas en los paños de danza árabe colocados en las caderas. Qué recuerdos, muy buenos, sí.

Ahora todo mi mundo se maneja introspectivamente, sobre todo en las madrugadas. Me he vuelto más pragmática, también. Aunque supongo que ese es uno de los efectos secundarios de ser mamá. Yo, la anti-práctica, la que es capaz de perder el autobús por no correr en la calle, la que da mil vueltas para luego darse cuenta de que el sitio estaba solo a dos pasos, la que prefiere aparcar a un kilómetro porque tiene más sitio en lugar de aparcar en un espacio reducido. Yo, la que pide mil recetas de cocina a familiares y amigas pero sabe perfectamente que no hará ninguna de ellas. Yo, la que prefiere quedarse en casa leyendo o escribiendo o escuchando música de Debussy [o de quien sea, clásica, claro] con tal de no tener que pasar por el tortuoso oficio de la conversación.

Ah, ¿no les había dicho lo mucho que me cuesta hablar? No es un tópico, créanme. Me cuesta de verdad. Soy malísima para la conversación de tú a tú. Ya amaba a Eva Green desde que la vi haciendo de la Princesa Sybilla en la maravillosa película “El Reino de los Cielos”, pero la amé muchísimo más cuando leí en una entrevista que ella confesaba que era tan tímida, que no iba a las fiestas para no tener que hablar de tú a tú con la gente. ¡Me sentí tan comprendida! Sé que quienes me conocen talvez jamás dirían eso de mí, pero la verdad es que con el tiempo uno va adquiriendo ciertos mecanismos de supervivencia social para no quedar como un ermitaño o asocial.

Con los años, eso se ha acentuado más, ya que por el estilo de vida que llevo ahora no tengo [prácticamente] vida social. Lo de “prácticamente” ha sido para no quedar tan mal, porque la verdad es que mi vida social es nula. Siendo sincera, mi vida social es el WhatsApp, el cual no soporto tampoco. No me malinterpreten, no es que no me guste hablar con la gente, lo que pasa es que el sistema de “te escribí ahora, lo leíste y debes responderme ahora” se me hace realmente pesado. Yo no puedo seguir ese ritmo, me es imposible. De hecho hoy, cierta persona se puso un poco pesada con ese tema, y no les digo la conclusión. Venga, sí se las digo: no le pienso a volver a escribir en la vida. Alguien que quiere mi amistad, debe comprender mi estilo de vida, mis prioridades y ocupaciones. Por eso valoro a las amigas que tengo ahora mismo: porque me comprenden de verdad, lo noto. Y eso para mí, en la amistad es lo más importante, ya que como amiga soy realmente atípica, rozando ser una especie de anti-amiga.

¿Qué culpa tengo yo de ser una persona introvertida? ¿Qué culpa tengo yo de disfrutar el petit-comité? ¿Qué culpa tengo yo de valorar el silencio, los momentos reflexivos y la introspección saludable? ¿Qué culpa tengo yo de amar los libros, la escritura y la música? No quiero decir que tengas que ser introvertido para disfrutar de estas cosas, pero la gran verdad es que estas son prácticas que se suelen llevar a cabo en la soledad.

También me gusta la amistad, pero no cualquier persona puede ser amigo o amiga. Yo admito que soy mala amiga, porque no soy la típica persona que intima al momento, y que te cuenta su vida y te hace partícipe de sus pensamientos y sucesos terribles o buenos. Me cuesta un universo. Pero me gusta disfrutar de las cosas que tengamos en común, y también disfruto escuchando a las personas. Creo que ese es un punto fuerte. Me gusta escuchar. Ojo, no he dicho hablar por teléfono, he dicho escuchar [o leer, que también se vale.] Porque, efectivamente señores, tampoco me gusta hablar por teléfono. Aunque ahora, no es tanto que no me guste, sino que es prácticamente imposible disponer de ese tiempo sin los gritos de ¡mamáaaa! de mis hijos de fondo.

Al final, creo que me gusta ser una mujer misteriosa. Me gusta que siempre quede algo por revelar. No sé, me parece más interesante.

Gracias al cielo por este pequeño rincón, que me acompaña ya desde 2007. Esto es mucho mejor que muchas otras cosas que están sobrevaloradas. Aunque he hecho la tarea: he ido a tomar café estas dos últimas semanas con dos grandes amigas. Así que no se preocupen, no estoy en camino de convertirme en una especie de monja ermitaña de convento europeo medieval. Es solo que a veces, no es tan fácil.

Ahora se acerca el cumpleaños de otra gran, gran amiga, y espero poder celebrarlo. Seguramente celebre el mío en compañía de un par de amigas, las más íntimas, y así seré muy feliz.

Qué lindo es ser aceptados como somos, aún con nuestras rarezas. Pero lo más importante siempre vendrá a ser aceptarnos a nosotros mismos, y darnos valor, aunque no seamos como los demás esperan que seamos. Aunque no vayamos con la corriente.

Au-revoir…

—Lihem, as usual.

apps.10626.14000697169355955.46e3090f-b2a3-4afa-ad0d-d63853efdc69.4c46783e-aacd-4af1-8fde-4ded9d0f468d

CONFESIONES :o, Lihem Ben Sayel

«Lihem y Yerushalayim»

Todos contamos con alguna particularidad en la historia de nuestras vidas. Creo que todos, sin excepciones, podríamos relatar algo que nos diferenciara del resto de los humanos, los que han nacido y los que están por nacer.

Mi intención aquí es la de expresar mi particularidad, talvez, la más llamativa. Si bien es cierto que nací en Ecuador, ya llevo en España los mismos años que viví en Ecuador. Es complicado sentir que perteneces a un solo lugar cuando ya llevas repartida el mismo tiempo en dos naciones, maravillosas, por cierto.

Sin embargo, -y que esto no suene a reniego- mi corazón, lo profundo de mi corazón, con quien realmente se identifica es con Oriente Medio. Para explicarles el por qué, primero tengo que empezar diciéndoles que mi abuelo materno -a quien amo con locura- es palestino. Cien por cien palestino. Mi amor y mi admiración hacia él y hacia lo que representa en mi vida es tan fuerte, que abracé una identidad palestina desde niña, sin sentirme inducida a ello. Simplemente, como dicen, la sangre llama a la sangre, y la tierra llama a sus hijos. En este sentido, siempre me he sentido una hija de Jerusalén. Digo “Jerusalén” y no Palestina, porque mi fascinación va en dirección hacia esa ciudad. Ciudad sagrada compartida por musulmanes, judíos y cristianos.

Curiosamente, yo soy nieta de un musulmán, pero soy cristiana, y estoy casada con un español (gallego) descendiente de judíos sefardíes. ¿No es esto una mezcla muy novelesca? No sé en qué me convierte esta mezcla. Pero esto es lo que soy. Por otro lado, y aunque no me siento orgullosa -para nada- de lo que voy a confesarles, tengo que admitir que durante un tiempo en mi vida, aborrecí a Israel. Fue, concretamente, en la época de la segunda Intifada con Yassir Arafat. Mi identidad palestina se acrecentó tanto, que me adueñé de un odio que no me pertenecía, y que, desde luego, no ayudaba a nadie. Solo empeoraba las cosas.

Luego renuncié a todo aquello y me propuse empezar un nuevo camino: el amor, la paz. A partir de allí, empezó algo así como un milagro: mi corazón empezó a latir con un amor profundo hacia Israel. Obviamente, ese amor hacia Israel no minimizó mi amor hacia Palestina, así como en ningún caso el amor a estas dos naciones representa un tipo de justificación a las barbaries que entre ellas puedan cometer.

¡Amo a Palestina y amo a Israel! Pero sobre todo, amo a Jerusalén. Esta ciudad histórica, maravillosa, donde sé que la justicia finalmente reinará, poniendo fin a tantas eras de guerra.

Y este 14 de mayo, cómo no, fue una fecha especial: 72 años del nacimiento de Israel como nación. Felicidades, Israel.

Shalom, Yerushalayim.

—Lihem ben Sayel, amira al-Yerushalayim. 

No puedo dejar de adjuntar estos vídeos, para el recuerdo:

CONFESIONES :o

Carta 11: La mujer que soy.

Prometí que, después de ser madre, no saldría sin ponerme tacones [a no ser que la actividad lo requiriese…]. Prometí que el maquillaje seguiría siendo mi fiel aliado [la falta de sueño, las ojeras y el cansancio no perdonan.] Me prometí a mí misma seguir leyendo, seguir escribiendo, seguir meditando… Me aseguré de no que no me dejaría ir con mi aspecto, y que me vestiría de manera en que me sintiera guapa. ¿El peso? Pues controlado. Aunque no es fácil recuperarse después de dos embarazos prácticamente seguidos. Pero qué va, me dije, no pienso resignarme a ello. Por alguna razón [que llegué a descubrir] a muchas mamás recientes nos da por cortarnos el cabello bastante corto. Yo lo hice, claro, pero qué complicado se me hizo verme al espejo y no reconocerme. Gracias al cielo, ahora está largo, y vuelvo a ser yo.
Talvez algunos de ustedes [especialmente las mujeres] puedan pensar de mí que soy una superficial y vanidosa, y que lo más importante en la maternidad es tener a tus hijos, darles amor y ¿el resto? ¡El resto da igual, vaya, que acabas de protagonizar el milagro de la vida!
Lo siento, pero no. Ese discurso no va conmigo. Llámenme como quieran.

Antes de ser madre soy esposa, y antes de ser esposa soy mujer. Y no pienso vivir mi vida resignándome a los discursos condescendientes que te quieren hacer sentir mejor simplemente para que no te sientas culpable por haber dejado atrás la mujer que eras. Y no me sentiría culpable si no estuviese alcanzando mis promesas [¿o tal vez sí…] pero desde luego no pienso sentirme culpable por admitir que ME ALEGRO MUCHÍSIMO de estarlas cumpliendo.

Esto no es un ataque a las demás madres, porque cada una tiene sus circunstancias y prioridades, pero hoy quiero celebrar que me siento yo misma antes de ser madre y no me avergüenza decirlo.

En junio cumpliré 35 años [¡¡¡35!!!] ¿y saben por qué no me agobia ni me desmoraliza? Pues porque me siento bien conmigo misma y aspiro a irme sintiendo mejor a medida que los niños vayan creciendo y yo vaya disponiendo de más tiempo para mis propios proyectos personales.

Tenía que decirlo.

CONFESIONES :o

Lo más importante.

«Lo más importante no es lo que hayamos hecho, sino en quién nos estamos convirtiendo. »

—LihemBenSayel.

2440567830_6dac152f53_z

CONFESIONES :o

El profundo lago de las inseguridades y los fríos glaciales de las temporadas complicadas.

¿Cuánto  tiempo es “mucho tiempo…”?

Hace mucho que no escribo de la forma que estoy escribiendo ahora mismo. Pero, dadas las circunstancias, creo que me vendrá bien. Estoy atravesando una temporada complicada: mi amado abuelo de 90 años está enfermo, he pasado una semana HORRIBLE con una muela de la que no quiero saber nada, y una serie de asuntos personales que para qué detallar… Pero aquí estoy. En mi lugar terapéutico. Bueno, el segundo lugar. El primero es la presencia de Dios.

Mi corazón es una lucha constante. Es una pelea fiera que debo ganar segundo a segundo. La melancolía que, en otros tiempos [no muy lejanos] fue mi mayor aliada para escribir, ahora es mi peor trampa. Porque la melancolía me centra en mí. Y ya viví demasiados años de mi vida centrada en mis sentimientos, emociones y percepciones. Talvez obtuve algunos buenos escritos, pero me desenfocaba rápidamente de lo eterno. Así fue como me dí cuenta de que no es compatible mirar hacia dentro y mirar hacia el cielo. [Colosenses 3].

Ahora no escribo tanto como antes, por varias razones [falta de tiempo, por ejemplo.] Pero la auténtica verdad es que EVITO escribir. Sobre todo cuando las últimas semanas vienen siendo tan complicadas. No quiero sentarme frente al ordenador y, empapada de melancolía, volver a centrarme en mí. No. Ahora debo aprender a levantar la mirada hacia arriba. Ahí estará siempre la respuesta que necesite, y el refugio anhelado en medio de toda tormenta.

Algo que lamento de mí, es tener este desesperado deseo de hablar con alguien y desahogarme, pero sentirme tan y tan y tan insegura, y al final desistir de hacerlo. ¿Por qué? ¿Por qué tan insegura aquí en esta área? ¿Qué me cuesta decirle a alguien cercano a mí: hey, te necesito, necesito hablar contigo, me ocurre esto y esto…?

No, en serio, ¿POR QUÉ? (Es una pregunta retórica; en el fondo, conozco la respuesta.) Al final resultamos ser como un profundo lago de inseguridades, mientras los fríos glaciales de las temporadas difíciles nos congelan cada vez un poco más.

Normalmente, suelo terminar mis escritos con una perspectiva esperanzadora. Pero hoy estoy en stand by. Hoy, no quiero ser fuerte, ni maravillosa, ni sabia, ni digna. Hoy quiero ser débil. Tan débil, que solo pueda dejarme caer en los brazos de mi Padre (rayos, lo he vuelto a hacer…).

No es que HOY sea un día difícil. Es que la TEMPORADA está siendo difícil. Y aún así, este es el mejor momento de mi vida. Supongo que es perfectamente compatible, porque nosotros somos lo que somos, y no lo que nos pasa. No sé si me entendieron, pero yo sí me entendí.

Una chica insegura que tiene miedo de molestar al que escucha, mientras ella abre su corazón.

En fin, es curioso, todo lo es… y nunca dejará de serlo. Hoy no quiero ser fuerte. Quiero quebrarme, aunque sea por una noche.

—LihemBenSayel.

CONFESIONES :o, PROSA, RELATO CORTO

Que nunca te corten las alas.

Érase una vez una pequeña mariposa que volaba libremente por los más bellos jardines. Cierto día, un cuidador de mariposas la vio y la llevó a su jardín. Una vez allí, la pequeña mariposa fue creciendo, y mientras más crecía, más hermosas y coloridas eran sus alas.
Fue tanto así, que el cuidador decidió encerrarla en un bote de cristal para retenerla. “No vaya a ser que se dé cuenta de su hermosura, y decida marcharse”, pensó. Sin embargo, la mariposa —que ya no era tan pequeña— no se sentía feliz.

Ella sabía que su destino no se limitaba a estar encerrada en un bote de cristal, sino volar por todos los hermosos jardines, disfrutando de la fragancia de las flores y su dulce néctar. Pero pasó mucho tiempo, y la mariposa, que al principio volaba y se chocaba contra el cristal una y otra vez en un inútil esfuerzo por salir, se acostumbró a estar allí, encerrada, dentro de aquellos muros de vidrio. Y resignada, se posó en el fondo del cristal, y permaneció inmóvil, mientras se consumía de tristeza.

Mucho tiempo después, la mariposa escuchó una voz que la despertó de su profundo sueño. Esa voz provenía del viento.
La voz le preguntó: “¿qué haces ahí encerrada?”. La mariposa, desconfiada y un tanto confusa, respondió: “mi cuidador me encerró aquí, así que supongo que este debe ser mi destino.”
“¡Claro que no es tu destino! ¡Tú deberías estar volando en plena libertad!”, le dijo la voz.
“¿Volar? Ya ni siquiera recuerdo lo que es eso… Además, ¿acaso sabes tú más que mi cuidador? ¿Por qué piensas que estoy destinada a volar…?”, preguntó la hermosa mariposa, un tanto inquieta.
” Lo sé, porque Yo te creé”, le respondió la Voz. Y en ese momento, un viento recio sopló vida a la mariposa, y esta se volvió grande, tan grande, que rompió el bote de cristal, y echó a volar libremente…
“Ahora vé, y haz lo mismo con las otras mariposas que están encerradas, —le dijo la Voz. Sopla vida sobre ellas e incítalas a volar. Si te preguntan a dónde ir, diles que me sigan en el viento, y yo las dirigiré a hermosos jardines.”
Y así, la bella mariposa cumplió su destino… Y ayudó a otras a cumplir el suyo.

Un relato de LihemBenSayel.
✍️📜🕊️❤️

CONFESIONES :o, PROSA

LOVESONG [3]: Apresúrate, Amado mío.

Se ha cumplido mi deseo, mi más ferviente deseo: mi Amado me ha escogido para entrar en sus cámaras de amor. Me ha llamado de la profundidad del desierto en el que me encontraba, y ha reclinado mi cabeza sobre su regazo. ¡Mi gozo ha sido cumplido! Me ha escogido para que esté con Él y le complazca. Y mi corazón se deleita en gran manera de que Él tenga en mí su contentamiento.

Él me ha escogido, pero no por mi belleza, sino por la suya. La belleza de su gracia —eterna y noble— ha cubierto la multitud de mis imperfecciones, y me ha elevado a la condición de la realeza. Ahora estoy sentada junto a Él en lugares de autoridad a los que nunca tuve acceso antes. ¡Ese es solo uno de los privilegios de nuestro romance tan intenso y real! Sin embargo, yo me sigo deleitando en tener su corazón. Ese es —y siempre será— mi mayor placer.

Me he embriagado de amor por Él, tanto como se embriaga el novio en el día de su boda, celebrando los amores de su amada. El gozo inexplicable que me embarga excede toda ansiedad y preocupación, y va más allá de todas las tormentas que se han cruzado en mi camino. Mi cabeza reposa en su regazo, ¿qué más necesita mi alma…?

Finalmente, Él me ha marcado como posesión suya. ¡Soy enteramente suya! Y así lo sabrá todo aquel que pose en mí sus ojos. ¿Quién osará interponerse entre mí y mi Amado? ¿Quién se atreverá a inmiscuirse en nuestro romance apasionado y de tan irreversible poder como la muerte? ¡Nadie! Pues nadie posee la suficiente fuerza como para desprenderme de sus brazos, ya que Él rodea mi cabeza con su brazo izquierdo, y me abraza fuertemente con su brazo derecho. Me siento tan segura en Él, que jamás correría a otro. En Él lo tengo todo, y aún lo que he perdido por llegar a sus brazos es menos que paja, comparado con el premio de ser su amada.

Solo te ruego, mi Amado, ¡ven, ven pronto! ¡Ven tan pronto como puedas! Y así consumaremos este amor que consumió hasta la última gota de sangre de tu cuerpo, y que ha consumido hasta la última fuerza de mi voluntad, ya que toda la he rendido a Ti. Ven, y desciende de las altas montañas con la velocidad del cervatillo, para así volverme a impregnar del aroma de tu presencia, de tus deliciosos aceites aromáticos que me envuelven, y así celebrar al fin nuestras bodas reales, con el vino de la victoria destilando por cada poro de nuestro ser. Mi ruego, mi súplica, es que esta espera no se haga demasiado larga, pues mi carne te anhela cada día más, y sufro por tu ausencia en lo profundo de mi ser que te llama y dice: ¡VEN, VEN PRONTO YESHUA ADONAI! 

Lihem Ben Sayel…

[Inspired by “Song of songs”, chapters 6-8.]

The end.

3A546A86-F802-424A-BEED-1324AEE56FAD

CONFESIONES :o, PROSA

LOVESONG [2]: El secreto de la noche.

He probado el sabor de tu paladar, más dulce que la miel, que destila las palabras de vida por las cuales yo subsisto. Me he internado en lo profundo de tus cámaras, para hallarte a solas, donde ningunos otros ojos puedan posarse sobre nuestros encuentros de intimidad y comunión ferviente.

Me has pedido, en sueños, que corra hacia ti, y mi devoción hacia ti se ha exacerbado. Yo dormía, pero mi corazón palpitaba con la fuerza de un huracán porque mi subconsciente escuchó tu voz, y yo corrí tras ella, aunque para ello tuve que abandonar la calidez de mi cama, la seguridad de mis aposentos. Y cuando fui en pos de ti —porque me llamabas, y me decías “ven conmigo, amiga mía”— me encontré con lo más cruel de la nocturnidad. Estaba sola, y tenía frío. Hombres malvados me rodearon y me despojaron de mi honra.

La única pureza que tenía para ofrecerte fue mancillada en la noche más oscura de mi vida. Ellos me golpearon porque a sus ojos yo no valía nada. El velo con el que cubría mi rostro y lo guardaba para ti me fue arrebatado. Fui herida y tuve miedo. Sus palabras fueron dardos que menoscabaron mi integridad. Sus golpes fueron actos de crueldad que subyugaron mi dignidad. Me sentía completamente indefensa y tan pequeña como un grano de arena en el desierto.

Pensé que no volvería a amar jamás. Pero el calor de tu voz me sedujo, y yo fui tras ella sin pensarlo. Porque, mi Amado, nada tiene más poder sobre mi corazón que el timbre de tu voz llamándome por mi nombre. ¡Soy como el débil metal atraído por el imán de tus palabras! Mi corazón es hielo que se derrite ante el fuego de tu mirada. Y cuando intenté resistirme, tu llamada se hizo aún más fuerte.

Cuando las doncellas de Jerusalén  me preguntaron <¿qué tiene de especial tu Amado que no puedes apartarte de Él ni aún en las frías madrugadas, ni aún a pesar de lo que has sufrido por ir tras su corazón?> Yo las mire, y sonreí —aún doliéndome mis recientes heridas—, y les dije: oh, doncellas, ustedes desconocen lo que mi Amado y yo hemos vivido en el secreto de la noche. He probado su fragancia de incienso, canela y mirra, y de todo tipo de especias aromáticas. ¡Eso no se olvida jamás!

Mi amado ha derramado sobre mí el aceite más puro, y ha hecho resplandecer mi rostro. Ha destilado su amor en forma de gotas de sangre solo para que yo pudiera sentirme otra vez amada, y a salvo. Sí, he sido herida. Sí, he sido golpeada. Sí, he sido mancillada por ir tras su corazón. Pero el recuerdo de la fragancia de su presencia lo ha impregnado todo en mí, aún mis temores y mis malas vivencias.

El sufrimiento que experimento cuando no estoy con Él, cuando no le siento cerca, es peor tormento que cualquier herida que me pudiese infringir el hombre. ¿Acaso no lo entendéis? ¿No habéis sentido algo así jamás…? Mi temor a perderle es mayor que mi temor a la violenta persecución de los que me odian.  Mi recompensa es ser bañada en el aceite fresco de su presencia, y oler tanto a Él, que mis aromas se escondan detrás del efecto omnipresente de su fragancia. Y ahí, mi gozo será completo. Ahí, mi corazón herido encontrará su tierno reposo, y los efectos reconfortantes de su perfecta sanidad.

Por eso, doncellas, amigas, dejen que continúe mi camino, dejen que siga las huellas de mi Amado, dejen que me adentre en las cámaras secretas de mi Rey, y dejen que Él y yo volvamos a recrear Edén, donde empezó todo, donde nuestro amor fue perfecto y sublime. Déjenme habitar en el secreto de la noche, porque ese es el lugar —el ambiente de eternidad— al cual pertenezco.

Lihem ben Sayel…

[Inspired by “Song of songs”, chapter 5.]

B3A5E724-8DD5-432C-BBDE-4978469E1AEB

CONFESIONES :o, PROSA

LOVESONG [1]: Enferma de amor.

Ven a mí, Amado mío, ven a encontrarme en el huerto de tus delicias. Ven tras el incienso y tras la mirra; tras los poemas escondidos en las flores de los verdes campos. He prometido seguirte hasta el final, en medio de los secos desiertos, y en medio de los valles pacíficos. Te seguiré, oh mi Amado, por el camino de los ríos formados por el monte Hermón. Te seguiré más allá de las altas montañas, en las cuales me escondo para encontrarme contigo.

Ven a mí, Amado mío, porque he dejado todo atrás para encontrarme contigo. He vendido todo cuanto tenía, me he deshecho de mis ganancias. Todo por cuanto trabajé, lo he puesto a tus pies, pues no es nada si lo comparo con la sublime experiencia de contemplar la hermosura de tu rostro, contemplarte de cerca.

Deja que me recueste, oh mi Amado, en tu regazo. Mi sueño es estar tan cerca de ti, que pueda oír los latidos de tu corazón. Déjame jugar con los mechones de tu cabello, y sentir en mi frente tu beso, y en mis mejillas la calidez de tu aliento mientras me hablas de los secretos de tu corazón, de los pensamientos de tu mente.

Soy impaciente; aquiétame. Soy impulsiva; contágiame con tu mansedumbre. Que tu bondad infinita se funda en mi interior y consuma mi maldad. Que tu sonrisa borre todas las heridas que me endurecieron y me desviaron de la senda de tu justicia. Que  el ardiente deseo que siento por abrazarte y ser una contigo jamás desaparezca, ni se disimule, ni se difumine con el paso del tiempo. Haré del tiempo mi aliado, pero no pienso soltarte. Me he aferrado tanto a ti, que si intentaras desprenderte de mí, me llevarías contigo.

Esta pasión me consume, ¡me consume tanto…! Mis huesos arden, mi piel te extraña, mi corazón late con fuerza cuando pronuncio tu nombre. Mis ojos lloran cuando te alejas. Mis manos, inquietas, se desesperan por tocarte, por alcanzarte, por aferrarse a tus pies y seguir tus huellas más allá del reino visible. Más allá de lo que mis mortales ojos alcanzan a contemplar con su incrédula esperanza.

¿Qué sombras son éstas que me persiguen…? Son siluetas del pasado las que quieren separarnos. En el momento en que te vi, me abalancé sobre ti y ellas desaparecieron. Su poder dejó de ser inminente y se redujo a cenizas. Siempre estuviste allí. Me abrazaste, lo sé. Tu consuelo fue el bálsamo que me impulsó a seguir. Siempre estuviste allí.

Agita mi interior y remueve los escombros. Repara las ruinas y reconstruye los cimientos. No me compares, Amado mío, no me compares con tus otros amores. Ni dejes que yo me compare con ellos. Vivamos nuestra propia historia. Si la muerte nos unió, no nos separará nada, ni siquiera la vida.

Lihem ben Sayel…

[Inspired by “Song of songs”, chapter 4.] 

72CBECF4-C882-430E-8DC7-F6CE4D951321