MUY PERSONAL, PROSA, REFLEXIONES

A mi pequeña, N. Sahar.

Veo la fuerza en tus ojos. Tu rostro se ilumina cuando sonríes. Me muestras tus tiernas encías, pero a la vez, eres capaz de revelarme en tu sonrisa la pureza de tu alma. Claro, es que hace solo seis meses nacías. Pero llevabas ya nueve meses con vida. Y viste el rostro de Dios. Quisiera ser como tú: estar en ese grado de inocencia y confianza, en la que todo lo demás es paja y heno. Solo me miras, y confías. Confías en que te cuidaré. Confías en que —por mucho que peses— yo no te dejaré caer. Confías en que te alimentaré siempre que lo necesites. Confías en que procuraré que el mal no te toque. De hecho, confías en que yo sea tu conductora del bien. ¿El mal? ¿Qué es el mal? Para ti, tal cosa, ni siquiera existe. Confías en que te amo. Y esa confianza, lo cambia todo. Tengo muchísimas preguntas. Tu mirada, me las responde todas. Solo yo sé lo mucho que te gusta estar en mi regazo. Solo yo sé que no importan las horas sin dormir, o que deje de hacer otras cosas por atenderte —cosas que antes me eran de suma importancia—. Solo yo sé, que, por encima del esfuerzo, está la recompensa de tu sonrisa, de tu mirada, de tu desesperación por volver a mis brazos cuando sientes que nos hemos separado unos segundos. Solo yo sé, que todo mi esfuerzo no pagará el premio del vínculo tan hermoso y fuerte que se está formando entre nosotras. Solo yo sé cuánto te deseaba. Solo Él sabía cuán feliz me haría enviándote a mi lado. Entre todas las cosas que tu nombre significa, mi favorita es “delicia”, porque ciertamente viniste para deleitarnos. «Ella será lo que tú habrías sido sin todas aquellas heridas», fue lo que escuché hoy, talvez desde el cielo. Y mi corazón sonrió. Porque serás tú misma, pero a la vez, me veré reflejada en ti. ¿Acaso no es eso maravilloso…? Sí. Es todo un milagro.

—Lihem Ben Sayel.

Te amo, mi pequeña.

CONFESIONES :o, PERSONAL, VIVENCIAS

Cosas personales, Julio 2018 (I)

Son buenos tiempos. No digo que no existan batallas, y tampoco que esté viendo todo lo que anhelo ver realizado en mi vida. Pero, desde luego, son buenos tiempos. Una de las cosas bonitas que me están pasando, es llevar un embarazo tan bueno como el anterior: no siento ningún tipo de estragos, y, aunque talvez esté más sensible, la felicidad me ha invadido por completo.

Es gracioso, porque como mujer, ves cómo tu vida se va redefiniendo en otros matices que no habías experimentado antes. Mi tiempo libre prácticamente lo uso para limpiar y mantener mi hogar como un refugio apetecible. La segunda parte de mi tiempo libre, lo uso para mis lecturas. Esto normalmente lo hago al final de la noche, cuando, curiosamente, estoy tan agotada que solo quiero irme a la cama. ¡Pero me aguanto! Una no puede tirar la toalla así como así… La búsqueda de intimidad con Dios lo inunda todo, a tiempo y fuera de tiempo.

Ser mamá, al menos en mi caso, ha sido un antes y un después en todos y cada uno de los aspectos de mi vida. En el aspecto práctico, las cosas han cambiado muchísimo. Por ejemplo, mi tiempo de descanso. ¡Ja! ¿Qué digo? Si tal cosa no existe. Pero no me quejo. Soy de esas personas que duermen tres horas acostadas en el suelo y se levantan como reyes. Así que eso no lo sufro mucho, de verdad. En el aspecto social, quieras o no, te auto desplazas, porque cuando me invitan a cualquier evento social, la única cosa que pienso es que tendré que estar persiguiendo a mi hijo de 16 meses —que corre de un lado a otro— para que no rompa nada. Así que, lo siento, las ganas se me quitan. Solo voy a casas de amigos donde me siento muy en confianza y donde no habrá mucha gente. O sea, reuniones privadas. Por otra parte, mis amigas que antes me invitaban a sus fiestas de cumpleaños, ya no me invitan. Las entiendo: un bebé corriendo por allí les rompe la magia del momento [risas]. Y ahora me viene otro. Así, que está bien. El cambio y el riesgo está asumido. Y yo, honestamente, no cambiaría por nada —nada, de nada, de nada, de nada— esta felicidad enorme que me da mi maravillosa familia. ¡Estoy enamoradísima de mi esposo y mis hijos!

Por otro lado, en el ámbito espiritual, el crecimiento, el hambre y la sed, han sido abrumadores. Una profeta con la que he estado hablando últimamente, me dijo que, así como mi primer embarazo trajo un cambio fuerte en mi vida, el segundo también marcará otra época. La verdad es que tengo ganas de vislumbrar lo que Dios traerá. Quizás sea el tiempo de una activación. Dios lo sabe. Solo busco algo, una cosa. Y anhelo ansiosamente recibir sus promesas en mí.

He retomado la relación con personas maravillosas, con las que no hablaba hace mucho tiempo por equis motivos. Pero Dios está restaurando muchas cosas. Y, entre ellas, me está enlazando con personas que están fluyendo en mi sentir por Él, por buscarle desesperadamente, por ver su reino aquí en la tierra como en el cielo. Y eso es perfecto: crear un ambiente con personas que talvez no están directamente en tu círculo, pero que están sintiendo lo mismo que tú, y que en otros casos están viviendo lo que a ti te gustaría vivir en tu caminar con Dios.

Me gustaría tanto volver a tener tiempo suficiente para escribir… Pero una debe entender los tiempos, las temporadas y las estaciones de la vida. En este momento, para mí, lo fundamental —aparte de mi familia— es empaparme de Dios, en su presencia, y buscarle con ahínco. Las demás cosas que salgan de estos dos parámetros, son variables.

Pero sigo conservando la esperanza de que, dentro de un par de años, es posible que pueda recuperar algo de tiempo libre para dedicarme más a la escritura, que es algo que amo, pero que para hacer mínimamente bien, uno debe invertir tiempo. Y ahora mismo, para mí, el tiempo ya no es oro… ¡son diamantes enormes y purísimos!

Siempre vuestra, aunque ahora muy compartida jeje…

Lihem Ben Sayel

CONFESIONES :o, LETTERS TO MY BABY, MUY PERSONAL, VIVENCIAS

—Isaac. 

Isaac es como un cachorrito. Es lo más tierno que han visto mis ojos. Aún actúa por su instinto de supervivencia en muchos aspectos, y es realmente divertido y hermoso contemplar algo tan puro e inocente. Talvez , lo que más llame la atención, es su profunda mirada. Tiene una sonrisa coqueta —con la que le salen a relucir sus dos hoyuelos—. Ya empieza a balbucear cosas como “angú”. Y mucha ropa ya le queda pequeña. Le encanta dormir en mis brazos. Y me sigue con la mirada cuando me alejo de él. Duerme y come mucho. Tiene la tez morena, como la mía. Pero se parece mucho a su padre (esto es lo que dice la gente). Disfruta muchísimo su momento de baño. Y hace lindos pucheritos cuando no lo cojo en brazos a tiempo. Le gusta mirar a su alrededor. Lo analiza todo. Tiene amenas conversaciones con sus “pajaritos”. Hace divertidas caritas cuando se está despertando. Es sociable y tranquilo. Nada asustadizo. Posee una gracia especial. Se despierta muy contento. Y a veces, cuando tiene sueño pero no quiere dormir, llora. Oro con él. Hago mi devocional con él. Como con él. Leo con él. Escribo con él. Bailo con él (oh sí, ya ha visto a “mami” bailar música árabe para relajarlo). Me agarra del cabello, y ya le he dicho que no me gusta eso. Tiene mucha complicidad con papi. No usa chupete y se alimenta de leche materna exclusivamente. Es un regalo del cielo. Y estoy realmente enamorada de mi principito. Amo a mi Isaac. Amo cómo me mira. Amo contemplarlo mientras duerme. Ah, y cuando digo su nombre, muchas veces pienso en Yitzhak Rabin, o Newton, o Asimov. Aún debo tocarle la darbuka. Y sentarme con él en la batería. Soy su madre. Pero espero también ser su amiga.

LbS…

LETTERS TO MY BABY, MATERNIDAD, MUY PERSONAL

[Carta a mi bebé]

img_8554

LETTER #1

Hola bebé, creo que existen algunas cosas que debes saber:

Nunca he amado tanto mi cuerpo, como ahora, que ya sé que estás en mí. Tengo muchas preguntas, y sin embargo, no albergo ni un sólo temor.  Por lo cual, tú tampoco debes temer. 

Has llegado a tu ritmo, haciendo gala de quien sabe que apresurarse es un gran error, y que Dios lo hizo todo hermoso, a su tiempo. ¿Puedes saber lo que siento? ¿Puedes comprender el amor que te tengo? ¿Acaso sientes los estremecimientos en mi cuerpo, y cómo se aceleran los latidos de mi corazón con sólo pensarte?

Te estás formando, despacio, y bien. Pero a la vez, el tiempo pasa muy rápido. Las veinticuatro horas del día se deshacen como el barro, y yo sólo puedo disfrutar cada día, sabiendo que esta etapa tuya y mía jamás se volverá a repetir. 

Eres un milagro, porque eres vida dentro de mí. Y me siento privilegiada, escogida, porque ha sido así. Me han dicho que vienen muchos cambios, y ¿sabes qué? Los espero con brazos abiertos. Deseo esos cambios tanto como te he deseado a ti. 

Sí, este mundo es hostil. Pero me encargaré de que te sientas seguro, amado y aceptado en un hogar donde ya reina el Amor. Estoy lista para esta experiencia. Estoy preparada para darte lo mejor. Estoy ansiosa por verte, acariciarte, y escuchar tu voz.

Bebé, mi bebé, nos seguimos presentando entre nosotros… Aún tenemos mucho que conocer el uno del otro.

Mami ❤

image.jpeg