MATERNIDAD, MUY PERSONAL

[Él recordará Tu rostro]

Amado mío, míralo; míralo ahora. Obsérvalo detenidamente, mientras se forma, mientras crece. En su espíritu, él recordará Tu rostro. Mírale de tal forma, que todos los días de su vida, él sólo procure buscarte intensa y apasionadamente, con desesperación, porque querrá volver a ver tu rostro otra vez…

—Lihem ben Sayel

el-universo-2491.jpg

«Tus ojos vieron mi cuerpo en formación;
todo eso estaba escrito en tu libro.
Habías señalado los días de mi vida
cuando aún no existía ninguno de ellos.»

Rey David, Salmos 139:16 (DHH)