CONFESIONES :o, PROSA

LOVESONG [1]: Enferma de amor.

Ven a mí, Amado mío, ven a encontrarme en el huerto de tus delicias. Ven tras el incienso y tras la mirra; tras los poemas escondidos en las flores de los verdes campos. He prometido seguirte hasta el final, en medio de los secos desiertos, y en medio de los valles pacíficos. Te seguiré, oh mi Amado, por el camino de los ríos formados por el monte Hermón. Te seguiré más allá de las altas montañas, en las cuales me escondo para encontrarme contigo.

Ven a mí, Amado mío, porque he dejado todo atrás para encontrarme contigo. He vendido todo cuanto tenía, me he deshecho de mis ganancias. Todo por cuanto trabajé, lo he puesto a tus pies, pues no es nada si lo comparo con la sublime experiencia de contemplar la hermosura de tu rostro, contemplarte de cerca.

Deja que me recueste, oh mi Amado, en tu regazo. Mi sueño es estar tan cerca de ti, que pueda oír los latidos de tu corazón. Déjame jugar con los mechones de tu cabello, y sentir en mi frente tu beso, y en mis mejillas la calidez de tu aliento mientras me hablas de los secretos de tu corazón, de los pensamientos de tu mente.

Soy impaciente; aquiétame. Soy impulsiva; contágiame con tu mansedumbre. Que tu bondad infinita se funda en mi interior y consuma mi maldad. Que tu sonrisa borre todas las heridas que me endurecieron y me desviaron de la senda de tu justicia. Que  el ardiente deseo que siento por abrazarte y ser una contigo jamás desaparezca, ni se disimule, ni se difumine con el paso del tiempo. Haré del tiempo mi aliado, pero no pienso soltarte. Me he aferrado tanto a ti, que si intentaras desprenderte de mí, me llevarías contigo.

Esta pasión me consume, ¡me consume tanto…! Mis huesos arden, mi piel te extraña, mi corazón late con fuerza cuando pronuncio tu nombre. Mis ojos lloran cuando te alejas. Mis manos, inquietas, se desesperan por tocarte, por alcanzarte, por aferrarse a tus pies y seguir tus huellas más allá del reino visible. Más allá de lo que mis mortales ojos alcanzan a contemplar con su incrédula esperanza.

¿Qué sombras son éstas que me persiguen…? Son siluetas del pasado las que quieren separarnos. En el momento en que te vi, me abalancé sobre ti y ellas desaparecieron. Su poder dejó de ser inminente y se redujo a cenizas. Siempre estuviste allí. Me abrazaste, lo sé. Tu consuelo fue el bálsamo que me impulsó a seguir. Siempre estuviste allí.

Agita mi interior y remueve los escombros. Repara las ruinas y reconstruye los cimientos. No me compares, Amado mío, no me compares con tus otros amores. Ni dejes que yo me compare con ellos. Vivamos nuestra propia historia. Si la muerte nos unió, no nos separará nada, ni siquiera la vida.

Lihem ben Sayel…

[Inspired by “Song of songs”, chapter 4.] 

72CBECF4-C882-430E-8DC7-F6CE4D951321

LIBROS/LITERATURA, MIS AMIGOS LOS GENIOS

-FRASES DE MIS ESCRITORES FAVORITOS (Iª PARTE)

1. C.S. LEWIS

Un genio. Un intelectual. Un genio (creo que ya lo he dicho). Pero ante todo, un hombre honesto consigo mismo. Admiro su literatura. He leído algo de él y me he quedado prendada, fascinada, de cómo en cada una de sus frases puede haber tanta sabiduría y verdad. Sólo tengo un libro de él. Ya va siendo hora de conseguir los demás. Los añadiré a mi “Otra nueva lista de libros”.

66df57267aa9c29812d5b6bfe5b25cae 20140125-154410frase-dios-no-puede-ser-producto-de-mi-imaginacion-porque-para-nada-el-es-lo-que-yo-pude-imaginar-de-c-s-lewis-119489

2. J. R. R. TOLKIEN

La siguiente frase se halla en “El hobbit”, y al oírla hace unos días en la última entrega de dicha trilogía, pensé: bravo Tolkien. Lo amo. Amo a Tolkien. Tengo una debilidad por sus escritos. Lo que más me ha llamado la atención de leerle, es que no puedo hacerlo sin esbozar una sonrisa. Es que es… todo.

tumblr_ngg6hrRntI1s4dsl9o1_500

frase181

3. FRANZ KAFKA

Porque al fin ha entrado en mi casa. Porque tenemos mucho en común. Ese toque sombrío que sólo algunos comprenden. Esas preguntas tan del fuero interno que son difíciles de transmitir, si no son escritas. Esa mirada que lo analiza todo.

e59b4817cb9b57e6baf46bcc6a2d1b00

frase-de-franz-kafka-para-facebook-3 (1)

4. JHUMPA LAHIRI

Por su fuerza. Su belleza. Su profundidad. Su innegable don. Su chocante realismo. Su dolor en la tinta. Su brutal honestidad. Su confusión. Sus certezas. Sencillamente, no me hace leer a sus personajes: me convierte en uno de ellos.

q15-tn quote-when-i-sit-down-to-write-i-don-t-think-about-writing-about-an-idea-or-a-given-message-i-just-try-jhumpa-lahiri-106801

5. KHALED HOSSEINI

¿Qué decir de este escritor que siempre logra tocar la fibra más íntima de mi corazón? No sé cómo lo hace, pero lo hace. Además, posee una prosa sumamente delicada y exquisita. La forma cómo describe el mundo que ve, es sencillamente un elogio a la vida.

frase-mis_libros_son_historias_de_amor_en_el_nucleo_en_realidad__-khaled_hosseini 968962_546366848733413_323134073_n

6. GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

Le doy un espacio aquí porque me impactó favorablemente con “Crónicas de una muerte anunciada”. Hasta ese momento no sabía que se podía escribir así. La siguiente frase la defino como “perfección”.

5e6eee30-c66d-11e3-affe-673cfa96483c_frases-9

PROSA, REFLEXIONES

-AÚN CREO EN LAS PERSONAS…

(Play mientras lees…)

Con especial dedicatoria a TODOS mis amigos y amigas que leen este espacio. Algo especial nos une…¿por qué negarlo? Abrazos y mucho cariño 🙂

happy-friends-family-with-dog-and-cat-jumping-at-sunset-michal-bednarek

No te conozco, pero sé que estás allí leyendo esto. Quizás estés en la parada del autobús esperando a que llegue, o en el salón de tu casa, en esos breves minutos en los que te detienes a descansar entre hora y hora; talvéz estés en clase, en medio de un atasco, o en un rincón del fin del mundo… yo qué sé. Sólo sé que estás.

Tú tampoco me conoces, no al menos como conocemos a nuestras parejas o a nuestros mejores amigos. Simplemente por algún destello del destino, ambos estamos compartiendo este momento. Desconocemos también nuestras actuales circunstancias. Yo no sé qué te pesa en el corazón, ni qué sueño persigues. Tampoco sé lo que  intentas olvidar, ni tampoco aquello a lo que te estás aferrando con toda la fuerza de tu ser.

Pero permíteme, aunque sea de esta manera, decirte que no estás solo, no estás sola… Yo tampoco lo estoy, porque te tengo a ti. Talvez nuestra fe sea distinta, talvez concibamos el mundo de forma opuesta, talvez nos cruzaríamos el uno delante del otro y ni tan siquiera levantaríamos la mirada, pero ésta es una oportunidad distinta: es la que tenemos de acercarnos más, de ser más cálidos y afectuosos. De ser humanos.

Seguramente algo nos une: puede que sean las ganas de leer lo que otros desconocidos escriben, puede que sea la pasión por el arte, la pasión por vivir, quizá incluso compartimos sueños, pero lo que sí tengo por seguro es que esto no es casualidad. ¿Qué te parece si unimos fuerzas? ¿Qué te parece si nos damos la oportunidad de luchar por un mundo mejor juntos?

Yo estoy aquí. Y de la forma que pueda, te daré lo mejor de mí. Cuentas conmigo. Sí, parecerá irreal, utópico o incluso absurdo. Pero soy de esas personas que aún tienen esperanza, que aún se despiertan por la mañana creyendo en algo bueno. Aún soy de esas personas que creen en otras personas…

Y hoy decido creer en ti.

🙂

“Si no se vive para los demás, la vida carece de sentido.”

Madre Teresa de Calcuta

MÚSICA DE LA BUENA, POESÍA, PROSA

هذا النوع من امرأة

A ti, porque te amé en apasionado secreto, así como la luna ama al sol en la oscuridad de la noche. A ti, porque las venas se me llenaron de agonía cuando te fuiste cerrando detrás de ti la puerta. A ti, porque enamoraste mis sentidos y revolcaste mis poemas en un fango de anhelos derretidos, porque así eras tú, el fuego devorador, o la paz inesperada. Jamás te reproché las promesas rotas, porque yo también había incumplido nuestro trato. Sin embargo, dejaste en mí una herida profunda llamada “recuerdo”, que aún hoy cuesta sanar. Me desafié a mí misma al dejarte ir. Me adormité en la vanidad infinita de tus palabras inconclusas. Y… hoy vuelves, diciéndome que me amas, como si mi corazón te hubiera esperado, como si yo fuera esa clase de mujer. Te despediste de mí aquel día, pero ignoraste que jamás te dejaría volver.

fc2d0b2cf3cd546308c7a519f9c45847

MI VIDA EN IMÁGENES

MÁS QUE PALABRAS

With love…

Lihem Ben Sayel