POESÍA, REFLEXIONES

SOMOS NOSOTROS

Somos amigos…
Nos tomamos de la mano,
Sonreímos sin motivo.
Susurramos, caminando
Nuestros sueños al oído.
 
Somos cómplices del tiempo
Que acaricia nuestra espalda,
Y que viene entretejiendo
Nuestra historia limpia y clara.
 
Como el agua. Como luz.
Como verde de montaña.
Como el aire me eres tú
Aquí en medio de la nada.
 
Somos amantes.
Nos damos todo.
Somos felices.
Somos nosotros.
 
-SOMOS NOSOTROS
Lihem ben Sayel

1044003_10151488513433062_716208561_n

POESÍA, REFLEXIONES, VIVENCIAS

SI ÉL TE AMA

Si él te ama,
esperará.
Si él te ama,
entenderá:
que hay cosas en la vida
por las que vale la pena luchar,
con valentía, pasión y agonía
como si faltara el aire para respirar.

Si él te ama,
cuidará de ti.
Te tomará de la mano
y te hará sentir:
que no estás sola,
y que no importa dónde estés,
él te seguirá extrañando
en cada luna…
en cada amanecer.

– SI ÉL TE AMA

Lihem Ben Sayel

 

MÚSICA DE LA BUENA, POESÍA

POEMA DE AMOR NÚMERO 16

 

 

Estás a pocos metros. Yo te observo.

Te das cuenta y me miras. Tú sonríes.

Entonces pienso: ¿qué habré hecho para merecerte;

para sentir que lo nuestro es tan bueno, tan eterno?

 

Caminamos de la mano algunas veces.

Tú vas rápido y yo sin prisas, pero seguimos juntos.

Porque tus pensamientos no se apartan del ser que amas,

ni mi corazón se despega del único hombre al que pertenece.

 

¿Cómo olvidar tantos momentos, tantas vivencias?

La vida no alcanza para contar nuestra historia.

Menos mal aún faltan días para seguir sintiendo;

para no dejar de decir “te quiero” entre risas y lágrimas.

 

Eso de perseguirnos, eso de entendernos.

Eso me gusta.

Esa  mirada tuya cuando van mis cabellos al viento,

y sabes qué estoy pensando; y sabes lo que estoy sintiendo.

 

La espuma del mar moja nuestros pies,

 y el sol acaricia cálidamente, como tus besos, mi piel.

No sabría decirte todo lo que siento de no haber sido porque tú me enseñaste

a no callar lo que pienso, a sentirme segura y constante.

 

Rompamos los moldes que intentaron marcarnos caminos inciertos;

elevemos los momentos más sagrados de nuestros encuentros.

Yo te amo, amor mío, como el sol ama a la luna,

como el viento a las rosas; como el escritor a su pluma.

 

lihembensayel...
Un año - nueve meses -  quince minutos - 30 segundos...
Feliz 16 🙂

 

LIBROS/LITERATURA, VIVENCIAS DE UNA ESCRITORA

FINALMENTE, COMO ALGO PREDESTINADO POR DIOS, LA ENCONTRÉ…

 

Queridos amigos:

Como ya saben, hace pocos días emprendí una larga travesía de la mano de Dios: la escritura de mi primera novela. En estos días, desde que les hablé acerca del asunto, no han cesado los mensajes de ánimo y de fe. Aunque no lo creas, con el sencillo mensaje o felicitación que me has dejado saber, has avivado la llama de un sueño que en realidad, nunca ha dejado de crecer y alimentarse.

Hoy, tenía entre mis manos un par de novelas cristianas. Ya sabía yo que una de ellas formaba parte de una muy reputada serie. Pero en cambio, de la otra no sabía nada. Así que empecé por lo desconocido y comencé la lectura de Tan cierto como el amanecer” . Iba por el segundo capítulo, pero tuve que parar. Me dije: ¡quiero escribir como ella y causar este impacto en las vidas!

Hoy me tomé el tiempo de leer acerca de Francine Rivers, y he quedado fascinada. Aparte de ser una evidente escritora prolífica, sus libros (la gran parte de ellos en inglés) han cumplido su cometido: mostrar el gran amor redentor de Dios y expandir su Reino. He querido dejar constancia de este suceso en mi apartado de “Vivencias de una escritora” porque hoy, casi por casualidad, he hallado al fin una referencia cristiana de calidad en cuanto al estilo literario al cual siempre he querido dedicarme: la novela. Gracias a Dios por Francine Rivers

 http://www.francinerivers.com/ Hoy le he escrito un e-mail. Como me responda, bien saben ustedes que no podré ocultar mi alegría 😀

Siempre vuestra,

Nejath L. Hidalgo

¡¡¡AL FIN UN REFERENTE DE EXCELENCIA!!!

 

 

 

ARTÍCULOS, REFLEXIONES, TESTIMONIOS

UN JUEGO PELIGROSO

"UN JUEGO PELIGROSO"
(Testimonio anónimo en primera persona)

“Era pequeño. Tendría unos 7 años. Estaba con mi padre en una noche de las suyas. Él había quedado con sus amigos… para pincharse. Estábamos en un piso  Uno de ellos era policía y llevaba su arma. Yo jugaba con una pequeña niña que era hija de uno de ellos y estaba conmigo en el salón mientras mi padre y sus “amigos” estaban en una habitación drogándose.”

“De pronto, en medio del juego, veo un objeto sobre el televisor: era el arma del policía. Ignorando el peligro, cogí la pistola y apunté a la niña en la cabeza con toda la inocencia de un niño. Estábamos jugando. Pero en ese momento me doy cuenta de que la pistola pesaba mucho. Y entonces supe que no era de juguete.”

“Cuando voy caminando hacia la habitación donde estaban mi padre y los demás, se quedan estupefactos al ver que llevaba el arma. Aterrorizados, me decían: “¡no te muevas! ¡quédate tranquilo, no hagas nada!” Y me la quitaron de la mano. La pistola estaba cargada y no tenía ni siquiera el seguro puesto. Podría haberse disparado mientras jugaba con aquella niña. Pero ahora entiendo que Dios nos guardó.”

“Muchas son, Señor mi Dios, las maravillas que tú has hecho.

No es posible enumerar tus bondades en favor nuestro.

 Si quisiera anunciarlas y proclamarlas, serían más de lo que puedo contar.”

Rey David, libro de Salmos 40:5 

Lihem Ben Sayel,

The Princess Of The Lord…