TE TRAIGO POEMAS

Amor. Amor intenso. Amor que me abre camino en las mañanas, dibujando a mi paso cálidas nubes de terciopelo. Amor. Amor de mi alma. Tu caricia es delicia temprana. Tus ausencias son eterno desazón. Amor. Te traigo poemas. Por si olvidas que mi corazón es tuyo; por si recuerdas en demasía cuánto te fallé. Amor, ¿y si nos tomamos de la mano…? ¿Y si dejamos atrás las condenas? Seremos, al fin, agentes libres del ayer.
—Lihem Ben Sayel.

 

 

CRECE

ws_Footprints_2560x1600Crece, amor mío. Crece. Aunque, creciendo, mi corazón sepa que estás un paso cada vez más lejos de mí. Crece. Alegría de mis días. Pues disfrutándote así, cada día, me dolerá menos verte partir.
—Lihem Ben Sayel

Al compás de varias noches 

Ningún espejo roto

refleja —eficaz— una imagen. 

Palabras. 

Oídos sordos,

a las mentiras que vienen y van.

Tú y yo,

y un par de otras cosas.

Los silencios que la voz esconde, 

son doctrinas sin dueño, ni pose;

dulces misterios por revelar.

Me acogeré al refugio de lo cierto,  

mientras no llueva en el país de las maravillas.

Nos amaremos.

Y al compás de varias noches, 

nos habremos bailado la vida.
—Lihem Ben Sayel.

Tres meses siendo “mamá”


—Lihem Ben Sayel… ❤

A la entrañable Emerenc Szeredás.

Definitivamente, Emerenc merecía que su vida fuese contada. Aquella mujer —ya muerta desde hace varias décadas— fue una suerte de heroína que, una vez que has llegado a conocerla en toda su complejidad y magnitud, —e incluso en su aparente ignorancia y vulgaridad— ya no te la puedes quitar de la cabeza, ni del corazón. Te atrapa.

Emerenc fue la asistenta del hogar de la escritora húngara Magda Szabó. A partir de esa relación, surge el libro “La puerta”, título que encierra un sinnúmero de evocaciones más allá del simple objeto.

Podría escribir mucho más acerca de las impresiones que me ha dejado este libro, pero aún estoy rumiándolo y sacando mis conclusiones de tan entrañable novela. Lo que sí puedo decir, a ciencia cierta, es que “La puerta” se ha convertido en mi libro favorito. Y la honorable y compleja Emerenc, es ahora mismo mi personaje predilecto de la literatura, precisamente por un motivo: Emerenc no es la invención de ningún escritor, existió en la vida real, y eso hace que este libro, su historia, tenga un peso inexorable sobre todo aquel que lo lea y lo digiera, más que con la mente, con el corazón.

Y a mi manera, esta entrada, es una forma de honrar su vida, y toda la enseñanza que ha podido plasmar en mi corazón aún después de muerta.

Extractos del libro:

La presente obra no se ha escrito para Dios, conocedor de mis entrañas, ni para las sombras, testigos de tantas horas de vigilia y de sueño; dedico este libro a los hombres. He vivido con valentía hasta ahora y espero morir así, con coraje, sin mentiras, y para ello es necesario que declare de una vez por todas que yo maté a Emerenc. Yo quería salvarla, no destruirla, pero eso no cambia nada.

Ella era nuestro ejemplo vivo, generosa, pródiga con su delantal almidonado con la faltriquera siempre llena de caramelos, con su bolsillo del que asomaban como palomas pañuelos blancos de lienzo; era la reina de la nieve, la seguridad, las primeras cerezas del verano, la primera castaña que caía madura del árbol en otoño, las dulces calabazas al horno en invierno y el brote verde primaveral en el seto del jardín. Emerenc era pura, invulnerable, siempre daba lo mejor de sí; era ella misma y todos nosotros, o más bien era como nos hubiera gustado ser a nosotros.

door-film-helen-mirren-hungary-emerence-magda-az-a31

(Las imágenes son de la película “The door”, basada en el libro, y protagonizada por la grandiosa Helen Mirren.)

Cosas personales, Abril 2017 (Parte I)

I

LECTURAS

Estoy especialmente feliz por el hecho de volver a poner ciertas cosas en orden en mi vida. No es muy fácil reorganizar las filas luego de la arrolladora experiencia de la maternidad. Sin embargo, luego de las primeras semanas, debo admitir que, en mi caso, las cosas se fueron poniendo más fáciles. Un maravilloso ejemplo es que ¡he vuelto a leer! Y no me costó mucho escoger el que sería el primer libro del 2017. Se trata de “La puerta”, [Magda Szabó]. En él, la autora relata su variopinta relación con su asistenta, Emerenc. Bueno… les digo yo que pocos libros que haya leído han provocado esas sensación tan profunda de “entrañamiento”. Esta historia me ha cautivado. Claro, ahora no puedo devorarme un libro en 2 días. Pero por lo menos he descubierto que, durante el día, tengo algunos momentos aprovechables para la lectura. Y eso me hace sentir muy bien. También he adquirido “Intérprete del dolor” [J. Lahiri], y hoy acabo de comprar “Un largo camino a casa” [S. Brierley]. Me estoy decantando por libros testimoniales. Con Szabó acabo de hacer un descubrimiento excepcional; por lo cual coleccionaré sus otras novelas. Me gusta su estilo. No he leído a nadie que ponga las comas tan bien puestas como ella. Así que es posible que los siguientes libros que compre sean los suyos. A no ser que me encapriche especialmente con alguno.  Lo que sí me tiene molesta es que, al comprarlo, no me di cuenta que era una edición de bolsillo. Obviamente no puedo permitir que uno de mis libros favoritos esté en versión de bolsillo. Me compraré la edición en tapa blanda (o mejor dicho, la pediré como regalo de cumpleaños),  y esta la regalaré a quien primero me la pida. Pronto publicaré mi nueva lista de libros, ya que mis gustos han variado un poco.

II

ESCRITURA 

También, para sorpresa mía, he podido apartar tiempo para escribir. Les voy a decir algo que nunca me había planteado hasta hoy, pero si me diesen a escoger si prefiero un buen libro o un cuaderno vacío y un bolígrafo, creo que me decantaría por lo segundo. Sí, estoy convencida de que sería así. Me gusta leer, pero más aún me gusta crear algo para leer, expresar mis propias emociones, aún bajo el riesgo de que no sean tomadas por “literatura”. Qué más da. Escribo a corazón abierto… y eso no hay ley que pueda regirlo.

III

ESPEJO

Me siento feliz con lo que veo en el espejo. No, sé que no soy perfecta físicamente. Y me encanta eso. Me gusta irradiar una fuerza interior que va más allá de la perfección física o del canon de belleza de moda. Creo que para cualquier ser humano (en especial para las mujeres recién dadas a luz, como yo)  es muy importante sentirse cómodos consigo mismo. Y yo puedo decir que me gusto. Me quiero y me acepto. Y eso, en cualquier caso, es una gran noticia.

IV

SALUDOS

Quiero saludar a algunas personas especiales que me han dicho últimamente que me continúan leyendo. Saludos a mi amiga Karime, que está en Alemania. Saludos también a Laura, que pronto me visita. Saludos a mi “Tito”, te quiero. Saludos a mi Verito, mi Amira. Saludos a mi Amir O. Saludos a mi amigo querido Samu. Y saludos a todos los que, anónimamente, me leen.

MENCIÓN Y REGALO ESPECIAL

Esto va para Hiara: me hizo muy feliz encontrarme con tu testimonio de amor hacia Jesús en medio de todo este océano de WordPress. Te obsequio una canción de una de mis cantantes cristianas favoritas. Un abrazo y bendiciones.

Siempre vuestra,
Lihem ben Sayel, 
the princess of the Lord…

Mi vida en imágenes (Abril, 2017) I

Esta es —oficialmente— mi “cara de mamá”.
Mamá e Isaac, 2 meses.