CONFESIONES :o, MUY PERSONAL

Lo aprendido, se queda.

[Un regalito para cerrar bien el año.]

Este año ha sido de muchos -e importantísimos- aprendizajes. De adentrarme en las profundidades. De renunciar. De amar de corazón -o al menos intentarlo un poco más. Este año han cambiado cosas; cosas que, , no volverán a ser iguales. A veces siento miedo, sólo a veces.

Pero la mayor parte del tiempo, el amor echa fuera todo ese temor a lo nuevo, a lo que desconozco, pero que se aproxima a una velocidad vertiginosa. A veces, aún lloro por las decepciones. Es normal. Soy humana, y de naturaleza sensible. Me he permitido serlo, después de todo.

Sigo prefiriendo callar. Guardarme ciertos secretos. Apuntalarlos en algún rincón de algún diario. Intento hablar. No resulta. Quizás ese tipo de desahogo no vaya conmigo. Quizás, en mi caso, mi ciclo de liberación sea el callar, reflexionar, escribir, y continuar. Prefiero que todo siga su curso. No estoy aferrada a nada, por lo tanto, nada puede encadenarme. Ni retenerme. En mi corazón no hay dolor, ni angustia, ni rencor. Sólo hay paz; sosiego. Soy libre.

Quizás, aunque muchas cosas hayan cambiado, preferiré mantenerme al margen del “gran escenario”. Y al margen de las espectaculares luces, para disfrutar -y darme cuenta- de los detalles más grandiosos, que pasan desapercibidos en un mundo donde las masas se mueven detrás de lo común y de lo efímero, sin reparar en las cosas realmente valiosas, que perdurarán en la eternidad.

Quizás aún prefiera callar. Pero mi corazón no está cerrado… al fin.

Feliz 2017.
Lihem Ben Sayel… 

♦Mira aquí mi nuevo poema: «He vencido». 

coast-evening-sun-1

CONFESIONES :o, MATERNIDAD, MUY PERSONAL, VIVENCIAS

Mi despedida del mejor año de mi vida… hasta ahora.

Introducción.

¿Cómo se puede resumir un año, 365 días… tantas cosas vividas? Para ser honestos, no es nada sencillo. Pero lo intentaré, por amor a las memorias. No es por azar que este Blog lleva por nombre “Memorias…”.

I

El año empezó bien. Con las relaciones bien forjadas; con ganas. Pero, de un momento a otro, dio un vuelco (alrededor de febrero-marzo). Y, una relación que yo daba por consolidada, se derrumbó. Me decepcioné, sí, una vez más. Pero, en esta ocasión, decidí elevarme por encima de mis propias emociones, y buscar en lo profundo del espíritu.

II

Y así, casi por accidente, comencé mi intensa búsqueda de Dios. Algo que no consta sólo en dogmas, ni en responsabilidades, sino en DESEO. Sí, deseo en mayúsculas; porque si bien es cierto que antes la búsqueda de las profundidades de Dios estaban relacionadas con una especie de peso, o sentido del deber, esta vez se transformó en mi mayor -no, en mi único- deseo.

III

Entonces, todo cambió. Y una a una me fui deshaciendo de aquellas cosas a las que había aferrado. Se podría fácilmente decir que cambié de identidad. Claro que, antes de tal cambio, debes anularte por completo. Borrar todo rasgo antiguo. Soltarte de las riendas. Incluso romper aquellas bases en las que te habías levantado. ¡Y cuánto he amado ese cambio!

IV

Obviamente, al principio sentí vértigo. Si ya no era Nejath, la de los libros y la literatura, entonces ¿quién era? Si ya no era la que hacía esto o aquello, entonces, ¿en quién me había convertido? Y así fui como empecé desde cero, desde el principio de todo. Me sumergí en el Edén. Volví a pasear con Dios, sabiendo que, aún si volvía a comer del fruto -y fallarle-, Él seguiría teniendo un plan para traerme de regreso.

V

Y los meses fueron pasando… abril, mayo, junio… ¡Junio! Dos semanas antes de terminar el mes, comienzo a sentir extrañas señales en mi cuerpo que nunca antes había reconocido. «¿Será posible que…? No, no puede ser. Debe ser una falsa alarma.» Y así, entre mi ingenuidad y mi temor a equivocarme, me hice un test.

VI

Mi deseo era tener un hijo a los 30 años. Bien, pues me enteré de que estaba embarazada (de más de 3 semanas) el día antes de cumplir los 31. Eso me vale 🙂 . Desde allí, se sumó a mis meses de felicidad, un nuevo motivo para seguir adelante: mi hijo. ¡Y cómo me cambió eso por dentro! Supe enseguida que, a partir de entonces, mi vida jamás volvería a ser igual.

VII

Julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre… y hasta aquí, 28 de diciembre. No, las cosas no me han resultado fáciles, ni idílicas. Sin embargo, existe una notable diferencia cuando la paz verdadera y el amor reinan en tu corazón. Se nota cuando tu tarea diaria es despojarte del orgullo y del egoísmo. Se nota cuando quieres “amar, servir y perdonar” como lo hiciera Jesús, vivo ejemplo del amor.

VIII

Aún me estoy reconstruyendo. Aún debo dejar atrás facciones de mí a las que había aferrado como intrínsecas. Pues ahora sé que, con el enfoque correcto, puedes convertirte en alguien mejor; sí, sólo por medio del amor.

IX

Todos necesitamos su gracia y su favor. Así que todos estamos al mismo nivel. Nadie más grande. Nadie más pequeño. Todos igual de necesitados, ante su infinita misericordia y su gloria que se apresura a rescatarnos. Y cuando lo ves de este modo, comprendes la importancia de ser sencillo, de ser genuino y veraz.

X

No, no digo que lo haya alcanzado ya. Pero sé que estoy en la senda correcta. Me dejaré la vida en ello; pues si no ¿qué sentido tiene llamarme “cristiana”? He visto con mis propios ojos el dolor y la destrucción que producen el orgullo, el egoísmo, y el amor fingido. Y no quiero caer más en esa trampa. A la vez que siento lástima de los que deciden permanecer en ella.

XI

Sí, esperé cosas de personas a las que amaba, y de las que creía que me amaban. Me di cuenta de que la gente a veces te usa para sus propios intereses. Su ausencia y su indiferencia me demostraron una vez más que Dios es el único que jamás nos falla, y que Él es el único perfecto en amor. Amor. Esa palabra tan fascinante. Tan fácilmente usada. Esa palabra que necesito desesperadamente hacer realidad en mi vida, cada día…

XII

Hoy, estoy a punto de ser madre. Soy más madura y más desprendida. Más segura y más libre. Estoy más enamorada de mi familia, y soy menos amante de las cosas efímeras de este mundo. Sé que me quedan cosas por enmendar. Me encomiendo a Dios con ese propósito.

Conclusión.

Sí, a tres días de concluir, sigo afirmando que 2016 ha sido el mejor año de mi vida. Que Dios nos bendiga a todos. Que nos dé sabiduría para enfrentar el nuevo año que está por comenzar. Que, cuando miremos hacia atrás, podamos saber que estamos mejor de lo que estuvimos. Y que el AMOR reine en nuestros corazones y en nuestros hogares todos los días de nuestra vida. Recuerda que lo mejor, está por venir…

Siempre vuestra,

Lihem Ben Sayel ♥

the princess of the Lord...

561883_10151064200473062_581454286_n

CONFESIONES :o, LETTERS TO MY BABY, MATERNIDAD, MUY PERSONAL, VIVENCIAS

Me pregunto…

img_8554
LETTER #3
Me pregunto si podré soportar la pureza de tu mirada cristalina. Si, al cruzar mis ojos con los tuyos, no sabrás ya todo de mí. Me pregunto si seré el motivo, de vez en cuando, de tu sonrisa. Si el sonido que emita tu garganta, hará mi corazón derretir. Me pregunto si, al sostener con mi meñique tus dóciles manecitas, no será un instante premonitorio del resto de nuestras vidas; de lo que habrá de venir. Porque te sostendré, te lo aseguro, a cada paso, —incluso cuando aún no seas capaz de darlos. Pues te enseñaré a caminar, pequeño mío, y más aún, te mostraré el camino. Acariciaré tu piel tanto como tus recuerdos, pues atesoraré tus momentos en lo profundo de mi interior. Eres dádiva que sólo puede venir del cielo. Eres vida que grita: “he venido a darle un nuevo significado al amor”. Me pregunto si, al tenerte en mis brazos, no estaré sosteniendo mi propio corazón. Porque ahora, que ya vienes a este mundo, aún no te he visto… pero mi vida ya cambió.

—Lihem Ben Sayel, la mujer más feliz de este mundo… 🙂

P.d.: Les comunico, amigos, que hoy recibí la hermosa noticia de que tendré un niño, tal como lo había soñado…

 

14492576_10153877869458062_5062377999416190681_n

 

CONFESIONES :o, MUY PERSONAL

Treasure (I)

«Y lo que más valoro de la amistad, sigue siendo esa sinceridad. La lealtad en los momentos oscuros. El perdón cuando se haGold-coins-treasure-stacks fallado. El abrazo que nadie nota que hace falta. Cumplir las promesas que se hicieron en los tiempos de bonanza. Pero aprendes, con el paso de los días, que la amistad es tan imperfecta como esquiva. Tan sublime como dolorosa; cuando llega el abandono y la indiferencia.»
Lihem Ben Sayel.
CONFESIONES :o, MATERNIDAD, MUY PERSONAL

Aquí va otra vez.

Buenos días a todos. Aquí estoy yo, con una dosis extra de adrenalina, esperando las 2 horas y media que faltan para acudir a mi cita de hoy, el gran día, cuando escuchas el corazón del bebé, cuando le puedes ver (o eso esperamos su padre y yo…), cuando tomas el primer contacto, y dices: vale, esto va en serio, allí, dentro de mi vientre, hay alguien.

Estoy rodeada de yogur de fresa y plátano, mi ración de avena, libros del pediatra Carlos González, y bolsas de basura (o sea, varias bolsas de basura) llenas de cosas que no quiero arrastrar en mi nueva vida. Pronto me mudaré, así que es la oportunidad perfecta para ser totalmente despiadada, y deshacerme de infinitos objetos que he acumulado durante todos estos años, y que estorban en mi casa, y en mi vida. Desde recuerditos de boda, cables que ni sabes para qué sirven, dvd’s que nunca volveré a ver, hasta manualidades por mi cumpleaños. (¿Ya he dicho “despiadada”, verdad…?)

¡Y me siento libre! Aunque la casa, pues, imagínense cómo la tengo ahora mismo con tantas bolsas, y cosas que he sacado de su lugar, para que no se me escape nada. Noto cómo la atmósfera de casa se va haciendo más ligera. Me gusta ver esas bolsas (y las que faltan aún por ver), porque representan algo muy a tomar en cuenta: la drástica determinación para provocar cambios profundos en tu vida. Pero todo, amigos, ha empezado desde dentro hacia fuera, y esa ha sido la clave del juego.

He hecho un recuento de los libros que he leído desde el pasado agosto de 2015, y suman 12, talvez, o más (hay alguno que he releído justo después de terminarlo). Me he sumergido en la lectura, pero en otro tipo de lectura, y me he sentido realmente edificada como persona, y mi ser espiritual se ha sumergido así mismo en una búsqueda incesante por conocer las profundidades insondables de mi Dios.

Esto tiene como resultado que mi vida, a pesar de las dificultades que te puedes encontrar de vez en cuando, me resulte liviana. Talvez esta frase la he dicho y escrito muchas veces este año, pero aquí va otra vez: ¡este es el mejor año de mi vida! Y lo más grandioso es que aún no ha terminado.

Bueno, he de dejarles, porque me tengo que acicalar, y quiero estar muy guapa para ir a ver a mi bebé. 😀

¡Ah! ¿Ya les mencioné que estoy de vacaciones…? ¡Síííí! Y es maravilloso vivir al margen de los horarios. Así que, seguramente, pasaré más tiempo escribiendo por aquí.

Siempre vuestra,
Lihem ben Sayel
The princess of the Lord…

P.D.: ahora mismo, estoy leyendo INTENSO de A. W. Tozer, y me gusta mucho su tono apasionado y determinante en torno a la vida sacrificada. Vale, ahora sí me voy.

tumblr_n4c37gxM6d1tvuu8no1_500

 

MATERNIDAD, MUY PERSONAL

[Hermosos pequeños cambios]

Un diario para escribir todo lo relacionado a esta nueva etapa. Canciones en hebreo que canto con dulzura al pequeño ser que se está formando en mi vientre. Un salmo en la mañana, o en la noche, para que desde ahora, él conozca el inmenso amor de Aquel que lo creó y lo envió a este mundo; a mí.

No, no todo en mi vida gira en torno a mi bebé. Tengo un Dios al que amo y adoro, y le sigo buscando con desesperación. Tengo un esposo maravilloso, con quien estoy compartiendo este tiempo tan especial. Tengo una hermosa familia, amigos, amigas.

Vivo plenamente feliz, pero no sólo por el bebé. Había mencionado antes ya que este año estaba siendo el mejor de mi vida. Y así está siendo. El bebé que Dios nos ha regalado es la guinda del pastel. Pero aún hay mucho, mucho pastel…

Gracias a Dios, no tengo malestares, ni me siento una especie de Hulk bajo el efecto de las hormonas. Tampoco estoy llorando por las esquinas. En fin, es un embarazo normal, y hermoso. Doy largos paseos por la playa. Y una paz maravillosa me inunda.

Yo creo en el amor, en la amistad, en las flores, en la vida. Le enseñaré la vida. Le mostraré el amor.

—Lihem ben Sayel

Pink-Flowers-Summer.jpg

MATERNIDAD, MUY PERSONAL

[Él recordará Tu rostro]

Amado mío, míralo; míralo ahora. Obsérvalo detenidamente, mientras se forma, mientras crece. En su espíritu, él recordará Tu rostro. Mírale de tal forma, que todos los días de su vida, él sólo procure buscarte intensa y apasionadamente, con desesperación, porque querrá volver a ver tu rostro otra vez…

—Lihem ben Sayel

el-universo-2491.jpg

«Tus ojos vieron mi cuerpo en formación;
todo eso estaba escrito en tu libro.
Habías señalado los días de mi vida
cuando aún no existía ninguno de ellos.»

Rey David, Salmos 139:16 (DHH)

LETTERS TO MY BABY, MATERNIDAD, MUY PERSONAL

[Carta a mi bebé]

img_8554

LETTER #1

Hola bebé, creo que existen algunas cosas que debes saber:

Nunca he amado tanto mi cuerpo, como ahora, que ya sé que estás en mí. Tengo muchas preguntas, y sin embargo, no albergo ni un sólo temor.  Por lo cual, tú tampoco debes temer. 

Has llegado a tu ritmo, haciendo gala de quien sabe que apresurarse es un gran error, y que Dios lo hizo todo hermoso, a su tiempo. ¿Puedes saber lo que siento? ¿Puedes comprender el amor que te tengo? ¿Acaso sientes los estremecimientos en mi cuerpo, y cómo se aceleran los latidos de mi corazón con sólo pensarte?

Te estás formando, despacio, y bien. Pero a la vez, el tiempo pasa muy rápido. Las veinticuatro horas del día se deshacen como el barro, y yo sólo puedo disfrutar cada día, sabiendo que esta etapa tuya y mía jamás se volverá a repetir. 

Eres un milagro, porque eres vida dentro de mí. Y me siento privilegiada, escogida, porque ha sido así. Me han dicho que vienen muchos cambios, y ¿sabes qué? Los espero con brazos abiertos. Deseo esos cambios tanto como te he deseado a ti. 

Sí, este mundo es hostil. Pero me encargaré de que te sientas seguro, amado y aceptado en un hogar donde ya reina el Amor. Estoy lista para esta experiencia. Estoy preparada para darte lo mejor. Estoy ansiosa por verte, acariciarte, y escuchar tu voz.

Bebé, mi bebé, nos seguimos presentando entre nosotros… Aún tenemos mucho que conocer el uno del otro.

Mami ❤

image.jpeg

MUY PERSONAL, NI IDEA

[ Agradecida ]

Estoy

danzando entre nubes.

Estoy

sumergida en amor….

 

—Lihem ben Sayel

image.jpeg

MUY PERSONAL

Mi vida antes de los 31.

Ayer fue el cumpleaños de mi amiga Lilia. Estuve con ella, compartimos un tiempo agradable. Y al final de la fiesta, como viene siendo costumbre, ella tocó su darbuka, y yo bailé al son de un par de canciones árabes que amamos. Hace mucho [mucho tiempo] que no lo hacía, porque, digamos, este ha sido un año diferente. Pero las chicas de mi entorno tienen ganas de fiesta, por lo tanto es probable que organice una con las más cercanas a razón de mi cumpleaños. La he hecho en 3 o en cuatro ocasiones, y he invitado a tantas chicas como he podido. Pero esta vez, sólo invitaré a aquellas con las que me sienta más cómoda. Supongo que habrá cous-cous. Bueno, ya tendré tiempo para organizarlo.

Estos son mis últimos días de “30 añitos”. ¡Han sido fantásticos! Digamos que he reorganizado un poco mi vida. Y eso está muy bien. A veces me pongo de mal humor cuando hace mucho calor, o cuando no puedo comerme una hamburguesa de ternera con pepinillos (como en este preciso momento, ya que sigo una dieta hipotóxica a favor de mi lesión en la rodilla izquierda). Pero algo de pan de espelta queda en la nevera. Bueno, y fruta.

Recuerdo que antes usaba este espacio personal para contar nimiedades como éstas. Pero para mí era divertido. De pronto (y no sé exactamente en qué momento) esto se convirtió en un lugar donde me siento obligada a escribir poesía, prosa o reflexiones de cierta calidad retórica. Haram. Es mi Blog, ¿no? ¿Qué pasa si un día quiero escribir cosas así?

Pero esto me recuerda a que nadie me obliga. Yo me auto impongo reglas. Lo he hecho durante toda mi vida, y a veces es difícil salir de la estructura. Y hablando de estructuras… Estoy TAN feliz de haber conseguido establecer un hábito de “búsqueda de Dios” en mi vida, que tengo la impresión de que es lo mejor que he hecho en la vida. Sí, así de pletórica estoy. Ahora, buscar la presencia de Dios (estar con Él) representa la columna vertebral de mi existencia, por encima de las cosas que “hago para Él”.

En el post pasado hablé acerca de la renuncia. Creo que es una de las palabras claves de este año. Y uno de los motivos de por qué este año es tan pero tan especial. Claro que también me han ocurrido cosas no muy buenas. Cosas como, por ejemplo, que una amiga a la que yo consideraba mucho, simplemente desapareciera del mapa, sin explicación alguna. Hace algunos años, talvez mi reacción habría sido distinta. (Créanme, puedo bordar el ridículo cuando me sale la vena más pasional).

Pero, reitero, este año es diferente… 🙂

Es como si me da igual que el mundo me aplaste. De hecho, puede aplastarme. Ya me ha aplastado antes. ¿Y saben qué? Sigo aquí. Por la gracia de Dios. Todo es más fácil y llevadero cuando tienes un escondite al cual acudir en momentos así, turbios y sombríos. La ventaja está en que sabes que, si ya has sobrevivido a anteriores valles sombríos de muerte, podrás sobrevivir a otros que vengan.

La luz siempre disipará las tinieblas. Y yo AMO la luz. La amo, precisamente porque provengo de las tinieblas. Ya he estado allí. Es un sitio tenebroso, donde no importa lo alto que llegues, siempre sentirás que estás en lo más bajo. Es un sitio donde te quedas solo, desamparado, y sólo obedeces a impulsos que luego te hacen sentir peor. Porque los impulsos son muy malos amos. Son castigadores y crueles. No tienen piedad ninguna.

Y estoy enamorada del amor, de la piedad, de la misericordia, de la gracia y el favor de un Dios que me abruma con su abrazo. Me rodea con cánticos de liberación. Me da oportunidades en cada amanecer. ¿No es hermoso…?

Ni yo me reconozco. Y eso a veces me asusta. Pero quiero ir al próximo nivel. No tengo miedo de lo que encontraré allí, porque sé que mi Amado estará allí. Y con Él al otro lado de la orilla, nada puede salir mal.

Ahora voy a descansar. Tuve un día libre precioso con mi amiga Ute, haciendo cosillas. Compartir con ella siempre es edificante para mí. Me estoy riendo sola porque ayer bailé “Rasputin” con una amiga ucraniana (estaba bailando sola, así que decidí acompañarla). Y allí estábamos, bajo la luna llena, bailando Rasputin como universitarias de la época. Casi me caigo a la piscina. Imaginen el panorama.

Buenas  noches ❤

Lihem.

image