LETTERS TO MY BABY, MATERNIDAD

[Hábitat]

Ahora habitas en mi cuerpo, pero un día dejará de ser así. Sin embargo, jamás dejarás de habitar en mi corazón…
—Lihem Ben Sayel.

MATERNIDAD, VIVENCIAS DE UNA ESCRITORA

Y con ustedes…

Lo siento, pero estoy muy entusiasmada. ¡Acabo de escribirle el primer cuentito a mi bebé! Así que lo registro por aquí… (Se me nota mucho la alegría ¿no?) Pues éste, es el primero de muchísimos cuentitos, poesías, historias, relatos, etc… que le escribiré al pequeñín. Claro, que éste es especial ¡porque es el primero de todos! Ya le pedí ayuda al padre para los gráficos, porque yo soy pésima jaja… En fin, después de dos días cavilando, me voy feliz a la cama.
¡Buenas noches! 🙂
Nota: el personaje del delfín lo escogió el padre.

14086321_1837199653178121_51239584976406768_o

 

MATERNIDAD

La vida que crece dentro de mí.

Yo creo en los milagros. Y no es —en lo absoluto—, una utopía. Los he visto delante de mí. Los he visto en mi propia vida. Y ahora, lo veo dentro de mí.

El jueves 4 de agosto, vi con mis propios ojos el milagro maravilloso que se está desarrollando en mi vientre. Tengo que confesar que, tras cierto tiempo esperando, y a pesar del test, y de los cambios de mi cuerpo, necesitaba verlo. Simplemente lo necesitaba.

Mi esposo estaba muy contento, pero yo, nerviosa. ¿Y si no hay nada dentro? jaja… Bueno, supongo que no soy la única que ha pasado por esto. Así que, cuando lo vimos… ¡wow! Mi esposo tenía una expresión de gran sorpresa, y me decía lo mucho que se movía. Yo volteaba la cabeza, pero no tenía una visión tan clara, dada la posición de la pantalla. Cuando hice un esfuerzo mayor, pude verlo mejor…¡y allí estaba! En ese preciso instante, mi pequeñín se estaba estirando, lleno de vida y de vigor. Y esa es la imagen que se ha quedado en mi retina.

Luego, escuchamos su corazón. Y yo, como baterista que soy, recordaré para siempre el tempo de sus latidos: pum, pum, pum… Este detalle dibujó una gran sonrisa en mi rostro. ¡Va a salir baterista como su madre!—exclamé llena de felicidad. Y entonces, allí me di cuenta de cómo esta experiencia empieza a cambiarte por completo la vida. Sueñas de una forma distinta. Te proyectas de manera diferente.

Es, simplemente, un milagro.

No.

Es más que un milagro.

Es el milagro más grande que ser humano alguno pueda experimentar.

Es, sin duda, el milagro de la vida.

La vida que crece dentro de mí.

—Lihem ben Sayel.

img_7738

 

[Contenido extra…]

Estos son (casi) todos los libros que he leído en espacio menor de un año.

librosunaño.jpg

Estos son los que me acompañarán ahora los siguientes meses. De momento jeje… La lista siempre aumenta.

libros2.jpg

¡Hasta la próxima!

🙂

 

 

CONFESIONES :o, MATERNIDAD, MUY PERSONAL

Aquí va otra vez.

Buenos días a todos. Aquí estoy yo, con una dosis extra de adrenalina, esperando las 2 horas y media que faltan para acudir a mi cita de hoy, el gran día, cuando escuchas el corazón del bebé, cuando le puedes ver (o eso esperamos su padre y yo…), cuando tomas el primer contacto, y dices: vale, esto va en serio, allí, dentro de mi vientre, hay alguien.

Estoy rodeada de yogur de fresa y plátano, mi ración de avena, libros del pediatra Carlos González, y bolsas de basura (o sea, varias bolsas de basura) llenas de cosas que no quiero arrastrar en mi nueva vida. Pronto me mudaré, así que es la oportunidad perfecta para ser totalmente despiadada, y deshacerme de infinitos objetos que he acumulado durante todos estos años, y que estorban en mi casa, y en mi vida. Desde recuerditos de boda, cables que ni sabes para qué sirven, dvd’s que nunca volveré a ver, hasta manualidades por mi cumpleaños. (¿Ya he dicho “despiadada”, verdad…?)

¡Y me siento libre! Aunque la casa, pues, imagínense cómo la tengo ahora mismo con tantas bolsas, y cosas que he sacado de su lugar, para que no se me escape nada. Noto cómo la atmósfera de casa se va haciendo más ligera. Me gusta ver esas bolsas (y las que faltan aún por ver), porque representan algo muy a tomar en cuenta: la drástica determinación para provocar cambios profundos en tu vida. Pero todo, amigos, ha empezado desde dentro hacia fuera, y esa ha sido la clave del juego.

He hecho un recuento de los libros que he leído desde el pasado agosto de 2015, y suman 12, talvez, o más (hay alguno que he releído justo después de terminarlo). Me he sumergido en la lectura, pero en otro tipo de lectura, y me he sentido realmente edificada como persona, y mi ser espiritual se ha sumergido así mismo en una búsqueda incesante por conocer las profundidades insondables de mi Dios.

Esto tiene como resultado que mi vida, a pesar de las dificultades que te puedes encontrar de vez en cuando, me resulte liviana. Talvez esta frase la he dicho y escrito muchas veces este año, pero aquí va otra vez: ¡este es el mejor año de mi vida! Y lo más grandioso es que aún no ha terminado.

Bueno, he de dejarles, porque me tengo que acicalar, y quiero estar muy guapa para ir a ver a mi bebé. 😀

¡Ah! ¿Ya les mencioné que estoy de vacaciones…? ¡Síííí! Y es maravilloso vivir al margen de los horarios. Así que, seguramente, pasaré más tiempo escribiendo por aquí.

Siempre vuestra,
Lihem ben Sayel
The princess of the Lord…

P.D.: ahora mismo, estoy leyendo INTENSO de A. W. Tozer, y me gusta mucho su tono apasionado y determinante en torno a la vida sacrificada. Vale, ahora sí me voy.

tumblr_n4c37gxM6d1tvuu8no1_500

 

MATERNIDAD, MUY PERSONAL

[Hermosos pequeños cambios]

Un diario para escribir todo lo relacionado a esta nueva etapa. Canciones en hebreo que canto con dulzura al pequeño ser que se está formando en mi vientre. Un salmo en la mañana, o en la noche, para que desde ahora, él conozca el inmenso amor de Aquel que lo creó y lo envió a este mundo; a mí.

No, no todo en mi vida gira en torno a mi bebé. Tengo un Dios al que amo y adoro, y le sigo buscando con desesperación. Tengo un esposo maravilloso, con quien estoy compartiendo este tiempo tan especial. Tengo una hermosa familia, amigos, amigas.

Vivo plenamente feliz, pero no sólo por el bebé. Había mencionado antes ya que este año estaba siendo el mejor de mi vida. Y así está siendo. El bebé que Dios nos ha regalado es la guinda del pastel. Pero aún hay mucho, mucho pastel…

Gracias a Dios, no tengo malestares, ni me siento una especie de Hulk bajo el efecto de las hormonas. Tampoco estoy llorando por las esquinas. En fin, es un embarazo normal, y hermoso. Doy largos paseos por la playa. Y una paz maravillosa me inunda.

Yo creo en el amor, en la amistad, en las flores, en la vida. Le enseñaré la vida. Le mostraré el amor.

—Lihem ben Sayel

Pink-Flowers-Summer.jpg

MATERNIDAD, MUY PERSONAL

[Él recordará Tu rostro]

Amado mío, míralo; míralo ahora. Obsérvalo detenidamente, mientras se forma, mientras crece. En su espíritu, él recordará Tu rostro. Mírale de tal forma, que todos los días de su vida, él sólo procure buscarte intensa y apasionadamente, con desesperación, porque querrá volver a ver tu rostro otra vez…

—Lihem ben Sayel

el-universo-2491.jpg

«Tus ojos vieron mi cuerpo en formación;
todo eso estaba escrito en tu libro.
Habías señalado los días de mi vida
cuando aún no existía ninguno de ellos.»

Rey David, Salmos 139:16 (DHH)

LETTERS TO MY BABY, MATERNIDAD, MUY PERSONAL

[Carta a mi bebé]

img_8554

LETTER #1

Hola bebé, creo que existen algunas cosas que debes saber:

Nunca he amado tanto mi cuerpo, como ahora, que ya sé que estás en mí. Tengo muchas preguntas, y sin embargo, no albergo ni un sólo temor.  Por lo cual, tú tampoco debes temer. 

Has llegado a tu ritmo, haciendo gala de quien sabe que apresurarse es un gran error, y que Dios lo hizo todo hermoso, a su tiempo. ¿Puedes saber lo que siento? ¿Puedes comprender el amor que te tengo? ¿Acaso sientes los estremecimientos en mi cuerpo, y cómo se aceleran los latidos de mi corazón con sólo pensarte?

Te estás formando, despacio, y bien. Pero a la vez, el tiempo pasa muy rápido. Las veinticuatro horas del día se deshacen como el barro, y yo sólo puedo disfrutar cada día, sabiendo que esta etapa tuya y mía jamás se volverá a repetir. 

Eres un milagro, porque eres vida dentro de mí. Y me siento privilegiada, escogida, porque ha sido así. Me han dicho que vienen muchos cambios, y ¿sabes qué? Los espero con brazos abiertos. Deseo esos cambios tanto como te he deseado a ti. 

Sí, este mundo es hostil. Pero me encargaré de que te sientas seguro, amado y aceptado en un hogar donde ya reina el Amor. Estoy lista para esta experiencia. Estoy preparada para darte lo mejor. Estoy ansiosa por verte, acariciarte, y escuchar tu voz.

Bebé, mi bebé, nos seguimos presentando entre nosotros… Aún tenemos mucho que conocer el uno del otro.

Mami ❤

image.jpeg