Inicio » REFLEXIONES » ¿Qué tan importante es nuestro tiempo a solas con Dios?

¿Qué tan importante es nuestro tiempo a solas con Dios?


19758149_10154671918423062_154752962_n

[…y al encontrar una perla de gran valor, fue y vendió todo lo que tenía y la compró.]


¡Hola amigos y amigas buscadores de Dios! En esta ocasión, he querido ofrecerles pequeñas porciones de apasionantes y revolucionarios libros de tremendos hombres de oración, que he leído en este tiempo, y que me incendiaron por dentro. Como consejo, les diré que es mejor que lean este post poco a poco, en un momento de quietud, meditando en cada cita que les dejo aquí. Estoy completamente segura de que, después de haber leído este post, harás algo para incrementar o instaurar por fin un tiempo devocional DIARIO con Dios. 


“Algunas personas dicen: yo nunca obtengo nada [cuando estoy en la presencia de Dios]. Lo sé. Usted nunca permanece lo suficiente en la presencia de Dios para recibir nada. Para cuando algo llega, usted ya se ha ido.”
-K. Hagin


He estado últimamente meditando en cierto asunto. Tantos congresos, actividades, eventos… ¡La iglesia de hoy no para! Mi pregunta es, en proporción, ¿cuánto de nuestro tiempo invertimos en únicamente “estar con Jesús”? ¿Pasamos más tiempo “sirviendo” a Dios que “estando con Él? Entonces, es ahí donde radica el problema. Las actividades no traen transformación: lo hace un estilo de vida donde “buscar Su rostro” es la prioridad. Tal vez, si esa fuera DE VERDAD nuestra prioridad, el avivamiento YA estuviera entre nosotros.
-Anónimo.


“Los hombres [y mujeres] de oración deben ser de acero, pues serán atacados por Satanás aun antes de que empiecen a atacar su reino. La oración que consiste meramente en presentar una lista de necesidades al Creador del universo, es sólo el lado más pequeño de esta verdad multifacética. La oración no sustituye el obrar; pero igualmente cierto es que el obrar no puede sustituir la oración.” (-L. Ravenhill)


“Desde el día de Pentecostés no ha habido un gran avivamiento espiritual en ningún país, que no se haya iniciado en una reunión de oración, aunque fuera solamente de dos o tres. Ni el avivamiento ha continuado después que las reuniones de oración declinaron.”
–Dr. A. T. Pierson


La intimidad con Dios no se forja con llamadas cortas, pues Él no concede sus dones a los que van y vienen con prisas. El secreto de conocer a Dios y de tener influencia en Él es estar mucho tiempo solos con Él, que cede ante la insistencia de una fe que le conoce.
–E. M. Bounds (Un tesoro de oración)

El ejemplo de Jesús en la oración y la comunión con Dios. Buscaba al Padre antes de ministrar, y también después. Era su prioridad, y eso marcó la diferencia entre su ministerio de poder, y -por ejemplo- el ministerio hueco y vacío de los religiosos de la época, que sólo hablaban, pero no practicaban la verdadera comunión con Dios.

13139151_10153531561653062_1673463479440379492_n


¿Es posible tener afinidad con Jesucristo sin estar en constante oración? ¿No son coordenadas y coherentes la vida del Espíritu y la vida de oración? ¿Puede haber amor fraternal en un corazón que no ha sido enseñado en la oración?
–E. M. Bounds (Un tesoro de oración)


La oración eleva al hombre sobre lo terrenal y lo vincula con lo celestial. Los hombres no pueden estar nunca más cerca del cielo, más cerca de Dios, ni ser más semejantes a Dios, en comunión más profunda y real con Jesucristo, que cuando están orando. El amor […] nace y se perfecciona a través de la oración.
–E. M. Bounds (Un tesoro de oración)


Nunca conoceremos a Dios en la forma que tenemos el privilegio de llegar a conocerle, mediante intercesiones breves, fragmentarias, irreflexivas y repetitivas, que no son otra cosa que requerimientos personales.
–E. M. Bounds (Un tesoro de oración)

La intimidad es algo que requiere un esfuerzo. La oración continua no es un incidente, sino algo primordial. No es un acto único, sino una pasión; no es un antojo, sino una necesidad.
–E. M. Bounds


Jesucristo fue siempre un hombre ocupado, pero nunca demasiado ocupado para orar. La obra más divina llenaba su corazón y llenaba sus manos, consumía su tiempo, pero en Él, ni siquiera la obra de Dios podía ocupar el lugar de la oración.
–E. M. Bounds (Un tesoro de oración)


Oración, mucha oración, es el precio de la predicación ungida. Sin oración constante, la unción nunca llega al predicador. Sin la oración perseverante, la unción, igual que el maná que se pretendía guardar, cría gusanos.
—E. M. Bounds.

«La estima y el lugar que se le dé a la oración, es la estima y el lugar que se da a Dios. Todo lo que afecta la intensidad de nuestra oración, afecta el valor de nuestro trabajo.»
—E. M. Bounds


«Cosas buenas en sí mismas pueden volverse malas cuando se les permite instalarse desmedidamente en nuestro corazón. Debemos cuidarnos de cosas que son buenas y correctas, pero a las que les permitimos que desplacen a la oración, y cierren la puerta de la recámara, a menudo encubriendo la conciencia con un “estoy demasiado ocupado para orar”.»
—E. M. Bounds

“El corazón hambriento es lo que finalmente penetrará el velo y se encontrará con Dios, pero esto sucederá durante los recesos solitarios del corazón, lejos de las cosas del mundo natural. Aquí es donde Dios nos encontrará, separados de la irritante muchedumbre.”
—A. W. Tozer (Intenso)


Entre tanto, el fuego del altar debe mantenerse ardiendo; nunca deberá apagarse. Cada mañana el sacerdote le echará leña nueva al fuego. Luego acomodará la ofrenda quemada sobre él, y también quemará la grasa de las ofrendas de paz. (Levítico 6:12)


No olvides darme tu opinión, así intercambiaremos impresiones y experiencias. Puedes escribirme también , si lo deseas, a mi email:

amira.lihembensayel@gmail.com

(Perdónenme que no conteste rápido,  con el bebé es un poco complicado. Pero siempre leo vuestros comentarios, que me edifican enormemente.)

Dios te bendiga.

 

4dbe70858744665decf1378fa2e2a8b1


 

Anuncios

10 pensamientos en “¿Qué tan importante es nuestro tiempo a solas con Dios?

  1. Hola amiga, tienes mucha razón, dicen que cuando quieres hablar con Dios lo haces a través de la oración y Cuando El te habla es a través de su palabra escrita en la Biblia, no recuerdo dónde lo escuche pero creo que es algo así como funciona, siempre es poco el tiempo que dediquemos a orar, no nos damos cuenta de la importancia que tiene en este mundo loco, pero bueno el padre ve lo qué hay en nuestros corazones. Un saludo amiga, disfruta mucho de tu bebesito

    Le gusta a 1 persona

    • ¿Puedo hacer algo para que recuperes tu fe…? Ojalá pudiera hacer algo. De momento, al menos, te tendré en mis oraciones. Un abrazo enorme, y que Dios te sorprenda atrayéndote nuevamente a Él con sus cuerdas de amor.

      Me gusta

  2. En una ocasión cuando los discípulos vieron a Jesús haciendo milagros, ellos le pidieron a Jesús que les enseñara a orar; ellos se dieron cuenta y entendieron que cada vez que Jesús hacía algo, había estado mucho tiempo con el Padre antes de hacerlo.
    ellos no dijeron Jesús enseñame a hacer milagros, sino enseñanos orar. Está enseñanza nos deja la importancia que es tanto en nuestra vida como en los ministerios el pasar un tiempo con el Padre antes de servirle 🙌 por que todo podemos hacer en servicio de El, pero si queremos que El se mueva a través de nosotros, tenemos que habitar en su presencia.

    Le gusta a 1 persona

  3. Comentario en Facebook de Carolina Valencia H:
    Que hay más importante que la oración si es lo que nos acerca al corazón del Padre? Qué lugar hay mejor que estar en su presencia? Si la oración no tuviera tanto poder no tendría tanta oposición ni distracción, es por eso que debemos cuidar nuestras prioridades, sabiendo que Dios es lo primero… Dios te bendiga! Soy muy bendecida y enriquecida con tus blogs, cada día pienso si hay alguno jeje… Un abrazo! 👑❤️

    Me gusta

  4. Comentario en Facebook de Paquita King:
    Amén Nejath Mahmud! Me encantaron los versículos! Jesús, (nuestro mayor y mejor ejemplo, a Aquel a quien servimos y en quién vivimos), siempre iba a orar solo! Luego manifestaba lo que en la intimidad había forjado con el Padre. Qué me hace meditar de esto? Que sin intimidad no hay fruto, y por los frutos se nos conocerá!
    Es cierto! La oración ha de ser provocada, no fluye, hemos de buscar tiempo para hacerla , proponernos esa decisión, separar ese valioso tiempo, disponernos sin prisas… (Todos estos verbos la mayoría de veces, o dan pereza, o no se han hecho un hábito contínuo en nostros), pero Gloria a Dios que Él, de una forma u otra nos da la oportunidad de mejorar en este sentido, pues sus misericordias, sin nuevas cada mañana. Un abrazo linda! Dios te guie siempre en lo que haces, que Él sea tu verdadera motivación! 😘😘

    Me gusta

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s