Inicio » REFLEXIONES » El Padre busca, y sigue buscando.

El Padre busca, y sigue buscando.


19758149_10154671918423062_154752962_n

[…y al encontrar una perla de gran valor, fue y vendió todo lo que tenía y la compró.]


El cielo está inquieto. Los ángeles y querubines apuran su vuelo de un lado a otro. Se escuchan murmullos casi inaudibles. Miguel mira a Gabriel, y le pregunta: ¿está ocurriendo otra vez? Gabriel afirma, asintiendo con su cabeza: el Padre se ha levantado de su trono para mirar abajo, a la tierra. El Padre busca. Busca. Sigue buscando…

Busca un corazón encendido. Un corazón que no se sacie de su presencia. Busca a alguien que pueda venir corriendo a su trono, a derramar su corazón en alabanza y adoración. Busca a aquellos que acepten su llamado sin reservas. El Padre busca. Sigue buscando…

Busca a los hambrientos de su palabra. A aquellos que se alimentan con los dichos de su boca. El Padre busca a aquellos que le preguntan, al levantarse, antes de poner sus pies sobre el suelo: ¿qué puedo hacer por ti hoy, Padre? ¿Qué quieres de mí hoy? ¿Cómo te puedo agradar? ¿Cómo he de satisfacerte?

El Padre busca, busca. Sigue buscando… Busca a los sedientos. A los que sólo desean permanecer sumergidos en las profundidades de las corrientes de su espíritu. Sin mirar el tiempo. Sin reloj. Busca y anhela con celosía a alguien que le diga “heme aquí”, y no sólo le pida. Busca a alguien desesperado por ver su rostro.

Y sigue buscando… Busca corazones ardientes, que vayan corriendo a su presencia, no por obligación, sino por PASIÓN. Busca vasos de barro a los que pueda moldear. Busca siervos y siervas humildes, que hagan del quebrantamiento su más grande hábito. Busca las lágrimas sinceras de un adorador que no puede contener el peso de su gloria sobre su espalda.

El Padre busca. Y sigue buscando. Busca a alguien que aún hoy, es capaz de ponerse sobre sus rodillas cuando entra el Rey de Gloria, y que no se avergüence. Busca entre su pueblo, busca en la tierra, a alguno con el corazón de Moisés, que se postraba rostro en tierra exaltando hasta lo sumo a Aquel en cuya presencia estaba.

Busca, busca… El Padre busca y sigue buscando. A aquellos con la fe de Elías y Eliseo, que creen que su oración abrirá los cielos cerrados, y hará descender lluvia y fuego. El Padre busca a aquellos como María de Betania, que derramó hasta la última gota de su perfume en adoración, de su vida, no dejándose nada. Busca a aquellos como David, conforme al corazón de Dios, que le adoraba como estilo de vida, no importándole nada. Ni aún su reputación.

El Padre busca, y sigue buscando… a aquellos que no se conforman con lo que ya han vivido o experimentado. Busca a los insaciables de su presencia, a los devoradores de su palabra, a los desesperados por su gloria, a los apasionados por escuchar su voz, a los que aman al prójimo porque saben que así se parecen más a su Maestro, a los que se despojan de su vanidad y de su gloria pasajera, para revestirse del carácter santo de Cristo, a los que perdonan, porque también han sido perdonados.

Busca, busca, sigue buscando… A aquellos que no se conforman con llegar hasta los atrios: ellos quieren ir detrás del velo. Busca a aquellos que aborrecen el pecado, porque saben que los separa de su dulce presencia.

El Padre busca, busca… y sigue buscando.

¿Encontrará en ti ese corazón apasionado…?

Oremos juntos:

Señor, heme aquí. Quiero que mi vida sea adoración para ti. No me saciaré. Jamás me conformaré…

Versículo para reflexionar:

img_56aab7354bb67

Canción:

Anuncios

10 pensamientos en “El Padre busca, y sigue buscando.

  1. Te sigo en el silencio Lihem ben sayel, estoy ahí como ausente, pero en ferviente espera de tus blogs. Tus palabras me reconfortan usas tus manos para plasmar en papel lo que yo siento, tus emociones y sentimientos los comparto contigo. Tu fuego y mi fuego vienen de la misma fuente. Gracias.

    Le gusta a 1 persona

  2. Gloria a ti Padre, que nos das ese privilegio de poder acercarnos a ti y que enciendes el fuego de mi espíritu para ser saciado en tu presencia 🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥

    Le gusta a 1 persona

  3. Cuando leí el primer párrafo ya algo de mi se había estremecido, terminé de leer con lágrimas en mis ojos, y era imposible para mi leer ésto y no ir corriendo a sus brasos para decirle estoy aquí… Estoy estremecida, y escribo esto estando aún en su presencia, gracias, gracias por ser ese instrumento ❤️🙌

    Le gusta a 1 persona

  4. Inquieto está mi corazón por tí mi Dios, por agradarte, anhelando tú mirada, mi único deseo vivir cada día en tu presencia, llevar cada pensamiento a tu obediencia, gracias Espíritu Santo por ser quien cada día renueva mi corazón ♥ y aquí sigo Padre anhelando ser ese corazón agradable a tí , lista cada día para aprender y dar a conocer tu gran amor 😍!!! Te amo mi Jesús 💕 sin tí nose que sería de mí, quiero adorarte todos los días de mi vida!!!!!! 🔥 gracias amiga, sabiduría del cielo mismo fluye en tí, que Dios siga usandote para su reino, bendiciones 🌷 😘

    Le gusta a 1 persona

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s