Inicio » MUY PERSONAL » [RECORDANDO…]

[RECORDANDO…]

Y cómo ha pasado el tiempo. Hoy, hace exactamente 13 años (cuando yo contaba con la edad de 17), llegué a un país desconocido, dejando atrás mi país natal, mi gran familia, los amigos de siempre, los lugares, los rincones…e incluso los sueños de adolescencia. Cuando recuerdo ese momento, siento una especie de desgarro, aunque debo confesar que la sensación se ha tornado menos violenta, más sutil. Como si aquello sólo formara parte de un lacónico trozo de la historia de mi vida, nada más.

Luego de trece años, me siento tentada a hacer una especie de balance. ¿He ganado más de lo que perdí…? La pregunta resuena en mi cabeza. Vaya. No me puedo quejar,  -digo mentalmente. He ganado mucho. Pero la sensación de “desarraigo” me sigue persiguiendo. Cuando regresé a mi país, hace casi dos años, se confirmaron mis temores: todo había cambiado. Mi mejor amiga, desde luego que ya no era mi mejor amiga. No era esa jovencita de 16 años que me abrazó tan fuerte por última vez, entre lágrimas, que logró partir mi corazón en dos. Su abrazo fue tan intenso, tan sincero. El abrazo de una amistad noble, hermosa. Esa amistad por la que uno daría la vida por conservar. Pero esa oportunidad me fue arrebatada. Los amigos del barrio ya no estaban. Se habían ido a otros lugares. Mientras que otros,  aquellas personas “de siempre”  (el tendero, la vecina del frente, etc…) ya habían terminado su tiempo aquí en la tierra. Y no puedo evitar pensar en aquella “pequeña yo”, llena de sueños y de ilusiones, teniendo que cambiar el rumbo de su vida, casi sin que se le preguntara. Sé que algunos de los que lean esto, probablemente no lo entenderán. Pero sé que muchos otros sí lo harán.

Y muy lejos de quejarme, abro mi corazón. Porque en la vida, uno llega a un punto donde sólo importa ser sincero consigo mismo. Soy feliz aquí, donde estoy. Encontré al amor de mi vida, y he conocido a personas maravillosas. Y, créanme que es difícil intentar de explicarlo, pero me siento bien donde estoy, sin embargo, confieso que, aunque me siento aceptada, sé que no soy de aquí. Porque es verdad, no soy de aquí. Y, rayos, a estas alturas, tampoco soy de allá. Estoy como en una especie de “limbo cultural”. Como en un peregrinaje en punto de no-retorno, porque, una vez que te vas, ya no tienes a dónde volver.

Hoy, simplemente quería recordar ese día. El día que me fui, con 17 años, sola en un avión (por primera vez), a un viaje que ya nunca acabaría. El viaje de mi destino.

¿He ganado más de lo que perdí…? Tal vez aún sea muy pronto para responder a tal pregunta.

 

Anuncios

21 pensamientos en “[RECORDANDO…]

  1. Qué entrada más bonita… Está llena de fuerza y optimismo, aunque es verdad que es muy muy difícil el romper con todo tan de golpe y volver a empezar en un lugar completamente distinto, sola y tan joven… Pero piensa en lo fuerte que eres y donde estás ahora 🙂 Te entiendo muy bien, porque yo me encuentro en una encrucijada parecida y no puedo dejar de pensar en la misma pregunta, ¿de verdad voy a ganar tanto? ¿Me va a merecer la pena? Sea como sea, te felicito por esta entrada tan hermosa y te mando mucho cariño!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. A todo migrante, bien sea de pequeña o gran distancia, les sucede o nos sucede como dices: dejamos de ser de donde salimos y por mucho que nos integremos nunca seremos considerados del todo de donde vivimos. En mi caso fue sólo cambio de población por lo que el efecto es mínimo; si se cambia de país y sobre todo si es otra raza los efectos se multiplican. Precioso post, Lihem. Con 13 años de retraso, un abrazo de bienvenida a tu nuevo país.

    Le gusta a 1 persona

  3. A pesar de ese desarraigo, la riqueza es doble, pues te llevaste esos recuerdos, y esa forma de comprender la vida desde tu cuna hacia otro lugar, con distintos retos y formas de vida. Lo uno y lo otro te dan esa riqueza, y eso es lo maravilloso. Yo he vivido en diferentes lugares y siempre he sentido nostalgia por la forma en que sentía mi mundo cuando era niña, más que como es en realidad. Ese mundo, esos sueños los hago compatibles en otro lugar, e intento vivir como esa niña, puesto que aquí no nací ni me eduqué. Vine por amor y así nací también.

    Le gusta a 2 personas

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s