Inicio » MUY PERSONAL » ADVERTENCIA: ESTA NO ES UNA ENTRADA PARA “LEER Y DISFRUTAR”

ADVERTENCIA: ESTA NO ES UNA ENTRADA PARA “LEER Y DISFRUTAR”

ADVERTENCIA: ESTA NO ES UNA ENTRADA PARA “LEER Y DISFRUTAR”

INTRODUCCIÓN

A los que me conocen desde hace poco, o a los que ni siquiera pueden decir que me conocen, les advierto que lo que van a leer es mi esencia. Lo hago porque en cierta forma necesito hacerlo [por mi bien], y también lo hago porque, este Blog, después de todo, ha soportado años y años de estados de ánimo, y ha visto -casi mejor que nadie- las diversas transformaciones a las que se ha sometido mi persona a lo largo de todo este tiempo.
Y de la misma forma que este blog nació fruto de una profunda crisis, siguió creciendo y alimentándose en base a otros periodos críticos. Por aquí han pasado gran parte de mis logros, frustraciones y anhelos. Y como este es un registro fidedigno de mi identidad -con sus altos y bajos-, considero oportuno plasmar aquí dos pensamientos que logran resumir mi estado de consciencia actual: muerte y búsqueda.
Esta no es una entrada para “leer y disfrutar”. De hecho, olvídalo, talvez haya cosas que te hagan cambiar tu concepto de mí y te hagan pensar que he perdido la razón. Piénsalo, está bien. Puedo sobrellevarlo por mi carácter firme y en ciertos casos inamovible. Ni me inmutaré. Soy revolucionaria por naturaleza, impetuosa y con alto grado de autoconfianza -vale, en otros términos puede ser que quiera decir que soy “demasiado” segura de mí misma-.

“¿MORIR JOVEN?”

No sé por qué, pero pienso que moriré joven. Es por eso que vivo las cosas con tanta intensidad [que no me refiero a desenfrenadamente, sino a intensidad pasional]. ¿Es ridículo? Pues yo no lo creo. Me lo tomo como un aviso de mi ser interior. Yo, por si acaso, siempre que puedo, dejo cartas de despedida, o algún tipo de huella allí donde voy. Estoy plenamente consciente de mi constante y encarnizada guerra contra el factor tiempo como si tengo la necesidad implícita e imperiosa de trascender. Al fin de cuentas, soy inmortal…[esto último sólo para entendidos]. Es por eso que tengo la necesidad siempre de producir, producir, producir, y de pedir perdón. Porque no soporto las deudas, y me ponen de mal humor las cuentas mal hechas.
Así que pongámonos a cuentas un rato.
-Comenzamos con las relaciones frustradas con amigas:
  • Chica 1: Me gustaría haber sido más amiga tuya, pero ahora mismo tienes la mente en quién sabe dónde, mientras yo, digamos, ahora estoy más centrada que nunca. Yo cometí errores contigo, muchísimos, pero cuando me arrepentí, tampoco supiste verlo como una señal de mi intención de profundizar. Qué se le va a hacer… Podría haber sido muy divertido y bonito.
  • Chica 2: A ti te voy a decir que nos separó el destino de la misma forma que nos unió. Se supone que por fuerzas de la naturaleza “deberíamos” haber sido grandes amigas y bla bla bla… Pero, había demasiado en conflicto. En nuestro caso, ¡nos hizo mal crecer! Prefería aquel tiempo cuando éramos como niñas, y fantaseábamos con absurdos. Me siento impotente, porque aunque quisiera ir más allá, no hay forma de hacerlo.
  • Chica 3: Te ofrecí todo, pero no soy suficiente para ti. No me tomas muy en serio. Soy más bien como tu pequeña mascota jaja… Cuando quieres, estoy allí. También eso me frustró. Así que decidí dejarte ir, libre como el viento, porque yo también soy viento y amo la misma libertad que tú. Te aprecio mucho, pero entiendo que el tema está disparejo. Me entristece, pero lo entiendo.

Vivo con la permanente sensación de que pronto voy a morir. No soy paranoica de las enfermedades -hipocondriaca- ni mucho menos. No soy aprensiva. Pero tengo un sentido del trascendentalismo y de la épica -incluso de la inmortalidad- tan afincado en mi ser, que me cuesta dejar de ir en esa dirección. Por eso vivo las cosas de maneras tan intensas. Por eso me duele mucho cuando pierdo algo que sé que probablemente no podré recuperar. Antes me quejaba por haber perdido a una amiga especial. Ahora eso se curó de forma natural, porque en cierta forma me hice más independiente emocionalmente. Hoy por hoy entiendo que si esa amiga siguiera a mi lado, de alguna u otra forma la relación habría cambiado, porque yo he cambiado demasiado. Mi enfoque, mi perspectiva de la vida… Todo eso ha dado un giro de 180º, y no hay forma de recapitular. Esta “búsqueda” personal -de la que tanto hablo últimamente aunque no sé si alguien lo entienda- se ha convertido una vez más en mi gran obsesión de todos los días. No es la maternidad, no es el reconocimiento ministerial -algo a lo que en verdad siento gran aversión- , ni siquiera es la literatura. No tengo ningún proyecto literario más allá de escribir lo que quiero escribir. No “sueño” con libros ni con mi rostro o nombre en la portada. Olvídalo. Renuncié a todo eso. Y pienso en la muerte, una y otra vez, como si tuviera al conejo de “Alicia en el país de las maravillas” recordándome todo el tiempo que falta poco para el fin, y que si quiero hacer algo trascendente, más me vale que me dé prisa. Mis relaciones: son sanas, son productivas, son buenas. He superado la fase “qué mala soy, no quiero intimar con nadie”. Me lo tomo con filosofía. Si alguien quiere, aquí estoy. Si alguien no quiere, sigo estando también.
Voy por un largo camino, tengo prisa. A mi derecha y a mi izquierda hay personas, rostros que a veces reconozco familiares, y otros que aún están por conocer. Ellos me dicen cosas, unos me dan palmadas de ánimo, otros quieren entretenerme, otros simplemente me ignoran. Esas son las personas, esas son las relaciones para mí.
Me veo cada vez más sola, como una incomprendida, pero me resisto a caer en la pusilánime idea de la auto conmiseración, la cual detesto. Prefiero saberme fuerte, teniendo presente que soy capaz de llegar a la meta, y que tengo las herramientas para lograrlo. Y sé que tengo la capacidad natural de arrastrar conmigo a todo el que se me cruce en el camino. Influencia. Le ganaré al tiempo. Le ganaré a los pronósticos. Le ganaré al dolor -porque el dolor o te retrasa, o te sirve de acicate para impulsarte y ganar terreno-.
Le ganaré a la muerte.

“LA GRAN BÚSQUEDA”

Tengo un hambre y una sed por Dios tan grande, que sólo puede ser superada por mi frustración creciente al no ver los resultados que ansío ver en esta búsqueda. ¿Qué busco?, te preguntarás. Lo gracioso -aunque no me hace ni pizca de gracia- es que yo también me hago esa misma pregunta. Si ya tengo a Dios, entonces, ¿no se supone que debería estar ya saciada? ¿No nos hartamos de ver carteles y citas que afirman que, si ya tienes a Dios, no te hace falta nada? No creo que lo que voy a decir lo puedan comprender las mentes más “naturales”, pero lo diré porque quiero decirlo:
El tema es, de hecho, que Dios es eterno. Por lo tanto es imposible que el hecho de “encontrar” a Dios responda súbitamente a TODAS las preguntas del hombre -que a su vez es un ser intimista e introspectivo, cualidad que supongo heredamos de Dios-. Encontré a Jesús, que es el camino, la verdad y la vida. Pero como bien dice Él, Jesús es el “camino”, y todos los caminos -por ende- nos llevan hacia algo o en este caso hacia Alguien. Pablo dice: ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Y luego culmina: mas nosotros tenemos la mente de Cristo. Si yo tengo la mente de Cristo, ¿se supone entonces que al indagar en mi propia mente, estoy indagando la mente misma del Creador?
En cierto modo sí.
Por eso, mi búsqueda, lejos de satisfacerme, me hace ser más efusiva e impertinente, ¡necesito seguir avanzando, profundizando, conociendo e intimando con el Ser más maravilloso, enigmático, pero a la vez más expuesto del universo!
Ahora sería un buen momento para ser una especie de monja de claustro, y retirarme, para así poder divagar en todas estas cuestiones. También sería un maravilloso momento para encontrar a alguien, en algún rincón del mundo, que de pronto me diga: ¡eh, pensé que era el único! ¡Yo también me siento así! Y poder compartir toda esta serie de cuestiones existenciales. Amo la filosofía, pero no por la materia que nos han dejado los grandes -y muchas veces vanales- pensadores de la historia de la humanidad, sino por el arte mismo de filosofar, y de inquirir. David lo dijo: Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo. (Sal. 27:4). Pablo afirma que las palabras que se enseñan y aprenden en el espíritu acomodan lo espiritual a lo espiritual.
Mi búsqueda continúa, y, aunque yo sea sólo una mota de polvo, seguiré inquiriendo, porque bajo el cielo, ya no hay nada que me importe más, excepto inquirir de tal forma, hasta que pueda experimentar mi propia “transfiguración espiritual”: que mi vida refleje al Dios invisible, tal como lo hizo Jesús de Nazaret.

CONCLUSIÓN

¡BIENNN!! Y ahora que he desafiado a mi propio stablishment, pues voy a compartir algunas imágenes:

  • ¡Preciosa idea! 😀 Algún día le diré a mi mejor amiga ficticia que intercambiemos estas cartas. Las podríamos intercambiar en Navidad, o algo así. y luego tomaríamos café y pasteles por allí, discutiríamos por libros, y le contaría algún secreto. ¡Yupi! 😀

tumblr_mvv5gaIC2v1t0a600o1_500

  • ¿Me enviaste alguna carta? Ya sé por qué tarda tanto, entonces.. :/

tumblr_inline_mw2wfteUZP1qacrws

  • Esta soy yo escribiendo cartas. Qué cuqui soy… 🙂

tumblr_n30me1FF061swram7o5_540

  • Perfection!

5a4cc0249f67ca9a30bc40ef8b02dacf


Y para terminar:
  • Llevo 2 días en cama con un catarro devastador.
  • Estoy feliz de publicar este post porque me siento LIBRE.
  • No nací para ser adulta: es demasiado aburrido…

Algo que he estado recordando:


The End…

Anuncios

41 pensamientos en “ADVERTENCIA: ESTA NO ES UNA ENTRADA PARA “LEER Y DISFRUTAR”

  1. Vivir sintiendo la muerte cerca es bastante fatalista, pero a la vez nos invita a vivir plenamente.

    Me alegra saber que Dios está en tu vida y el camino que conduce hacia él es inalcanzable, nada mejor que no perder la marcha, ni desviarse del camino. Al fin y al cabo es la meta que nos mantiene vivos.

    Un fuerte abrazo y que mejores pronto.

    KnHs

    Me gusta

  2. A veces divagamos sobre el “ser o no ser, e aquí la cuestion”, cuando en realidad lo que llevamos a cabo es una llamada de auxilio hacia aquello que nos corroe por nuestro interior. Levantamos la voz y nadie nos oye. Gritamos con más fuerza, pero el silencio persiste. ¿Dios? Tal vez sea la solucion a nuestra llamada cuando el silencio es tan patente. De todos modos, bueno es contar como nos sentimos, sobre todo cuando el silencio y la incomprensión está instalado a nuestro alrededor. Un beso Princesa.

    Me gusta

  3. Reconozco en ti una parte de mí.. Soy una buscadora desde que nací y en esta búsqueda he aprendido a día de hoy, que todo lo que busco está dentro de mí y de todas las almas que habitan el universo.. Que lo que veo en ti no es sino un reflejo de lo que yo soy.. Que perdonar y pedir perdón sana el espíritu.. Que Dios existe y nosotros somos parte de esa chispa divina que riega todo… Que soy libre de mente y alma… Que no busco gustar a todo el mundo, que si alguien me busca me encontrará de la manera que sea… Que creo en mí firmemente.. Que el día que cruce el umbral estaré más cerca del TODO, pues habré cumplido una etapa más de tantas que me quedan por pasar… Que el AMOR es mi razón de ser y de existir… 🙂 Preciosa tu exposición, amiga.. Abrazos infinitos de luz

    Le gusta a 1 persona

  4. Wow, que profundo. No sabía que esperar con el título que pusiste, me sentí identificada contigo muchas veces. Sobre todo en lo que te permitió el dejar de ser amiga de aquella persona también me paso. Muchos saludos y sigue compartiendo.

    Me gusta

  5. La gran búsqueda… Desde mi experiencia personal, creo que uno se encuentra con Dios a través de la oración y del silencio, y llega un momento en que ves su mano en cada acontecimientos de tu vida. Cuando confías plenamente en Él, y eres capaz de dejarte llevar por tu corazón puro, te cambia la forma de ver la vida y de vivir. Y dejas de servir a dos señores para servir solo a uno. Para mi Dios es Amor. Cuando alcanzas la dimensión de ese amor, amor sin esperar nada a cambio, amor a tu enemigo, amor a cambio de desamor, tu vida se transforma.
    Como decía Jesus, cada día tiene su propio afán, ya no te preocupa el mañana, como no se preocupan los pájaros del cielo de lo que han que comer, ni los lirios del campo de como han de vestir… Ni tampoco te planteas todas esas preguntas filosóficas. Si quieres encontrar esa transfiguración espiritual, solo reza y que se haga la voluntad de Dios. Él da respuesta a todas nuestras preguntas cuando estamos preparados para recibirlas.
    Paz y amor.

    Me gusta

    • Muy interesante lo que dices. En lo único en lo que no estoy de acuerdo es en lo de las preguntas. David dijo: Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo. (Sal. 27:4)
      Inquirir es una palabra maravillosa que nos invita a ir más profundizar más (averiguar o examinar cuidadosamente algo) en nuestra relación con Dios, en su palabra. A mí me parece una herramienta valiosa. Pero sí estoy de acuerdo también en lo último que dices, acerca de que Él nos responde cuando estamos preparados.
      Muchas bendiciones…

      Me gusta

  6. Efectivamente, Dios está en ti, por lo que tú misma puedes comunicarte con él. En cuanto a esas sensaciones de morir joven son tan habituales como la vida misma. Ver en nuestro interior es meditar sobre la verdad, el origen y las necesidades, pero para todo hay que dejar una puerta abierta, una salida que te permite de vez en cuando una breve huida, y esa, ¡querida mía!, que no se te olvide, ¡es la vida!

    Me gusta

  7. Saludos querida amiga,conocerte un poco mejor pues que maravilla… Me gusta como piensas, eres lo que llamaría un espíritu libre, que dice lo que siente y piensa sin miedo, nos parecemos en el sentido de que somos turistas temporales de la vida, disfrutamos el aquí y el ahora, mañana pues sera o quizás no… que pases una bella tarde, que te mejores de tu resfrío, bendiciones y un enorme abrazo!

    Me gusta

  8. La Biblia nos enseña que la vida es una carrera constante…

    “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante…” Hebreos 12:1 https://bible.com/es/149/heb.12.1

    Algunas veces la “Carrera de la Vida” es larga, otras no mucho, sin embargo es imprescindible que sigamos luchando mientras haya vida en nuestro cuerpo.

    Vivir pensando en que moriremos pronto es una manera de preparar nuestra alma para el paso siguiente… ninguno tenemos la vida comprada, pero si tenemos la posibilidad de elegir que ocurrirá con nosotros “más allá”, por tanto no nos preocupemos por si vamos a vivir un día más aquí. pensemos en lo que nos espera después para que al llegar la hora podamos decir con orgullo: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe” 2 Timoteo 4:7 https://bible.com/es/149/2ti.4.7

    Respecto de la Gran Búsqueda, todos la tenemos. Algunos se rinden, otros ni siquiera lo intentan, más algunos seguimos luchando por estar siempre fieles a su palabra y comprender un poco más quien es El a pesar de nuestras limitaciones, pues en Cristo todo lo tenemos; pero mientras vivamos en este cuerpo limitado, débil y mortal nunca podremos comprender la asombrosa magnificencia de nuestro Dios y las bendiciones que “más allá” nos esperan.

    recuerda lo que Jesús le dijo a Nicodemo: “Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿Cómo creeréis si os dijere las celestiales?” Juan 3:12 https://bible.com/es/149/jhn.3.12

    No quiso decir que Nicodemo fuera malo, o que no buscara de Dios… a veces nosotros queremos ver más y más… pero ante nuestro afán de ver las cosas grandes, solemos olvidar que aún en lo más pequeño y obvio Dios está presente. Toda la creación es fiel testimonio de la grandeza de Dios. por tanto, no te sientas frustrada si hay momentos en los que te sientes incompleta y abatida… La recompensa está siempre al alcance de tu mano.

    Bendiciones.

    Me gusta

  9. Princesa, aunque estas no hayan sido letras para leer y disfrutar… Déjame decirte que las disfruté completamente. Creo que mi búsqueda es similar y me hecho las mismas preguntas acerca de Dios y su plenitud y las palabras de Pablo igualmente retumban en mi interior.
    La muerte es una compañera que se llegará temprano, y aunque no lo entiendan otros… Brindo igual por ella.
    Un gustazo leerte. Saludos y abrazos!

    Le gusta a 1 persona

  10. Morir joven, yo tambien tengo esa sensación todo el tiempo y al igual que tu no me gusta dejar nada inconcluso, siempre trato de eliminar la incertidumbre, la manera que he encontrado para perdurar es dejando letras, momentos y miradas a la gente que me rodea. Es agradable leerte.

    Abrazos

    Me gusta

  11. No sé exactamente que decirte…hace tiempo que dejé de creer en un Diós…y que estoy en el intento de amar la muerte para poder amar la vida, de deshacer la polaridad en la que nos movemos para llegar a la unidad, de deshojar las capas de la cebolla que nos envuelven, para llegar al corazón tierno, es decir, a nuestra esencia, de conseguir ser brutalmente sinceros con nosotros mismos, para que los demás se puedan reflejar en nuestra transparencia…todo lo demás, para mí…es secundario.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  12. No sé exactamente que decirte…hace tiempo que dejé de creer en un Diós…y que estoy en el intento de amar la muerte para poder amar la vida, de deshacer la polaridad en la que nos movemos para llegar a la unidad, de deshojar las capas de la cebolla que nos envuelven, para llegar al corazón tierno, es decir, a nuestra esencia, de conseguir ser brutalmente sinceros con nosotros mismos, para que los demás se puedan reflejar en nuestra transparencia…todo lo demás, para mí…es secundario.
    Un abrazo
    Nota. El anterior mensaje no era anónimo…es el mismo que te envío ahora identificado…
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, la verdad es que no disto mucho de tus intentos -excepto lo de amar la muerte jeje-, pero comprendo lo que dices. Aún así, yo sí confieso que para mí Dios es lo primero, y que amándole a Él, he aprendido -y sigo aprendiendo- a amar a cada ser humano, a amar la vida, y a amarme a mí misma sin convertirme en ese ser egoísta que únicamente mira por su bien. Todo lo demás, me es secundario 🙂
      Te envío también un fuerte abrazo y muchas bendiciones.
      Lihem.

      Me gusta

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s