Inicio » PROSA » EL DOLOR TAMBIÉN ENSEÑA

EL DOLOR TAMBIÉN ENSEÑA

6-isabel-guerraHablemos del dolor. De las cosas que silenciamos, pero que quisiéramos gritar a los cuatro vientos. Hablemos de nuestro estado real. Hablemos del pasado, de nuestra crónica sensación de soledad. Hablemos de cómo nos sentimos. Hablemos de las personas que se marcharon, de los abrazos que jamás llegaron, de las palabras que quisimos oír, pero que fueron sustituidas por un profundo vacío. De los golpes que nos marcaron. Hablemos de recuerdos que torturan. De asuntos que ocurrieron, pero que intentamos por todos los medios negar, tal como la noche le niega al sol su esplendor. Hablemos del consuelo. ¿Dónde hallarlo? Hablemos de esperanzas que se desvanecen, de deseos que no se cumplen. Porque no, el tiempo no cura las heridas, sólo las adormece. Y el dolor no se mitiga tan sólo con el olvido y el silencio. Hablemos del dolor. ¿Por qué callarnos…? A veces, es necesario desahogarnos. Porque el dolor también tiene cosas que enseñarnos.

“El dolor, la injusticia y el error son tres tipos de males con una curiosa diferencia: la injusticia y el error pueden ser ignorados por el que vive dentro de ellos, mientras que el dolor, en cambio, no puede ser ignorado, es un mal desenmascarado, inequívoco: toda persona sabe que algo anda mal cuando ella sufre. Y es que Dios nos habla por medio de la conciencia, y nos grita por medio de nuestros dolores.”

-C. S. Lewis (El problema del dolor, 1940)

Anuncios

43 pensamientos en “EL DOLOR TAMBIÉN ENSEÑA

  1. Creo que el dolor nos redime, es triste decirlo. Tampoco es lo único que nos redime. Y cuando hablo de redimir no me refiero a ningún dogma… simplemente una redención con nosotros mismos. El dolor no es obligatorio. Pero ocurre y es un misterio. Y lo será siempre, quizás.
    Y por qué no quitarnos las máscaras y hablar con la desnudez del dolor, por que mantener secreto algo que en nuestro interior gritamos a viva voz? Nuesto yo nos encierra en una torre de marfil. Como decía la frase de aquel sabio que puse en mi blog… “ama, como si nunca te hubieran herido”. Confiar en los demás, por qué hemos llegado a tanta distancia?

    Le gusta a 1 persona

    • “Ama, como si nunca te hubieran herido”.
      Por favor, qué frase tan hermosa. Cada vez que la leo hace efecto en mi corazón. Ojalá podamos algún día entender ese misterio, pero no con otro fin que sólo poder comprender que las heridas no deben ser el final de nuestro amor, de nuestra compasión, de nuestras vidas…
      Un fuerte abrazo querida mía.

      Me gusta

  2. El dolor te avisa. Te hace un recordatorio…es como un indicador “led” que se prende y nos llama la atención. La experiencia con el dolor te enseña que cosas debes evitar. Con que otras debes andar con cautela y otras…aunque duela, buscar.

    Le gusta a 1 persona

  3. El dolor forma parte de nuestra vida,desde nuestro nacimiento y es justamente él por el q tenemos más comprensión del bienestar en momentos de bonanza. Esta por todos lados y efectivamente el intento es silenciarlo es una constante porque nos debilita ante los demás. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. El dolor. Físico, anímico. El físico parece que se pasa antes. El anímico, es complicado. Ambos te enseñan a sufrir de un modo u otro. Y desde luego, el anímico, sicológico, mental, el que no se vé pero se siente, ese no se olvida nunca, se adormece con el tiempo si así lo quieres, pero se mantiene latente, esperando a asomar en la superficie en cuanto le dejas. Te trae a la realidad de la vida, te pones los pies en la tierra. Pero hay que aprender a vivir con ello, más nos vale que sea así.
    Por cierto una entrada de las que te hacen pensar, muy buena.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Hola Lihem ben Sayel, tu escrito sobre el dolor ha sido apasionante porque es verdad, el dolor no se cura con el teimpo sino que se adormece, gracias por compartir eso. Desde mi lado pienso que para mitigarlo es necesario hablar de él, reflexionar, detenerse en las causas, el dolor sale de nuestro cuerpo al darle forma, esa forma son las palabras. El dolor para mí es abstracto, pero al soltarlo en una carta o, aun mejor, hablar de él y darle realidad por medio de nuestro lenguaje entonces tendremos más control y sabremos manejarlo. Pienso que lo que has escrito es fantástico. Daré realidad, lo que más pueda, al dolor hablando de él; olvidándome de que él pueda ser causa de burlas hacia a mí. Somos libres. Gracias.

    Le gusta a 1 persona

  6. Preciosa entrada, creo que lo has descrito a la perfección. El dolor siempre creo que la mejor solución es enfrentándolo de frente, ya que el dolor aparece… cuando las cosas han sucedido de manera distinta a lo que tu corazón esperaba. No es malo del todo en verdad, pues nos hace recordar que los demás se pueden equivocar o que nosotros mismos podemos equivocarnos, ya sea el dolor que nos hace sentir otro o que nos hacemos sentir nosotros mismos. El dolor nos hace aprender a ser fuertes, a saber salir de la oscuridad cuando nos hundimos en ella. El dolor es necesario también, para saber apreciar la alegría y la felicidad.
    Un beso grande corazón!!

    Me gusta

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s