CONFESIONES :o, MUY PERSONAL, REFLEXIONES

ALGÚN DÍA, TODO CAMBIARÁ.

Caminaba yo por aquel salón oscuro, iluminado tan sólo por un par de lacónicas luces de colores. [Una canción de fondo se oía.] Justo minutos antes, algo hermoso había ocurrido: el amor sencillamente fluyó en aquel lugar. Lágrimas, abrazos, sonrisas, paz. Cuando despedí a mis jóvenes amigos, éstos comenzaron a abrazarse unos a otros. Yo simplemente me retiré al fondo del salón. Cerré los ojos. Y llegué al punto en que sentía que no podría sostenerme en pie. Quería llorar, y reír al mismo tiempo. Sentía fuego recorriendo mi cuerpo. [El deber estaba cumplido, y aquello me llenó de satisfacción]. Pero de pronto lo pensé: algún día, todo cambiará, -me dije. Miré a mi alrededor… me arrodillé, y empecé a sollozar. Me llevé las manos al rostro, cubriéndome de la mirada de algún rezagado que aún se hallara en aquel lugar. Normalmente no me gusta que me vean así. Entonces fue cuando de repente sentí un calor, un abrazo amistoso e intenso. Alguien, en medio de toda la algarabía, se había regresado de su camino; había pensado en mí. Yo respondí con otro abrazo. Aquella persona lloraba, y me decía cosas que brotaban de su corazón. Quise llorar una vez más, pero seguía conteniéndome. Hasta que ya no pude más… [¿Cuándo fue la última vez que alguien me había abrazado así… como si no importara el tiempo, como si sólo existiese ese momento, como si yo fuera una niña pequeña, que, de vez en cuando, también quiere descansar en el regazo de alguien realmente amoroso y preocupado?] No recuerdo un abrazo así en mucho, mucho, mucho tiempo… Fue un abrazo puro, honesto, sincero, amigo. No esa imitación barata de abrazo de dos segundos. Suelto el aire que retenía. Exhalo. Me dejo caer. Mis lágrimas también caen; y me aferro a esa persona con ternura y gratitud. Pasaron los minutos, más de los que puedo recordar. [Palabras de cariño, de comprensión, de consuelo]. Entonces lo supe: sí, ciertamente algún día todo cambiará. Algún día no seré tan joven, mi cuerpo no será tan ágil como hoy; mis deseos, y aún mis prioridades cambiarán. Quizás no esté siempre en el mismo lugar en que ahora estoy. Quizá algún día me vaya, o quizá sean ‘ellos’ los que se vayan. Pero mientras esté, y mientras ellos estén, y mientras siga aquí, donde estoy, lo daré todo. Porque talvez haya etapas que son para una vez en la vida, y luego ya no vuelven. Y es de eso de lo que tengo miedo: de estar pasando por etapas que ya no volverán. Y tengo miedo a echarlas tanto de menos, que no consiga ser feliz después. Pero talvez sea un espejismo, un engaño… porque talvez aún las mejores etapas estén por venir. Sólo que el miedo sigue ahí. Por lo pronto, hoy por hoy, sólo me importa cumplir mi propósito, porque sé que lo tengo, tal como reza la cabecera de este blog. He dejado personas y relaciones en el camino. Y unas, aunque están, ya no son lo que eran. Pero otras serán, otras vendrán. Y aunque no soy precisamente alguien fácil de llevar en las relaciones muy profundas, he prendido a identificar cuándo una persona me ama de verdad, y cuándo sólo le soy útil para un momento. Eso me facilita mucho las cosas. [No hay resentimiento, únicamente madurez de pensamiento y sentimientos, porque, rayos, aunque no lo parezca ni de broma -según yo-, voy a cumplir 30]. Tengo plena consciencia de lo que quiero: ayudar a los que me rodean a que lleguen a la meta. Hoy justo lo estaba pensando… y llegué a esta conclusión. ¿Por qué me identifico tanto con los maestros, o los generales, o los líderes, en cualquier historia? Porque quiero ser así: quiero ser alguien a quien los demás recuerden como esa persona que les ayudó en determinado momento a avanzar, esa persona que les desafió, les animó, les inspiró. [Quiero ser quien “salve al soldado Ryan”, aunque la vida se me vaya en ello.] Desde donde estoy veía la luna, pero la acabo de buscar, y resulta que ya se escondió. Así que quizás ya deba irme a la cama. [Si alguien te ama, si alguien quiere en verdad tu amistad, te lo va a demostrar. Estará allí. No se desvanecerá tras las cortinas de humo]. Yo amo a mis amigos. Vivo para mis amigos. Quiero estar siempre cerca de ellos. Esos son los jóvenes con los que trabajo. O mejor dicho, a los que sirvo. Jóvenes que me ven, y ven a ‘alguien’ en mí. No ven un título o una posición. Ven a ‘alguien’ quien es capaz de comprenderles. [Y vaya si les entiendo, después de todo lo que he vivido a esa edad]. Hoy doy GRACIAS por haber vivido ‘ese’ infierno, pues ahora puedo reconocerlo a leguas,  y rescatarles a ellos de allí. Sacarlos aún a rastras. Y le pedí a Dios y le dije: “por favor, hagas lo que hagas conmigo, permíteme estar siempre cerca de ellos…” No entiendo cómo hay gente que sencillamente se encierra en su mundo y le da la espalda a todo lo demás. Yo creía que era la persona más egoísta del mundo, pero ahora sé que no es así. Y para empezar, hay muchas clases de egoísmo. Y talvez la peor es ignorar las necesidades de los demás sólo porque tus preocupaciones son más importantes para ti. A mí me han dicho de todo: creída, egoísta, chula, vanidosa, superficial. Y hasta me lo llegué a creer. Y tuve grandes crisis personales pensando que era como ‘ellos’ decían que era. [O sintiéndome “indigna” únicamente porque tenía la “mala fortuna” de llamar la atención, aún sin desearlo.] Y permítanme que diga esto, pero, también comprendí que no es así. Me importo yo, sí. Pero también me importa la gente. Sobre todo los jóvenes, los adolescentes. Y además, también me di cuenta que los que decían eso de mí, primero, ni me conocían de verdad, y segundo, sólo juzgan por lo que ven, pero jamás se tomaron la molestia de indagar en mi corazón. Por eso me gusta tanto como soy: porque al verme, al oírme, piensan en seguida que pueden encasillarme. [Y luego, en secreto, yo me río de todos ellos, porque creen que ya saben quién soy, pero no tienen ni idea…]

Sigo sin ver la luna. Es hora de intentar dormir.

Algún día, todo cambiará. Pero mientras esté ‘aquí’, les aseguro que lo voy a disfrutar.

P.d.: infinitas gracias mi pequeña S. por ese abrazo… jamás lo voy a olvidar. Te amo con el corazón.

tumblr_mctd8a9qb91qbnvdao1_500

Nejath Lizett Hidalgo Mahmud.

The Making-of: “Algún día, todo cambiará”.

31 comentarios en “ALGÚN DÍA, TODO CAMBIARÁ.”

  1. Bonita reflexión, alguien dijo una vez “El que da todo lo que tiene algo deja en el camino” Normalmente somos dados a juzgar a las personas por lo que aparentan, no por lo que son, no nos damos tiempo a conocer a alguien antes de emitir un veredicto.
    La vida me ha enseñado a no juzgar sin conocer y puedo asegurar que la vida es sabia, tienes que ser siempre tu mismo y que te valoren por ello,¡Que siempre puede haber alguien a quien le pueda más la envidia y los prejuicios! Seguro que si, pero tu eres y tu, y los demás otro cuento que no te puedo contar. Un abrazo. 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias amigo Antonio. Me ha gustado mucho tu frase del principio: “el que da todo lo que tienen, algo deja en el camino”. A mí me gusta dejar mi huella en el camino, a fin de que pueda ayudar a otros. Es lo bonito de las experiencias y el aprendizaje que éstas nos dejan: poder legarlas a otros 🙂 Gracias por tu lindo comentario y por compartir siempre tus experiencias. Un abrazo para ti también 🙂

      Le gusta a 1 persona

    1. Hola querido Kuncito! Uf… la verdad es que no he podido responder los comentarios antes porque he tenido una semana bastante ajetreada, pero ¡aquí estoy! 😀 Gracias por tu comentario. Y claro que sí, ya voy a ver la noticia 😀 jeje qué emoción! Esto es peor que novela Kun! jaja xD Abrazos amigo!

      Le gusta a 1 persona

  2. La canción, preciosa.
    La reflexión maravillosa.
    Sólo tiene que importarnos lo que piensan los que nos quieren, lo demás también pero sin dejar que nos afecte. Y sabes una cosa, la vida es como una vía de tren: tiene un inicio y tiene un final, y en medio estaciones. Siempre he pensado que lo que pasa por delante nuestro no vuelve, pero a veces si lo coges te lo puedes llevar y a veces puedes dejar algo para los demás. Eso es lo que hacemos en nuestra vida. Cuanto más damos más dejamos y menos equipaje llevamos y mejor nos encontramos. El amor pesa poco pero llena mucho. Adelante.

    Me gusta

    1. Hola Tito, has escrito un comentario que me parece maravilloso, muchas gracias. Tienes razón, la vida es esa vía de tren, y es inevitable pasar por las estaciones. Por eso debemos disfrutar cada una de ellas, porque la siguiente …¿quién la conoce? Eso es lo maravilloso de la vida: hoy lloramos, mañana reímos, y viceversa 🙂 Gracias por pasarte por aquí… un fuerte abrazo! 🙂

      Me gusta

  3. Interesante pensamiento,

    La vida está llena de etapas, unas buenas, otras no tanto. Lo que es verdad es que de todas aprendemos algo. Ya depende de nosotros si usamos eso que aprendimos para hacer bien o para hacer mal.

    Espero que puedas cumplir todos esos propósitos que tienes en Dios y que sea Él haciendo su voluntad en tí.

    Bendiciones.

    Le gusta a 1 persona

  4. Algún día todo cambiará… yo opino que casi todo va cambiando día a día, pero necesitamos tiempo para coger perspectiva. Primero está la perspectiva de espacio, las cosas, las personas, los lugares se acercan y se alejan; luego está la perspectiva que da el tiempo, también las ideas, los pensamientos, los sentimientos y la vida misma cambian de lugar. Disfruta de lo vivido y de lo que vives, lo demás no existe en realidad.

    Le gusta a 1 persona

  5. la vida si estas vivo todo es cambio, avance y progreso. Y referente a las personas, muchos creen que nos conocen pero no es así. Me siento identificada pues a mi no todos me conocen y es que creo que no se han molestado en conocerme. Ellos se lo pierden!!! Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  6. Los colores de mi mundo:

    He pintado
    el amarillo del sol más caliente
    para unirlo al azul
    de los cielos de verano
    y descubrir el verde
    de los prados soleados.

    He recogido
    millares de pétalos
    de trémulas rosas
    y los he dejado caer
    como copos
    de nieve de invierno

    He descubierto
    un rayo de sol
    caído por el cielo
    encarcelado
    en una gota de lluvia
    para iluminarme la vía.

    He reunido
    gotas de rocío
    para hacer un lago
    plateado
    dónde bañarme
    en el manantial divino.

    Feliz día…

    Le gusta a 1 persona

  7. De nuevo me siento totalmente identificada. (Salvo en verme reflejada en las figuras que siempre están ahí para ayudar, ya que por unas cosas u otras, siempre estoy para ayudar, pero también suelo necesitar ayuda).
    También he pasado por eso de que me llamen egoísta y acabar creyendomelo, pero para estar a gusto con el mundo, debes empezar por estar a gusto contigo, ser autentica y no estar ahí para todo lo que pidan. No es egoísmo, es amor propio, y a veces nos lo ponen miu dificil, pero si no lo hiciéramos, si las personas no miraríamos por nosotras mismas, no estaríamos completos. Hay que mantener un equilibrio, no se puede solo dar o solo recibir, los extremos nunca fueron buenos.
    Me encanta como escribes, hace un tiempo que te sigo pero llevo tiempo sin leerte, estoy recuperando el tiempo perdido esta noche

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias por tu comentario Mel 🙂 Es bueno compartir experiencias entre nosotros y hacernos compañía. Estoy muy de acuerdo contigo en que debemos mantener un equilibro saludable entre saber dar y saber recibir. Ahí está la clave… Gracias por tus lindas palabras y gracias por dedicarme ese tiempo tuyo tan valioso.
      Un fuerte y cariñoso abrazo,
      Lihem Ben Sayel
      🙂

      Le gusta a 1 persona

  8. Creo que la vida nos pone límites y desafíos a la vez… Muchas veces las cosas no resultan como las hubiésemos querido… Yo creo que es una cuestion karmática … que las malas vienen porque estamos saldando una deuda de errores de vidas pasadas. En fin, lo mejor y más positivo es el final de tu relato o reflexión… Un abrazo Aquileana 😀

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tu comentario Aquileana 🙂 Efectivamente en la vida, a medida que vamos “viviendo”, nos percatamos de muchas cosas. Aprendemos. Y los desafíos o limitaciones que encontramos vienen a representar luego gran parte de nuestro éxito, porque son más que necesarios para sacar lo mejor de nosotros. Un fuerte abrazo querida 🙂 y gracias por leer.

      Me gusta

  9. A la espera de ese día, que a mi manera también espero, podemos disfrutar del día a día, de momentos tan bonitos como éste ahora, en que leyéndote me llegas al corazón y me recuerdas que lo estamos haciendo bien, amiga, aunque a veces lo dudemos. Ya estamos camino de ese día. Probablemente ese día será cuando miremos atrás y veamos lo conseguido en la última etapa hasta la fecha. Que ese corazón enorme que tienes continúe con tan bonita labor humana, y por justicia las cosas llegarán. Gracias por compartir algo tan hermoso y profundo. Ah! Y por la música! ❤

    Le gusta a 1 persona

    1. Estoy completamente de acuerdo en lo que dices, porque “esperar ese día” no es otra cosa que vivir el día a día sabiendo que llegarán cosas mejores. Vivir con esperanza. No menosprecio el día a día, al contrario, como bien dices, disfruto cada día, que es un regalo del cielo 🙂 Estos momentos pequeños, a la verdad son grandes, porque son sinceros, y eso es lo que los hará permanecer en nuestra memoria. Gracias una vez más por tus palabras que siempre me bendicen. Y me alegra que te haya gustado la canción 🙂 Un fuerte abrazo mi linda Silvia, eres un gran tesoro!

      Le gusta a 1 persona

  10. Hermosa canción. La imagen es muy bella, y me ha recordado enseguida esas noches de verano con mis amigos en la playa. Si hubiésemos podido hacer un fuego lo hubiéramos hecho. Pero la policía siempre iba haciendo la guardia…. para nuestro propio bien. Me he parado a pensar en lo que has escrito. De repente, esos recuerdos en aquella playa, ya son solo recuerdos, aquella etapa pasó, como bien dices. Pero el cariño que nos profesábamos pasó a ser eterno porque así fue como nos fuimos separando, con amor. El amor por otra persona es esencial, pero también lo es la amistad. Sin ella no podemos ser nadie, necesitamos sentirnos en los demas de alguna manera. Muchos abrazos! Y Gracias por tus escritos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ay debo decirte que me ENCANTAN tus reflexiones. No sé cómo lo haces pero siempre me identifico muchísimo! Tus comentarios son como el epílogo de mis escritos jaja Separarse con amor… eso es maravilloso. Aunque siempre es triste separarse. Y esos recuerdos son en verdad eternos, etapas que pasaron, pero que podremos guardar siempre con nosotros porque “nos pertenecen”. Mil abrazos amiga, gracias a ti por hacerme reflexionar aún más. Bendiciones!!!

      Me gusta

      1. A ti gracias, Querida Lihem Ben Sayel, porque por cosas que llamamos casuales, un par de dias despues de leer tu escrito, me llegaron noticias de una amiga de la infancia, cuando tenia unos trece años. Y hoy , como hicimos la semana pasada, vamos a charlar por teléfono, un reencuentro que vino con tu escrito. Gracias! Mil Abrazos para ti.

        Le gusta a 1 persona

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s