Inicio » CONFESIONES :o » CONFESIONES LITERARIAS Y AGRADECIMIENTO ESPECIAL

CONFESIONES LITERARIAS Y AGRADECIMIENTO ESPECIAL

Hoy cumpliría años Neruda. Tengo una fijación con Pablo sencillamente porque su poesía me ha acompañado desde que tengo uso de razón. Su estilo tan puro y nada conservador siempre ha sido un referente para mi propia poesía. Los que me conocen un poco, sabrán que la poesía y yo estamos intrínsecamente ligadas. Lazos de sangre, de placer y dolor, de sueños y emociones, de glorias y frustraciones. Para mí, nada se puede decir mejor que con poesía. Y al menos en mi caso, si quiero expresar algo profundo, íntimo y hasta confesar algún secreto o aspecto de mi vida, mi mayor aliada siempre será la poesía. Brota de mí como si de un pozo de agua viva se tratase, y créanme que no hay nada que pueda detener ni tan solo opacar esa sensación tan sublime que representa para mí plasmar mi vida, pensamientos, emociones, sentimientos y deseos con la poesía.

Siempre he “envidiado” a esos escritores que se reunían con amigos para intercambiar sus poesías, sus impresiones y en fin sus escritos, como Tolkien por ejemplo. Eso ha sido algo que siempre he deseado y que para mí habría significado el mundo entero.
Terminé de leer a Khaled Hosseini y puedo decir que de sus tres novelas la que más permanece en mi memoria es “Mil soles…”. En “Cometas…” puedo notar que es su primera novela. No sé exactamente en qué, pero lo noto. En “Y las montañas…” no consigue ese revuelo sentimental que talvez logró con sus anteriores novelas, pero sí es verdad que se nota un mayor señorío y dominio de la prosa y de su natural don para relatar y narrar. De hecho fue esa narrativa exquisita la que me elevó al cielo y me volvió a la tierra en un derroche de adrenalina y admiración que no había sentido hace tiempo en cuanto a la novela.

Y hoy, después de leer mucho acerca de él, finalmente he empezado con él: Echenoz. Hoy leí (en la muestra que ofrece iBooks) el primer capítulo de “14” y nada más en los breves párrafos que he leído me doy cuenta también de que Echenoz me va a abrir campo a un mundo aún superior en cuanto a la prosa. Sí, y sin temor a sonrojarme (pues he declarado abiertamente mi devoción por el impacto narrativo que produjo Khaled en mí con su tercera novela) puedo ya decirles que Echenoz va a ser la nueva revolución en mi mundo literario.
Y es que me estoy dejando aconsejar por el mejor. No les puedo revelar quién es mi misterioso consejero porque lo guardo como uno de mis mayores secretos. En mis anteriores entradas han visto que he mencionado a un “amigo” que me aconseja con respecto a las mejores lecturas, y la verdad debo decir que no sólo coincidimos en muchas cosas, si no que sus consejos eran justamente lo que necesitaba.

¿Por qué? Muy sencillo… La literatura hoy en día es un negocio, un comercio que ha perdido considerable respeto por lo auténtico y se ha zambullido en el marketing y en las modas, en lo sencillo, rozando lo estúpido y la tomadura de pelo al lector, bueno, corrijo, a cierto tipo de lector. (¿En serio hay tanta gente leyendo cosas como “50 sombras de Grey” o todas las repetitivas sagas vampirescas?) Yo desde luego he tenido sendas experiencias en las cuales tomo un libro que aparentemente es “una gran sensación literaria” y está causando furor en el mercado. He comprado libros aconsejada por el movimiento de las masas, y cuando he comenzado aquellos libros he tenido que guardarlos en lo más profundo de mi estantería. En esto coincide conmigo mi amigo experto en literatura. Gracias a él conozco a Echenoz, a Chirbes, a Lahiri, a Capote (bueno, en este caso también ayudó que le seguía la pista al recientemente fallecido Seymour Hoffman, y supe que había interpretado el papel de Capote por el cual ganó un Oscar), Carrère.

Lo que de verdad agradezco también es que me haya sumergido más en las profundidades de la auténtica literatura, más allá, como he dicho, de las modas y de las corrientes y de las sensaciones. Ese siempre ha sido mi deseo: entender de verdad a la literatura. Sé que nunca podré albergarla toda, sé que me iré de este mundo con la certeza de que dejé atrás algún tesoro sin descubrir, pero también sé que mi percepción de la literatura se está forjando paso a paso al ritmo de los grandes, y que al menos habré saboreado lo auténtico. La auténtica literatura tal como los que saben la valoran. Si no, pregúntate a ti mismo qué leería Kafka, o Lewis, o Tolkien, o Capote, o Tolstoi, o Victor Hugo, o Neruda…

Bien aquí termina esto por hoy. Pero como resulta que estoy algo inspirada, igual nos vemos dentro de poco…

Siempre vuestra.

20140712-135456-50096707.jpg

Anuncios

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s