ARTÍCULOS, PROSA, REFLEXIONES, RELATO CORTO

CUANDO LA MÚSICA SUENA…

(Play mientras lees)

Para los del barrio, los de siempre. Y para los amigos que se fueron.      (K. E. L.).

“Recuerdo esa tarde calurosa. Al principio la detesté. Es el típico día en que quieres sentirte guapa, y además joven. Quieres tener la sensación de que el tiempo no ha pasado, o si lo ha hecho, te ha embellecido. Me miré por el espejo retrovisor, tal como había hecho durante los últimos 11 años desde que había aprendido a conducir. En aquel entonces, miraba hacia atrás y el coche siempre estaba lleno de amigos y amigas que bromeaban, reían y me ponían nerviosa. Pero aquella sensación de “amigos para siempre” de pronto desapareció cuando me tuve que mudar a otro continente a los 19. Y por un extraño motivo, jamás la volví a recuperar. Llámenlo inmadurez, o complejo de Peter Pan, pero yo quería seguir sintiéndome así, joven y fresca siempre, y rodeada de amigos que te prometían amistad para toda la vida, y esas cosas.

Ahora iba rumbo al trabajo, a ese lugar espantoso donde me daba la impresión de que todos me excluían. A los hombres les caía mal porque no me reía de sus chistes obscenos; a las mujeres, porque me encantaba ir arreglada, cuando algunas de ellas parecían que habían ido tal como habían despertado, literalmente.

Así que en los tres meses y medio que llevaba allí, me costaba sentirme integrada, aceptada. No sé si eso tendrá que ver también con mi raro acento extranjero, mis eufemismos incomprensibles o mi color de piel. Aunque supongo que mis prejuicios, mi personalidad introvertida y mi dificultad para fluir en una conversación también tendrán que ver. No echaré sólo la culpa a los demás.

¡Qué rabia! Porque en ese momento empecé a sentir un nudo espantoso en la garganta. Créanme o no, pero hasta dolía. Los ojos se me empezaron a llenar de lágrimas. Venga Gloria…-me dije, Acabas de maquillarte, mujer. No lo estropees…

Pero qué va, no fue suficiente. Y empecé a llorar.

En ese instante, era el momento perfecto para regodearme en mi situación. (¿Quién no lo ha hecho? ¿A quién no le ha pasado? ¿No se supone que cuando estás triste deberías oír cosas alegres?) Pero no. Hacemos justo lo contrario. Así que empujé aquel cd de gospel que me había regalado Bella días atrás en mi cumpleaños, (¡ella sabe cuánto amo el género, desde que escuché a un afroamericano cantando en un concurso en la tv!).

Y entonces empezó a sonar aquella canción que me estremeció desde la primera vez que la había oído. Claro… lloré más. Porque cuando la música suena, es capaz de sacar a flote tus emociones más profundas, y tocar en tu interior aquellas fibras donde sólo pocos pueden llegar. Cuando la música suena, recuerdos trae, al igual que sensaciones, experiencias, vivencias, las cuales, pase el tiempo que pase, jamás se podrán borrar de tu interior.

Y así, sin querer, mientras la canción avanzaba, recordé aquel abrazo con Raúl, al graduarnos: Tú eres todo, -me dijo cariñosamente. Recordé los e-mails que me escribió Cinthy contándome cuánto me echaba de menos, y lo mucho que me comprendía, porque ella también había abandonado el país para estudiar en el extranjero. Recordé la fiesta de despedida que me hicieron mis amigos del barrio de toda la vida justo el día antes de tomar el avión, y a aquel chico diciéndome: jamás te olvidaré. Y cómo no, recordé aquel momento cuando el avión comenzaba a despegar (nunca había viajado en avión aún) y cómo las lágrimas invadieron mis mejillas al ver en la noche a aquella preciosa e iluminada ciudad, y mi país, al cual no volví a ver hasta muchos,  muchos años después.

Pero entonces me vino a la memoria aquella frase que dijo Gabo, “la vida no es lo que uno vive, sino lo que uno recuerda…” ¡Y vaya si tenía razón!

Me sequé las lágrimas con delicadeza. Volví a sonreír… porque aunque estaba lejos, había una Bella, observadora,  que se había tomado el tiempo de regalarme algo que sabía que me gustaba, había también un Xavi, confidente, que me generó la confianza suficiente como para entablar una genuina amistad, y una Lucía, explosiva, que me llamaba para tomar algo cada vez que podía y entablar una profunda conversación. Gracias a ellos, no me siento tan sola…”

🙂

lihem ben sayel

1203010565029.standard-female-72.default

8 comentarios en “CUANDO LA MÚSICA SUENA…”

  1. Uff!! Me emocioné! … Yo también pertenezco a ese grupo de personas que han dejado, raíces, amigos, familia y recuerdos, en mi caso por amor ❤ , aunque me quedo no con lo que he perdido, (irremplazable) más bien me quedo con las "Bellas, Xavis, y Lucías" que nos encontramos en nuestra segunda tierra. =)

    Me gusta

  2. Si chicas…. Vaya que no es fácil! Pero mira si Dios es bueno que estemos donde estemos nos hace sentir especiales de una u otra manera. Y yo particularmente doy gracias por personas como ustedes que son tan pero tan especiales y genuinas! que sólo por conocerlas ha valido la pena el “desplazamiento” jaja…. Las amo!

    Me gusta

  3. Yo tb tengo tantos recuerdos! También fue mi primera vez en avion me rei mucho en el vuelo.No fue nafa facil pero hoy no me veo subiendo a un avion para dejar este lugar ! Y doy gracias a Dios qe me ha traído y a mis hermanas Rosye y Rogeria jijiji Hermosos recuerdos

    Me gusta

  4. Gracias mi amada amiga,tu siempre con tus detalles de cariño que sabes lo importante que son…
    Les extraño…
    Prefiero no pensar mucho,entre pañales y juegos ni tiempo de comer tengo y cuando lo hago añoro mi tierra,mi gente, me gusta!!!
    Ahora viviendo esta etapa,este capítulo….pero hay demasiado peso…son amistades de muchos muchos años y eso pesa mucho…
    Os quiero!

    Me gusta

  5. hey querida …jajjaja…te quiero muchisimo…he tenido muchas veces la misma sensacion pero sabes que….gloria a dios por los tiempos y lo que nos permite ver en este mundo…he vivido en tres paises totalmente diferentes….he comenzado de nuevo,sinceramente tengo recuerdos buenos pero no siento nostalgia porque disfrute de mis amigos lo mas que pude como digera un canario…jajaja creo que asi como las cosas comienzan tambien acaban y que la vida es mas que un pedazo de suelo que a fin de cuenta delimitamos nosotros mismos….lo cierto es que las razas…las culturas…las lenguas…la musica…en fin lo que nos hace diferentes no es mas que parte de la grandeza inexplicable de dios…poder infinito…mirar al orizonte….jajjaja…que ingenuos como si se pudiera….dios es increiblemente comico….amiga….no existen las fronteras…ni los espacios delimitados por los paises….esos solo son nuestros propios prejuicios….existe el amor de dios sin limites…existen los lindos recuerdos…existen las buenas experiencias…asi como la voluntad de dios …grannnnnnnde agradable y perfecta……………..te quiero un monton…….formas parte de un tiempo en mi vida que disfrute al maximo…jajaja tu lo saves….jajajaja.y creo que fue lindo…grande y perfecto……te amo mucho dios te guarde,te bendiga,animo sigue adelante……….princesa……..tu amiga ……lupe.

    Me gusta

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s