Inicio » MUY PERSONAL » PAPÁ

PAPÁ

beautiful-pictures-of-rain-photography-04

Siempre te interpusiste entre la adversidad y yo. Guerras. Tormentas. Tristezas. No importaba… tú estabas allí, interponiéndote, para que yo pudiera crecer feliz.

Y crecí feliz, llena de recuerdos y de sensaciones.  Los recuerdos que tengo de ti son hermosos: jugando al caballito, tú empujándome mientras yo me columpiaba, yo lanzándome de un mueble con los brazos abiertos, plenamente convencida de que no importa cuán alto estuviese y cuán dolorosa pudiera ser la caída: tú me ibas a sostener y no me dejarías caer, mi primera vez en la escuela mientras yo corría de un lado a otro, una conversación profunda acerca de la vida mientras tomábamos helado frente al mar, o aquella mañana mientras me llevabas al altar…

Las sensaciones son esas certezas que llevo dentro: tengo quien me ame, quien me proteja, quien jamás me dejará de lado, quien me inspire, quien me enseñe. Tengo a quién recurrir cuando necesito un abrazo, una palabra de ánimo, o simplemente alguien con quien compartir risas y miradas cómplices.

Todo tú eres fuerza, disciplina -esa clase de disciplina que jamás he visto en nadie, la cual admiro profundamente como una de tus más emblemáticas virtudes-, carisma, nobleza, conocimiento, sabiduría, esfuerzo, pasión.

Las historias de tu infancia, tu determinación para seguir adelante y tus triunfos -aún tus tropiezos- son tablas escritas que llevo colgadas en mi corazón, porque me inspiran a ser mejor cada día, y a recordar que no existen límites -sin importar los obstáculos- entre lo que soy y lo que puedo ser.

Me enseñaste a darme valor. Me inculcaste a que no importa cuántas veces llegue a fracasar, siempre habrá una nueva oportunidad de ser mejores. Tu excelencia es admirable y me impulsa a proponerme nuevas metas. Siempre me mostraste respeto. Tú a mí. Y eso me hizo saber quién soy…

Te amo. Y no imaginas lo privilegiada que me siento de poder llamarte “papá”. Eres mi inspiración. El hombre que siempre me protegió, me cuidó, me mimó, me enseñó… Es cierto que ahora ya no estoy bajo tu responsabilidad, pues he crecido y he iniciado mi propia familia, pero tú siempre estás presente como la referencia más poderosa que yo puedo tener aquí en la tierra.

Porque Dios me dio la gracia de poder ir corriendo a tus brazos siempre que quisiese, ya sea con risas o con lágrimas, y poder llamarte “papá”. A lo que tu siempre responderás con un tierno susurro: “sí, hija mía, aquí estoy, aquí estoy.”

A mi papá, mi inspiración…

1394404_10151714400958062_1071025570_n

 
Anuncios

3 pensamientos en “PAPÁ

  1. Gracias querida hija por tus hermosas palabras. Solo decirte que ya me hubiese gustado conoccer a Dios tan plenamente como ahora lo conozco y no haber cometido errores que bien pudieron hacerte mucho daño. Te quiero muchisimo hija de mi vida.

    Me gusta

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s