Inicio » CONFESIONES :o » VIVENCIAS I: EL ORIGEN

VIVENCIAS I: EL ORIGEN

He tardado en encontrar esto. Sólo lo conseguí después de rebuscar en todos mis archivos del Blog, y al darme cuenta de que lo había borrado, tuve que buscar en mis archivos de papel. Una persona como yo es capaz de archivar tantas notitas de papel, cartas, manuscritos, poemas, etc, como le sea posible. Así que no sería tarea fácil encontrarlo, sobre todo por mi mala memoria: escondo las cosas importantes o muy privadas, pero luego al paso del tiempo se me hace imposible recordar dónde lo guardé. Así que tuve que recurrir a una plegaria: y en ese mismo instante, al terminar de mencionarla, apareció delante de mí.   En este momento suena una canción de aquellos tiempos (como los llamo yo). ¿Casualidad? No creo… Así que va a ser la canción que ambiente esta entrada tan especial para mí.

Llevo desde julio del 2007 con este Blog. Y después de una intensa sesión de 2 horas de entrenamiento me han venido a la memoria estos escritos antiguos, los cuales, si mal no recuerdo, datan de finales de octubre del 2007.

Esta no fue la primera entrada que hice en el Blog, pero sí que fue la que desencadenó todo lo que significa “Memorias de una Princesa” y “Lihem ben Sayel”. Estoy consciente de que a la mayoría les sonará a algo completamente desconocido, y en verdad, a estas alturas y después de tantos años, tampoco estoy segura de que alguien (que aún esté en mi círculo) conozca el inicio de esta historia.

Pero aquí está… Y no va por nadie más, sino por mí. Por todo lo que ha sido y sigue siendo mi historia, que no es más importante que la de nadie, pero sencillamente es la mía, y eso la hace única para mí.

Lo presento, como siempre, como un relato corto. Una prosa en primera persona. Ficción. Novela. Llámalo como quieras. La verdad sólo la conozco yo…

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

 

VIVENCIAS I: El origen.

8fac114454bfc7d240b5e25636c23769

La princesa escribe en su diario una vez más. Siente que algo está ocurriendo en su vida. No es normal, mucho menos agradable. Sin embargo, ha hablado con su Padre, el Rey, y éste le ha dicho muy sabiamente que es necesario que comience a zanjar ciertos asuntos internos a fin de que cuando le toque estar en la posición que Él ha preparado para ella, el enemigo no encuentre ninguna brecha por donde atacar.

Ella, obediente al Rey, ha decidido ir a un lugar seguro, el lugar secreto donde esconde su diario, y empieza a escribir. Los resultados le asombran y se sorprende a sí misma cuando al cabo de unos cuantos minutos se decide a leer lo que ha escrito. -¿Tan vulnerable soy?-piensa, pero finalmente, lo hace…:

“Voy caminado sola por las calles de mi pueblo, pero…¿realmente estoy sola? No. Está Él ahí. Y también el maldito temblor. No volvía a sentirme así desde hace mucho tiempo, cuando fui capaz de confrontarlo, cuando dejé de soportar. Sigo caminando y abrazo mi cuerpo con mis manos como lo hice hasta hace un año, o incluso hasta hace un par de meses, temblando.”

“Pero no estoy sola. Siento sus abrazos, cómo sostiene mi mano. Cómo me protege. Sufre conmigo y no está interesado en que vuelva a ocurrir. Sencillamente me defiende de toda amenaza externa. ¡Quién iba a ser! Él, mi mejor amigo. Siento su celo hacía mí, y su fuerza. Él está justo aquí.”

“Continúo caminando por las calles y mientras cuento unas monedas, éstas se deslizan de mis manos; caen. Mientras me agacho a recogerlas pienso: “¡qué torpe!” Y sigo temblando.”

“Al sentirme así, tan expuesta, me siento desnuda delante de la gente. Como si supieran exactamente lo que está pasando por mi cabeza en estos momentos. Tantas imágenes. Tantos recuerdos. Ayer, en aquella fiesta me preguntaban lo que me ocurría. Ellos, los buenos amigos, los que me conocen, los que se preocupan. Lo agradezco.”

“Se me ocurre pensar que siempre hay un propósito detrás de todo esto. Se me ocurre pensar que puedo ayudar a alguien, que puedo ponerme en su lugar y entender o tan sólo abrazar.”

“Continúo caminando en esas calles; no estoy sola, pero me siento frágil, vulnerable. La mujer que antes era capaz de poner mil barreras antes de denotar un ápice de debilidad o fragilidad ahora se muestra tal y como es: sensible, temblorosa, atemorizada, disminuida en ciertas emociones que sólo Él es capaz de sanar, con su amor y ternura. Esta mujer se muestra tierna, cariñosa, espectante de amor, genuina, sincera, íntegra. Después de todo sabe quién es y nadie le puede robar esa identidad. Se la dio su Padre. Me la dio el Rey. Es innegable.”

“Sé que he de enfrentarme a viejas heridas y viejos desafíos antes de tomar el lugar que el Rey ha preparado para mí. Nadie nunca me dijo que sería fácil. Pero comprendo y sé que estoy en el camino correcto. Mantengo mi integridad. Mi pureza. He sido obediente al Rey y Él ha de recompensarme a su tiempo.”

“Aún así confieso que la mirada sucia de aquellos hombres, las palabras soeces u obscenas, los gritos, los roces, cuerpo a cuerpo, me molestan. No soporto que un hombre que no sea el Rey me acaricie o me toque. Mis amigos lo saben y me comprenden. Admiro el respeto de ellos hacia mí, aunque hay quien no soporta la presión y me abandona, talvez cuando más lo necesitaba. Tampoco importa tanto; siempre tengo la amistad de aquellos y aquellas que son capaces de callarse y escuchar, abrazarme y llorar conmigo, o que me han escrito cartas con palabras de ánimo en cada situación.”

“Me he convertido en una princesa solitaria a quien le encanta pensar, leer, escribir, pero ante todo sentir. Casi me roban esto, pero mi mejor amigo me protegió. Después de todo él estuvo ahí llorando conmigo cuando todo ocurría, incapaz de abandonarme, y rogando para que tuviese fuerza del cielo para seguir adelante y no rendirme.”

“Al fin no estoy en las calles de mi pueblo. Estoy en la habitación de Palacio. Me siento un poco más segura. ¿Se´re capaz de hablar y sincerarme? Al menos ya no ocurre con tanta frecuencia como antes. Aunque no sé si lo soportaré una vez más.”

“Cuando me he preguntado a mí misma las repercusiones de todo aquello, pienso: me es difícil confrontar algo. ¿Por qué simplemente no dije “basta, no más”? ¿Por qué guardé silencio? ¿Por qué no pedí ayuda? En lo profundo de mí, en mi subconsciente, creo que llegué a pensar que era normal, y que no podría hacer nada para remediarlo. Después de todo era muy frágil y ellos lo sabían. Y abusaron de ello.”

“Pero he de continuar. El Rey cuenta conmigo para la expansión de su Reino y no he de permitirme caer presa de mi propio pasado, aunque el enemigo lo intente cada día. Mis súbditos me necesitan. He de precisar ser más fuerte frente a ellos, a fin de animarlos a continuar. Hay una guerra que ha de ser confrontada y el enemigo vendrá con toda su artillería pesada en mi contra. He de estar preparada. Después de todo, soy la hija del Rey, soy la princesa de este Reino tan vasto, y aún queda mucho por hacer. ¿Habrá alguien que quiera luchar junto a mí en esta guerra?

Siempre vuestra,

The princess of the Lord…

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Bien. Esta es la primera parte. Mañana (o cuando tenga tiempo) transcribiré la segunda parte. Pero estoy feliz de tener estos escritos en mi mano. Significan muchísimo para mí.

P.D.: perdonen si hay alguna falta de ortografía o gramatical. Estoy exhausta y no me apetece revisar.

Siempre vuestra,

Lihem ben Sayel.

Anuncios

5 pensamientos en “VIVENCIAS I: EL ORIGEN

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s