Inicio » REFLEXIONES » LA TERAPIA

LA TERAPIA

12:24pm, en un lugar del centro de la ciudad.

(Sonaba un vals de fondo…)

-Hay una imagen recurrente. Siempre está en mi cabeza. Especialmente cuando estoy en un buen momento; ya sabes, un momento feliz. 

-¡Ah!, entonces se trata de un buen recuerdo…

-No, más bien, es uno muy malo.

– ¿Podrías describirlo?

-No. Quiero decir, sí, podría. Pero no quiero hacerlo.

-Es…¿vergonzoso?

-Doloroso, diría yo. Y sí, claro, también está todo aquello de la vergüenza.

-Ya, entiendo.

(Silencio).

-¿Y qué piensas hacer con respecto a ese pensamiento…?

-La verdad es que quisiera borrarlo. Desearía que no hubiera existido jamás.

-Bien, vamos a ver…Creo que podemos intentarlo.

-¿Ah sí? ¿Cómo…? (Una sonrisa incrédula se dibuja en su rostro).

-Dime dónde te gustaría haber estado en ese preciso momento…

-Te refieres a cuando…

-Sí, a cuando aquello que desearías que jamás hubiera pasado está ocurriendo. Ese preciso instante. Dime, ¿dónde te habría gustado estar? ¿Qué desearías haber hecho en su lugar?

(Tose y se aclara la garganta).

-Es que no creo que en verdad quiera…

-Vamos, no debe ser tan difícil.

(Se acaricia la nuca. Resopla, mirando por los grandes ventanales de aquella oficina, donde, a lo lejos, ve a varios niños jugando en el parque, riendo, felices.)

-Bien…allá voy.

(Empezó a sobarse las piernas con nerviosismo, casi sin darse cuenta.)

-Pero espera, cierra los ojos…

-De acuerdo, ojos cerrados.

(Volvió a resoplar, pero esta vez más profundo).

“Desearía ser un pájaro. Y volar lejos, muy lejos…a un lugar desconocido, pero hermoso, donde pudiese volar sin temor a ser capturado. Un lugar sin jaulas, sin redes, sin límites. Sólo el cielo y yo… y un montón de paisajes coloridos. Desearía agitar mis alas a la velocidad del rayo, dejando todo lo malo atrás, y deslizarme sobre el viento con una magistral agilidad. Desearía sentir la suavidad de las nubes en mi cuerpo, y la pureza de la luz del sol acariciarme. Desearía vivir lo suficiente como para darme cuenta de las maravillas de la vida, sin temor a luchar por todo lo que vale la pena luchar. Desearía poder ser tan dulce, que nadie tuviese temor de acercarse a mí. Y tan fuerte, para poder levantar a los debilitados. Desearía descansar sobre la alta cima de una montaña, y vislumbrar en el horizonte una nueva forma de existencia: sin rencores, sin remordimientos, sin culpabilidad, sin tantas lágrimas amargas y tantas sonrisas fingidas….”

(Abrió los ojos, y vio a su interlocutor con lágrimas rodando por las mejillas…)

-Sí. Yo también a veces lo deseo.

birds-fly-to-freedom-girl-opening-cage-cool-facebook-timeline-covers

Anuncios

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s