Inicio » CONSEJOS » Día 3: no somos perfectos, pero Dios sí

Día 3: no somos perfectos, pero Dios sí

El perfeccionismo nos persigue a algunos de nosotros. De hecho, va incrustado en nuestro código genético con tanta evidencia que es casi imposible negarlo. Relacionamos al éxito en nuestros proyectos con nuestro nivel de esfuerzo y de entrega, y a quienes somos competitivos con nosotros mismos nos lleva a querer todos los detalles de nuestros proyectos encajados a la perfección.
Sin embargo, no siempre resulta tan fácil. Al ser seres imperfectos, ocurren cosas que muchas veces no podemos dominar: emociones, circunstancias, estados de ánimo, pensamientos- que en muchos caso alteran los resultados que preveíamos. Y fracasamos. Fracasamos en nuestro acercamiento continuo a Dios, en nuestras relaciones con los demás, fracasamos en vencer determinadas áreas, y eso nos suele desanimar.
Por eso, hoy determino agarrarme de la mano de Dios, sabiendo que aunque yo falle e incluso le sea infiel, Él seguirá siendo fiel, perdonándome cuando mi corazón se humilla y se arrepiente, e inundándome de su gracia y misericordia, en lugar de ira y castigo. Porque ciertamente no somos perfectos, pero Dios, sí.

Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo. (2 Timoteo 2:13 RVR60)

#Página3De365
Lihem ben Sayel

20140103-193346.jpg

Anuncios

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s