Inicio » CONFESIONES :o » ESTE FUE UN GRAN AÑO

ESTE FUE UN GRAN AÑO

El papel sigue manteniendo en mi corazón su esencia… Y esta es la época perfecta para dejarme llevar por las letras y las sensaciones que se respiran alrededor.

¡Cómo disfruto la noche, y la luna, y la buena música que me acompaña ahora mismo! He estado lo suficientemente liada como para poder dedicar un tiempito a una entrada cálida, de esas en las que puedo escribir de todo un poco, sin ninguna regla aparente.
Empiezo diciendo que siempre me ha llamado la atención la manera cómo Dios responde mis oraciones. Debo admitir que, en ocasiones, a pesar de haber tenido “mucha fe” -según yo, no ha ocurrido nada. Pero no siempre es así. En verdad, casi nunca es así. Normalmente, mi Dios me responde de una forma tan asombrosa, que sólo puedo agradecerle por su prontitud. Y en especial le doy gracias porque el domingo oré para que me permitiese estar más cerca de alguien a quien amo y admiro mucho, y Él, ese mismo día, se puso en el asunto.

Este fin de semana se presenta -como casi todos-, un poco agotador. Pero después del domingo, puedo descansar. Ha sido un año intenso, lleno de bendiciones, aventuras, decisiones, cambios drásticos en mi vida y nuevos desafíos que afrontar. Pero, ¿sinceramente?, ¡ahora estoy deseando presurosa el inicio del nuevo año que está a las puertas! Tengo una certeza en mi corazón, y es que sé que aquellas promesas por las que he esperado mucho, están empezando a cumplirse.

A finales de este año, me dije a mí misma a forma de lema: “La paciencia es mi camino”. La gente enseguida pensó que yo afirmaba eso por ser la paciencia una gran virtud en mí. Pero nada más lejos de la realidad. La paciencia no es una de mis mejores bazas. Por eso creé ese lema para mí, para recordarme que, si algún deseo grande tengo, si algún anhelo habita fuertemente en mí, pues entonces tendré que ser paciente hasta el punto de conseguir aquello que persigue mi espíritu.

(Advierto, creo que esta entrada será testamentaria y asombrosamente extensa).

La paciencia es mi camino.
Mi vida -y mis objetivos- funcionan más o menos así:

1. Tengo una idea.
2. Empiezo a trabajar en ella.
3. Dedico mucho tiempo y creatividad en impulsar mi idea.
4. Obtengo resultados favorables.
5. (He aquí el punto clave) Sigo persistiendo en ella, hasta el punto de seguir obteniendo resultados favorables, pues lo importante es que la idea se mantenga viva. Y es aquí en este punto cuando muchos tiran la toalla. Pero yo sigo, y no decaigo de insistir en mi idea.

Hay un par de cosas que me dejan algo triste, -no todo puede ser perfecto. Ciertas chicas que estaba discipulando, de pronto dejaron de ir al GDA. Me dio mucha pena porque Dios estaba haciendo una gran obra en ellas. Pero bueno… hay una realidad, y es que la gente tiene la capacidad de tomar sus propias decisiones. Qué se le va a hacer. Pero Dios es bueno y fiel. Y donde unos se alejan, otros se acercan. Nada en su reino se detiene.

Estoy a punto de concluir el capítulo que estoy escribiendo. Eso es bueno. En febrero cumpliré ya dos años con la novela nueva. ¡Cómo pasa el tiempo! Tan rápido que a veces asusta. Por eso lo bello de la vida es aprovecharla en toda su amplitud, haciendo buen uso del tiempo y de los recursos que Dios nos entrega en las manos.

Uno va cambiando. Es difícil de asimilar, pero es verdad. Recuerdo cuando no podía salir de casa sin pendientes. Ahora, si me los pongo, me siento tan extraña… Sólo los uso en ocasiones especiales, (bodas, etc…). Antes no quería saber nada de gym, ahora lo deseo con ganas. Antes no bebía agua, ahora bebo hasta 3 botellas de litro y medio. Antes hacía muchas cosas con intenciones incorrectas. Hasta eso ha cambiado. Ahora me importa demasiado lo que pienso, lo que siento, y el por qué de las cosas que hago. Antes tenía miedo de mostrarme tal cual era; ahora no me importa contar aspectos de mi vida con tal de ayudar a otros a mejorar su relación con Dios.

Pero hay cosas que no cambian: sigo siendo una romántica empedernida que escribe poesía casi todos los días, sigo amando los libros con devoción y añoranza, sigo siendo dulce y a la vez determinada, introspectiva, y a la vez sigo teniendo la imperiosa necesidad de expresar lo que siento; tímida, pero a la vez aguerrida. Sigo prefiriendo oír música clásica a cualquier otra música. Y aún sonrío nerviosa y sonrojada cuando alguien me halaga Sigo teniendo la sagacidad temeraria de darme cuenta cuando algo no encaja en lo puro y lo íntegro. Sigo necesitando a Dios con cada átomo de mi ser. Por cierto, ahora prefiero llamarle Jehová. Me parece más específico. La gente usa la palabra “Dios” incluso para blasfemar. Jehová es Él, no cualquier otro. No sé si me explico con suficiente claridad. Claro, esto lo aplico a mi intimidad con Él.

Este año sólo hice una coreografía nueva. No me dio para más. Pero el próximo año -si Dios me lo permite- me gustaría empezar desde el principio con una, y a mitad de año con otra. Estoy contenta con el equipo. Son gente comprometida y con ilusión que se emplea, y son enseñables.

Otro logro digno de mencionar este año, es que al fin he logrado hallarme cómoda con nuevas –o viejas- amigas. He superado los valles aquellos donde pensaba que mejor estaría sola, a cierta distancia prudencial de los demás. Alguien me animó a creer. Y también otras personas me han dicho que es mejor arriesgarse y sufrir, que estar solo y desconfiado. Amo las amistades que tengo ahora. No estamos todo el día juntas, pero siempre estamos la una para la otra. ¡Es sensacional!

Estoy pensando mucho en nuestra futura descendencia. Quién sabe… igual el próximo año nos cambia la vida. También tengo algo entre ceja y ceja: quiero comprarme los libros de Tolkien (El hobbit, ESDLA, etc..). Luego iré a por C. S. Lewis. Invertiré en ello. Merece la pena.

Empecé a escribir un nuevo libro de poesía inédita (quiere decir, no la hago pública en ningún sitio). Es extremadamente excitante escribir poesía inédita. Me recuerda a mis inicios en la adolescencia. Escribía lo que sentía, y hasta lo que no sentía. Lo más alucinante es la técnica que uso: simplemente escribo directamente sobre papel. No hay lugar para errores o equivocaciones. No hay tachones. Escribo la prosa o el verso que fluye en ese momento. Es la sensación más increíble a la hora de escribir. Es lo que sientes ahí mismo, sobre ese papel. No lo puedes borrar, y tampoco puedes darte el lujo de cometer errores. Estoy enganchada.

He alistado también papel pergamino para escribir unas cuantas cartas a las personas que considero que este año han marcado una pauta en mi vida. Se lo merecen, y aparte es necesario para mantener la hermosa relación que me une a ellos.

En cuanto a lectura, ya saben que llevo años centrada principalmente en la Biblia. Estudio los libros de la Biblia y hago de ella mi principal fuente literaria. También he tomado un par de libros este año que impactaron fuertemente en mi biblioteca: “El mejor líder de la historia”, “Desafía el futuro”, “Apologética cristiana”, “Una vida con propósito”.… y alguno se me escapará. En cuanto a libros seculares debo mencionar que tomé algunos en mis manos, pero no todos os terminé (ya sea porque no surgió el efecto enganche, o simplemente porque prefería aparcarlos para centrarme en mi vida espiritual).

He amado este año. Han sido demasiadas bendiciones. En serio, he amado el 2013.

No sé si esta es la última entrada estratosférica del año, pero al menos intenté plasmar lo que he recopilado de este año, que ha sido espectacular en todos los ámbitos de mi vida.

Siempre vuestra,
Lihem ben Sayel…
the princess of the Lord.

Anuncios

4 pensamientos en “ESTE FUE UN GRAN AÑO

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s