Inicio » MUY PERSONAL » Aquí, sentada, hablando con mi corazón

Aquí, sentada, hablando con mi corazón

Tengo frío. Siento la corriente de aire nocturno que entra por la ventana. Veo el cielo, y unas cuantas estrellas lejanas iluminan la noche. Amo la noche, su luna y sus estrellas, cuando me cuentan historias y me acompañan -cerca o lejos- para recordarme que sigo siendo yo, aunque mi entorno cambie, y aunque yo también lo haga.
No me cuesta nada entrar en la fase melancólica donde un nudo en la garganta aprieta más fuerte que nunca. Hoy, justo hoy, no me apetece eso de pensar. Hoy prefiero llorar. Y abrazar, y ser abrazada, y ser consolada, y desahogarme. He recordado en este instante a Van Gogh y su grito silencioso. Sí, también quiero gritar.

Una parte de mi vida se aleja, y siempre duele. Duele tenerle lejos, duele no abrazarle cuando lo deseo. Duele la distancia y duelen los anhelos que se deshacen en el tiempo, y mueren a pesar de las ganas.

Esta interpretación de David Oistrakh siempre me ha cautivado y me ha acompañado en algunos de los momentos más importantes de mi vida, incluso en esos cuando quieres hablar y no puedes.

Voy a extrañarte como siempre,
Sólo que esta vez, será como nunca…

Te llevo en el corazón.

Lihem ben Sayel…

20131113-002654.jpg..

Anuncios

Un pensamiento en “Aquí, sentada, hablando con mi corazón

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s