Inicio » CONFESIONES :o » SI TE ABURRES LEYENDO, ESTO NO ES PARA TI

SI TE ABURRES LEYENDO, ESTO NO ES PARA TI

Dado que hoy en breve llegaremos a las 50.000 visitas, quiero obsequiarles con mis ideas más primarias. Sí, esas que rara vez ya comparto, pero que siguen merodeando en mi cabeza. Estoy planeando ser un tanto divertida, aunque en verdad “divertida” no sería la palabra (no me considero la típica payasa). Sin embargo, gracias a mi compañerismo en época de instituto con un tal Sr. W (sí, eres tú), adquirí un humor más bien mordaz, por no decir sarcástico, (gracias Sr. W). Así que, retomo, la palabra no es “divertida”.

(Ahora he imaginado qué pieza clásica le vendría bien al tono de esta entrada, y he pensado súbitamente en “La Campanella” de Liszt, una de las piezas más -ahora estoy intentando usar un adjetivo calificativo que pueda describir la belleza de la pieza- … BRILLANTES… que he escuchado jamás. Y mira que escucho piezas todos los días. Desde luego no hace falta ser un genio en el piano para saber que es dificilísima de interpretar con todos esos contratiempos. ¿Lo mejor? El final intenso y rápido. Así que a los que gusten de estas vanalidades nada atractivas que no suelen gustar a muchos (perdón, a muchos de mi entorno), les dejo “La Campanella” de Liszt, en las manos del gran Rubinstein. Algún día pagaré lo que sea para verlo en vivo y en directo, y muy de cerca, lo suficientemente cerca como para caerme de espaldas luego de ver tal despliegue de arte en las manos.

 

Bien. Vamos a intentar comenzar. Me llamó hace mucho tiempo la atención cierta porción bíblica que definía lo que ocurre hoy en día al ser humano. Sí, ese género brillante y a veces patético que cree saberlo todo aún cuando no sabe nada en absoluto. La porción hacía alusión a ciertas personas que se habían ido tras “la imaginación de su malvado corazón”.

Ya…

Como comprenderás, la palabra que me resalta es “imaginación”. ¿Cómo algo tan bello y hermoso se puede convertir a la vez en algo en lo que todos tengamos crimen y castigo? Así lo expuso Dostoievski. Y así es todo esto. Imaginamos cosas puras, bellas e impactantes. Pero también, la maldad en nuestros corazones tiene la capacidad de imaginar los crímines más crueles y las atrocidades más inmencionables.

Imaginamos. Todos imaginamos.

La imaginación es para mí el más valioso de los tesoros. Yo, particularmente, paso todo el día imaginando. Tal vez les sea difícil creer, pero en realidad es así. Aprovecho aquí para hacer una de mis más peligrosas declaraciones: incluso cuando alguno de ustedes me habla, yo imagino. Sí. Depende de lo que me estén diciendo imagino que no estoy ahí, justo enfrente vuestro. Puedo imaginar que son otras palabras las que escucho. Imagino también cómo me gustaría responderles. Y créanme, ¡lo imagino muchas veces! Sin embargo, en ese debate interno que me despierta todo tipo de luchas y guerras personales, termina venciendo el bien.

Sí. El corazón encierra un misterio eterno. Un secreto contado a voces: hay maldad. Muchos nos preguntamos, ¿de dónde rayos puede salir tanta maldad? Parece que alguien en algún lugar recóndito bostezó, lo cual activó una alarma en Manhattan, lo cual a su vez hizo que lloviese en la China, lo cual produjo que un perro en Beirut ladrase, lo cual produjo que un niño echara la pota en Indonesia y aquella madre envió a otro de sus hijos a buscar agua; y entonces aquel niño morenito y flacucho va corriendo descalzo y en shorts a buscar agua en el único grifo a tres manzanas de allí. Pero aquel grifo no era un simple grifo, no. Era el grifo que hace que la maldad del corazón humano nunca deje de fluí. A no ser que aquel individuo vuelva a bostezar el mismo día, a la misma hora, de la misma forma y con la misma pasión en aquel lugar recóndito…

(¿Dónde queda Indonesia?)

A lo que iba. Que hay mucha maldad. Y sí, a mí también me pasa lo de ese versículo. Muchas veces he ido detrás de la imaginación de mi malvado corazón. ¿Que qué he sentido luego? Pues aquí volvemos al punto de Dostoievsky. (Si no eres rápido para esto de la literatura universal, te he puesto más arriba la obra maestra de este ruso al cual hago alusión).

Hay mucha gente que hace declaraciones del tipo: “no me arrepiento de nada”, “me gusta todo de mí”, “antes de criticarme intenta superarme” y otras frases de pacotilla usadas en el Facebook que no hacen sino incrementar mi interés por investigar cómo puede haber gente tan ignorante. Hasta sería capaz de hacer una tesis de todo ello, fíjate tú.

El problema con los humanos es que simulamos no arrepentirnos porque eso conllevaría a decir que hemos hecho cosas de las que nos avergonzamos, de las cuales no estamos orgullosos, porque hemos sufrido o hecho sufrir a alguien más. Arrepentirse conllevaría al hecho de admitir que gran parte del sufrimiento que ha marcado nuestra vida y la de los que nos rodean ha sido por nuestra estupidez, vamos, por nuestra entera culpa. Porque sencillamente somos imperfectos. Y no nos gusta ser imperfectos. Quisiéramos ser perfectos para no tener que arrepentirnos. Pero por el contrario, como somos imperfectos, no nos arrepentimos para no llegar al punto A.

No se me mareen…

A. Somos imperfectos (pero no nos gusta, porque cometemos errores que derivan en fracaso, lo cual termina en sufrimiento).

Por lo tanto…

B. Lo negamos. ¿Cómo? No arrepintiéndonos de nada.

Soy egoísta. Orgullosa (a mi manera, claro). Soy pretenciosa. Misteriosa. No me gusta llegar a la parte de la conversación en donde hay que hablar de cómo me siento; ni tampoco me gusta llegar a la parte en la que te digo “no te sientas así, todo irá bien”. No me gusta que me digan lo “estupenda que soy” ¡porque me conozco! Aborrezco la salamería.

Maldigo a las moscas cuando entran en mi casa sin pedir permiso. Las maldigo en perfecto italiano: ¡Fuori, mosca maledetta!- les susurro entre dientes. Les deseo que se mueran. ¿Eso lo hace una persona estupenda? No.

No me gusta el sentimentalismo. Y me cuesta intimar. No soy fácil de palabras. Dadme el más difíciles de loss público y atraeré su atención al punto de trasmitirles el más antipopular de los mensajes. Dadme una persona y sencillamente empezaré a temblar.

Pero por otro lado…

Soy una romántica empedernida. Siempre estoy sintiendo las cosas con intensidad. Mi adjetivo es PASIÓN. Amo a las personas y mi mayor deseo es el de que les vaya bien, incluso a pesar de mí. Quiero ayudar a otros a que sean grandes. Que sean felices. Plenos. Quiero ser el acicate de los que me rodean, y de los que encuentro en el camino por “mera casualidad”. Amo hablar de mi experiencia, de mis errores, si tan solo puedo imaginar que eso le será útil a aguien. Amo a Dios.

A veces escribo mis penas y mis tormentos porque lo necesito, simplemente, no voy a mentir. Pero me anima saber que hay gente que puede decir: me identifico, a veces también me siento así. Porque el mundo no necesita superhéroes, ni grandes listones que nos hagan pensar que somos tan miserables y tan poca cosa que jamás llegaremos allí. Necesita gente de carne y hueso que ame, perdone, yerre y sepa arrepentirse. Sepa decir: me equivoqué, lo siento.

En cierta ocasión le preguntaron a Marilyn Manson por qué había escogido ser satanista. Él respondió: “En el cristianismo, Jesús es como un superhéroe que te hace sentir que jamás llegarás a su nivel. Sin embargo, satanás no. Me dí cuenta de que era más fácil ser el villano de la película.”

Sí. Sé lo que estás pensando. ¿Quiero decir que no hay que ser como Jesús? Tu preguntita me ofende; ofende mi amor por DIOS. Pero  si pensamos un poco más allá del absurdo que exige esta frase de no ser como Jesús, nos damos cuenta de una realidad: a veces pensamos que ser perfectos es lo que la gente necesita. No, amigos. La gente necesita gente Santa, que no es lo mismo.

Es imposible alcanzar la perfección, sin embargo, Dios nos exhorta a vivir vidas santas. Esto no es una incongruencia. Es el camino a la paz interior. Por muchos años creí (seguramente como tú crees en este momento) que la santidad era lo mismo que perfección. Viví años y años de mi vida torturada, flagelada y frustrada por esta idea ilógica e irracional. ¿Puede Dios pedirnos, y aún exigirnos hacer algo que no SEAMOS CAPACES de hacer? No.

Yo soy santa. Pero no perfecta. Soy santa, no porque no cometa errores, sino porque Dios me tomó en sus manos y he decidido dejarme moldear por Él. La palabra SANTIDAD viene del hebreo KADOSH, que quiere decir: APARTADO, CONSAGRADO. No perfecto, amigos míos. No, eso no.

Mi gran problema es la imaginación. Y también mi gran bendición. Mi luz y mi sombra. Imaginar.Y a veces imagino luz, y otras veces sombras. Y me pregunto: ¿cuál será mi final? ¿Estaré yendo a algún sitio donde encontraré el final de esta gran historia que es la vida? (Soy escritora, así que no es difícil de imaginar que todo esto de vivir lo relacione con un gran libro donde debe haber un final).

Sin embargo, ahora sé que Aquel que lo imaginó todo, sabrá darme el mejor de los finales. El más apoteósico. El más excepcional. Porque el Autor de todo, y de todos, es Él. Quien lo sabe todo de todos. Y el sabe qué final me conviene y qué final necesita para seguir escribiendo Su historia, aunque la mía ya haya acabado.

Bien.

Y aquí va el final de esta historia:

Si te has leído todo esto, te felicito. Probablemente seas de los míos. y realmente me gustaría averiguarlo.

Gracias por sus visitas a este Blog.

Pero ante todo gracias, por pensar que vale la pena leerlo.

Shukran. Todá. Gracias.

 

p.d.: ¿Qué te ha parecido “La Campanella”?

 

Siempre vuestra,

Lihem Ben Sayel

The Princess Of The Lord…

 

Anuncios

3 pensamientos en “SI TE ABURRES LEYENDO, ESTO NO ES PARA TI

  1. lo he leeeido y me gusta ..hay una parte qe me llamo mi atencion..me gusta interesante escritura aunq soy ignorante en literatura y leeeo muy poco ..pero cuando cuando una lecctura llama la atencion de mis sentidos me lo leoo todo …si algo he escrito mal porfavor disculparme ..

    Me gusta

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s