Inicio » MUY PERSONAL » INMIGRANTE

INMIGRANTE

 

(Pulsa play mientras lees…)

 

 

(Pulsa play mientras lees…)

 

 

(pongo los dos videos por petición del público,

y pues, cada uno escuche la que más le guste…)

 

Ya me huele a Navidad. Los adornos, las luces en las casas, los turrones y los regalos que se empiezan a preparar. Algo se mueve en el ambiente siempre, en esta época. Algo especial. Pero esto es diferente a los recuerdos de mi niñez y de mi adolescencia. Me estoy sintiendo extraña. Casi una invasora.

Voy caminando por las calles del pequeño pueblo  isleño donde hago todo, menos dormir. Me fundo entre el asfalto y los semáforos. Entre las tiendas y el sonido de las bocinas. Entre lo que soy y lo que fui.

Escucho a los orientales hablar y reír. También veo a una pareja de marroquíes tomando a su pequeño hijo de la mano. Un grupo de chicos está reunido en una esquina: son latinos. Y fijándome en ellos, casi tropiezo con una anciana pero afable pareja de ingleses que dicen “sorry” mientras me sonríen amablemente.

Y ahí estoy yo. En medio de toda esa mezcla de culturas. Y empieza a divagar mi mente…

“¿Dónde está mi grupo de amigos? La esquina que yo frecuentaba está muy lejos de aquí. Por allá, por la Cordillera de Los Andes. Donde se escucha la música de los indígenas y de los que aún tienen esperanza de ver días mejores. Porque yo nací en un país donde sueñan al compás del bombo, el charango, la quena y el siku.

Mi gente habla quechua también. Y dependiendo de su región visten distintos y coloridos ropajes, que en algunos lugares son vitoreados, y en otros marginados. Nací en un país donde el Cóndor pasa, soberbio y protector. Vigilante de sus tierras. Orgulloso de su origen. Nací en el país donde Darwin vislumbró el origen de las especies. 

Nací en un país hermoso, donde el río Amazonas forma parte de nuestra sangre, por las guerras que hemos tenido que librar. Donde las playas se contonean al ritmo de la luna; donde el sol sí se puede alcanzar. Comemos el Yahuarlocro, encebollado de pescado, cebiche de camarón, caldo de bolas de verde, tortillas de yuca, colada morada, fritada, guatita y demás.

Sí. Ese es el lugar donde yo nací. Donde las amistades tienen la fama de ser para siempre, donde  “amistad” es una palabra de mucho valor. Vaya donde vaya, siempre será el lugar donde Dios decidió ponerme. El bendito lugar donde nací: Ecuador.

Pero yo estoy muy lejos de allí. Y no he vuelto, tras tantos años… Y no lo olvido. Porque amo ese lugar. Aunque Dios en sus insondables planes me llevó por otras sendas, a cruzar un océano entre los conquistados y los conquistadores, entre lo nuevo y lo viejo, entre el pasado y el presente de mi vida.”

Pero no tan rápido… Sigo caminando por las calles del pequeño pueblo isleño. En verdad, ¿de dónde soy? Por mi nombre y mi apellido, unos me dirían mora. Por el acento… (¿y mi acento, de dónde es mi acento…?).  Otros, simplemente me dicen latina o sudamericana. O… […]

De todos modos, eso no importa tanto. Soy INMIGRANTE. No soy de aquí, pero ahora mismo tampoco soy de allá. Soy una de esas tantas y tantas personas que vinieron arrastradas por una fuerza mayor, mayor aún a mis sueños, deseos y anhelos. Aún mayor a mi voluntad. Abandoné. Dejé atrás. Tantas cosas dejé atrás. Sería necia si dijera que no las echo de menos.   

Pero ahora tampoco soy capaz de irme de aquí, de donde estoy. Amo igual este lugar. Me ha dado tanto… ¿Podría ir a mi país de origen y sentirme en casa? Yo creo que no. Al igual que tampoco me siento en casa aquí. Pero es que, pensándolo bien, da igual dónde haya nacido, dónde esté viviendo, o hacia dónde pueda llevarme luego el destino.

Pues tampoco soy de este mundo. Y sí, es por eso que no hay lugar en el mundo donde pueda sentirme realmente “en casa”. Estoy pasando por aquí, como el cóndor, pero mi hogar es el cielo.

Y algún día, volveré…

 

“Nosotros tenemos nuestra patria en el cielo.”

San Pablo, Carta a los Filipenses 3:20

 

 

 

 

 

 Nejath Lizett Hidalgo Mahmud

 

Anuncios

9 pensamientos en “INMIGRANTE

  1. Hablaba algo parecido con mi esposo ayer…bajo una “melancólica-nostálgica-impotente repentina crisis” de infancia, lugares “muy adentro”, recuerdos, personas, familia,…para llegar by myself a la misma conclusión:) there is a higher way and course of life, to follow…

    Me gusta

  2. jajaja.. leo esto y no puedo evitar reir… parece que estoy leyendo algo que escribí yo.. .. latinoamerica tenemos mucho en comun… y muchas cosas diferentes tambien… nos une la Cordillera de los Andes.. como olvidarla… comidas tipicas… siempre tenemos ingredientes en comun.. hasta platos iguales pero con diferentes nombres.. jaja… ay Latinoamerica.. que nostalgiaa tiaaa… se podria hablar mucho de ella.. en fin…. te entiendo tanto… pero nos quedan cosas por vivir y experimentar aqui ! verdad?? verdad??? verdad???? jajaja :)) claro que SI!!!!! TE KIEROOOO

    Me gusta

  3. uff t pasastessss con estooo me isist poner la piel de gallinaa amo a mi Ecuador y muy bonitoss recuerdosss junto a ustedsss (mi familiaa) pero tmbien estoy muy agradecido en Españaa es verdaddd d donde somoss pa donde bamoss y dond terminaremoss

    Me gusta

  4. Eres simplemente increible, por eso y por todo te quiero montón mi niña besitosssssssssss y muchas bendiciones…..Somos de todas partes aunque no todos nos entiendan…..somos personas fuertes y con ganas de salir adelante…amen…

    Me gusta

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s