Inicio » CONFESIONES :o » Centinela del Reino de los Cielos

Centinela del Reino de los Cielos

 

 

Queridos amigos:

Les compartiré una de las experiencias más sensacionales que he tenido en mi vida cristiana. La gente apasionada suele ver, asombrada, cómo su pasión se extiende de la misma forma que el fuego se hace más grande gracias al combustible.

He leído sistemáticamente los Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) . Si no me equivoco, esta gran idea se me ocurrió a principios del 2009. Evidentemente, no se tardan 2 años en leer 4 pequeños libros, lo que muestra que lo hacía muy despacio y que incluso llegó a haber una época en la  que no leía sucesivamente.

Pero lo retomé. Y con una intensidad arrolladora. Poco a poco, con mucha meditación, introspección y aún con revelación de poder del Espíritu Santo (cuyas verdades saltaban para mí de las Escrituras con poder transformador) terminé mi lectura.

Finalicé mi lectura hace no muchos días, y ahora he seguido con el inicio de la Iglesia y del movimiento del Cristianismo con el libro de los Hechos de los Apóstoles.

Pero antes, me preguntaba ¿qué sensación me había dejado la lectura de los Evangelios? Compartiendo esta reflexión con mi amado  esposo, llegué a una conclusión espectacular que me abrió los ojos.

Me río mientras escribo esto,  porque en realidad el Evangelio es tan sencillo… Son palabras sencillas que pasan desapercibidas para quienes el intelecto y la complejidad de la filosofía han sido más provechosas, pero resulta en poder transformador para quienes las anhelan con desesperación,  las guardan y las aplican en sincera obediencia a Dios.

Cuando me miro en un espejo, veo a alguien completamente diferente. No sé exactamente cómo, no sé precisamente cuándo, pero ha habido un cambio en el interior de mi espíritu, en lo profundo de mi alma.

Desde el mes de Febrero, concretamente el día 20, comencé a tener consciencia de algo superior a mí (algo que siempre he tenido, pero que nunca había sentido más real). El llamado de Dios, su sello para predicar su palabra y la imposición de manos frente a la congregación, empezaron a tener un sentido para mí sólo comparable a cuando me convertí con drasticidad, o cuando renuncié a “mi vida” y a mi carrera de medicina para servirle tiempo completo.

Todo se resume, para mí, en lo mismo que Jesús lo resumió: Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, […] Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. (Mateo 22:37-40)

Dios ha cambiado mi corazón, y lo seguirá moldeando conforme al propósito que Él ha determinado para mi vida y mi predestinado matrimonio. Yo no quería ser igual,  quería ser más como Él. Esta oración desesperada la he rezado con todo mi fervor y pasión desde hace un par de años. Y estoy viendo su fruto.

Después de luchas consecuentes en mi mente (en los que se hallaban los debates del éxito, la prominencia en el mundo, la popularidad como escritora, el haber dejado atrás una prometedora y sustancial carrera, en los que deseché muchas opciones viales para conseguir el éxito y la estabilidad según el mundo, etc…), llegué a la conclusión de echar por tierra todos mis temores y mis pensamientos de frustración.

Es algo así como un “segundo nacimiento”, una “segunda oportunidad” para darlo todo. Un resurgimiento espiritual. No es que ahora seas mejor que nadie, es que ahora quieres que todos sean mejor que tú a la luz de Cristo.

Soy y seré, hasta el final de mis días, sierva de Dios. Él es la razón de mi existir. A Él se lo debo todo. Y predicaré el Evangelio de Jesucristo con toda mi pasión y fervor; y amaré a mi prójimo, procurando buscar la paz con todos los hombres.

Porque para esta hora he llegado, y para este tiempo he nacido: para ser vocera de Dios, proclamadora de su justicia, seguidora de su Verdad, y centinela de su Reino.

Amén.

 

 

 

 

 

Anuncios

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s