Inicio » PERSONAL » Una carta…

Una carta…

 

              Querida princesa:

Empiezo esta carta diciéndote que hace poco te observaba; observaba tu cabello ondulado y suelto, libre, al aire, dándote ese aspecto “salvaje” y a la vez encantador. Observaba tu particular forma de caminar, de dirigirte a las personas con una sonrisa afable, y un saludo fraternal. Observaba tu mirada,, siempre tan profunda…Te observaba con un nudo en la garganta…

Pensé: “¡qué rápido has crecido! ¿Será que disfruté en verdad cada segundo de ti?”. No pude responder con plena certeza, pero en el fondo, mi corazón ansiaba un rotundo “Sí”.

Luego, de la nada, empecé a recordar tus etapas más difíciles, aquellas que temblabas (y quizás aún tiemblas) de tan sólo recordar. Tú has cambiado, y eso lo sabes. Reconozco el palpitar intenso de tu corazón al saborear tu libertad, porque fuiste liberada de aquella angustiosa prisión. Fuiste despojada de vestiduras de iniquidad para ser revestida de honor, gracia y favor.

¿Quién lo iba a decir? Aquella niña sonriente y soñadora, aquella adolescente insegura y atrapada en sus propias dudas, pero contagiosamente luchadora se había convertido ya en mujer, y no en una cualquiera, sino más bien en una verdadera princesa.

Recuerdo tus noches y madrugadas llorando sentada en el suelo de tu habitación oscura, pero llena de la presencia de un Poderoso Dios, quien a su vez era el único capaz de consolarte en tus momentos amargos.

Pero también me es imposible dejar de mencionar tu determinación para conseguir lo que te proponías, para atreverte a ir más allá, para mantenerte firme a pesar de las circunstancias, para ser fiel a quien sirves.

Te animo a que no decaigas. Te animo a que jamás dejes de ser tú. Te animo a que sigas abrazando y sonriendo, a que sigas moldeando tu carácter conforme al de Cristo. Te animo a que jamás dejes de perdonar las ofensas, porque el perdón te dará libertad para avanzar tan lejos como quieras llegar.

Te animo a que sigas amando y brindando tu amistad. Te animo a que sigas adquiriendo sabiduría y conocimiento. Te animo a que sigas viviendo con pasión e intensidad la vida a la que has sido predestinada.

Nunca jamás te detengas.

Bendiciones Princesa del Señor.

 

Anuncios

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s