Inicio » ESCRITOS ANTIGUOS. » “Yo siempre digo no”

“Yo siempre digo no”

 
 
Yo siempre digo no…
 
 
 
PROSA
 
  "Todos hemos sentido algo especial o incluso apasionante por alguien. Yo recuerdo aún la primera vez que quise a alguien. Confieso que estoy plenamente convencida de no haberme enamorado nunca, pero sí quise mucho. En este caso especial sé que en cuestiones de sentimientos nada me costó tanto como aquella vez. Recuerdo cuando él me dijo por tercera vez que quería que yo fuera su novia, e incluso su esposa ¡y nunca había ocurrido nada, ni un beso, ni un roce, ni mi mano tocó la suya!  No era la perfecta voluntad de Dios, no podía decirle que sí cuando Dios me mostraba que le dijera no."
 
  "Siempre solíamos reunirnos con nuestros amigos en determinado pueblo, muy lindo (al menos para mí en esos momentos). Después de haberle yo dado mis negativas, recuerdo que cada vez que pasaba por aquel pueblo yo lloraba de melancolía, porque en cierta manera mi corazón le quería aunque mi destino era otro… y yo lo sabía. Pero él me amaba y luego también me odio, porque decía él que nada le dolió más que recibir de la mujer que amaba un "no"."
 
  "Un año duró mi sentimiento el cual fuerte pero silencioso estaba albergado en mi corazón. No volví a pensar en nadie, nadie más conquistó así mi corazón. Aunque luego tuve un capricho que a ningún buen puerto llegó… un capricho a la distancia, un pequeño ser que mintió para agradarme, una mujer como yo que no acepta la hipocresía y la mediocridad de pensamiento. "Yo soy una princesa y me tratarán tal cual soy." Y al no haber él estado a la altura le despedí con un adiós. Él también me odió…"
 
  " Y así uno tras otro venía a mí y yo le decía no. La última vez fui una vez más presa de mi ingenuidad y de mi falta de experiencia en el amor. Pero gracias a Dios la gente  que me rodea siempre me cuida y me advierten de peligros, aunque también hay otros que quieren influir en mis decisiones: si escojo a este o a aquel… pero al final siempre ocurre lo mismo, pase lo que pase, sienta lo que sienta… YO DIGO NO."
 
  "Y siempre que decía no una gran amargura sobrevenía a su corazón. Llegó a tal punto que en mí se formó un temor: ¿es acaso esto una especie de maldición? Todo aquel que de mí se enamora pasa a habitar en una cueva, una prisión, porque de mi boca siempre, siempre siempre sale un no. Y con el amor que amaban me desprecian por despecho, por locura, por olvido, por dolor en el corazón. Por haber deseado tenerme y yo por haberles cerrado las puertas de mi amor."
 
  "Es que soy sincera: no me impresionan con su fuerza, ni con sus dulces palabras de amor, ni con obsequios se me conquista, ni con su buena apariencia… yo siempre digo no. Todo aquel a quien he negado mi entrega, seguramente para otra mujer será el mejor. Mientras tanto que lo sepa todo el mundo, hasta que Dios no me muestre lo contrario: siempre diré no. "
 
  "Pero está escrito así en los planes del Señor: sólo uno será correspondido, sólo uno ganará mi amor. Todos los demás si se acercan a mí se herirán con el cerco de espinos que mi amor rodea, porque no es de ellos, pienso yo. Así que ¡cuán especial será mi amado, cuán amor tan grande le daré yo! Será el gran triunfador, el ganador de mis tiernas caricias, a quien me abriré como una delicada y sencilla flor. "
 
  "Los plebeyos, los amigos, los conocidos, se irán vez tras vez alejando de mi corazón para que al fin tome posesión el dueño de todo lo que tengo, para entregarle así todo cuanto soy… Aún así satisfecha estoy, por haberme guardado de esta manera tan hermosa para el hombre a quien Dios me entregará. Soy capaz… sí… capaz de sobrepasar mis propias emociones por hacer su Perfecta Voluntad. Lo siento por aquellos a quienes he rechazado, pero así soy yo, una vida gobernada por su destino en la perfecta voluntad de aquel a quien sirvo, y de aquel de quien soy."
 
  "¿Lo imaginan? ¡Es que ya le amo! No exagero… pienso en él, en su pasión por mí, en mi amor hacia él. Cada día que me levanto mi corazón guarda la esperanza de que ese sea el día en que le voy a conocer, en que lo voy a ver. No me importa que me digan que soy una niña por no conocer aún el amor, qué virtud es tan grande para mí la de guardarme como un tesoro todos los días para saber que junto a él me convertiré en mujer… "
 
  "No sé si sensual o seductora, no sé si apasionada o reservada… eso sólo lo sabrá él, hasta cuando yo le entregue todo mi ser. Mientras tanto, siempre digo no.  Nunca estuve enamorada, nunca mi cuerpo entregué, nunca le dije a nadie "te amo"… nunca… porque todo eso es para él."
 
  Y mientras tanto… que lo sepa todo el mundo, hasta que Dios no me muestre lo contrario: YO SIEMPRE DIGO NO.
 
 
 
Amira Lihem Ben Sayel
The Princess of The Lord…
 
5107_1203876877747308
 
Anuncios

¡Gracias por tu comentario! Un abrazo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s